27/09/2018 - 07:04

El escultor teldense Chano Navarro toma Vecindario con 'Los niños de Ansite'

El nuevo conjunto artístico se muestra en la nueva plaza del Ateneo Municipal de Vecindario

TELDEACTUALIDAD

Telde.- El conjunto escultórico en bronce Los niños prehispánicos de Ansite’, obra del artista teldense Chano Navarro Betancor, toma vida en la nueva plaza del Ateneo Municipal, en Vecindario.

 

Se trata de “una obra con la que queríamos hacer un homenaje a nuestra gente aborigen y también continuar con la labor de poner en la vía pública patrimonio que nos muestre lo que somos y lo que tenemos”, afirmó días atrás la alcaldesa de Santa Lucía de Tirajana, Dunia González, en el acto de descubrimiento de las esculturas”.

 

Los niños prehispánicos de Ansite muestra a un niño saltando con el tradicional salto del pastor desde una altura de cuatro metros y una niña a pie de suelo que lo mira. Una placa con textos de Leonardo Torriani y José Viera y Clavijo en el suelo sirve de explicación de la obra.

 

Dunia González apuntó que el artista “es buen conocedor de la historia y la cultura canaria, y ha logrado representar a través de la escultura nuestras tradiciones”. La alcaldesa aseguró que “seguimos dando pasos para que Santa Lucía, además de que sea un municipio con calidad de vida y atractivo comercial, mantenga un compromiso con la cultura y nuestra identidad”.

 

Inspirado en el yacimiento de La Fortaleza

Por su parte Chano Navarro manifestó que el conjunto escultórico está inspirado en el yacimiento de La Fortaleza, donde la tradición oral y algunos investigadores sitúan el santuario de Humiaga y Ansite, citados en las crónicas de Gran Canaria.

 

El artista, quien agradeció al Ayuntamiento de Santa Lucía la confianza y que le hayan dado “libertad creativa” para realizar su obra, explicó que “hay dos ideas fundamentales de las que parto para la realización del conjunto escultórico, que son la belleza y el salto del pastor, y además los pictogramas que decoran los cuerpos están sacados de pintaderas encontradas tanto en La Fortaleza como en la Cueva Pintada de Gáldar, y todos ellos nos llevan a pensar que nuestros antepasados las usaban para decorarse el cuerpo y las estancias sagradas”.

 

Enviar Comentario

X