05/07/2018 - 14:02

García: "Mújica teje de maravilla varias urdimbres a un mismo tiempo en sus novelas"

El Círculo Cultural de Telde acogió la presentación de la obra 'El dulce aroma del mal'

García:
La presentación uvo lugar el pasado sábado 30 de junio en Telde (Foto Jesús Ruiz Mesa)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La reciente obra El dulce aroma del mal del escritor y poeta José Juan Mujica Villegas, que fue presentada en el Círculo Cultural de Telde el pasado 30 de junio, responde al estilo de su autor de “tejer de maravilla varias urdimbres a un mismo tiempo”.

 

Así lo aseguró el también poeta, escritor y dinamizador cultural Adolfo García en el acto que se desarrolló en la sede del antiguo Molino del Conde.

 

Crónica del acto

por Jesús Ruiz Mesa

El sábado 30 de junio en el Círculo Cultural de Telde fue presentada la novela, El Dulce Aroma del Mal, reciente trabajo literario del escritor y poeta grancanario, José Juan Mújica Villegas, que después del éxito obtenido y extraordinaria aceptación que tuvo la obra en su primera presentación en el Círculo Mercantil de Las Palmas de Gran Canaria, el pasado martes 22 de mayo, con una representación dramatizada de la obra realizada por la Escuela Libre de Teatro del Café D’ Espacio de Las Palmas, basada en las reflexiones de los espacios textuales y temporales que, a través de los 25 capítulos a lo largo de 330 páginas, se desarrolla el contenido de la obra, dándose escenificación con personajes que en cuerpo y alma establecieron el nexo del mensaje humano de la obra encarnando a los protagonistas de esta interesante y curiosa historia.

 

En esta ocasión se inicia la presentación con la intervención del colaborador y dinamizador cultural, escritor, poeta, Adolfo García García, asiduo de las tertulias, encuentros, visitas y artífice de muchos de los actos culturales que se realizan en Telde y en Las Palmas de Gran Canaria, autor y coautor de varias obras literarias. Conchi Miranda actúa en su intervención como lectora dramática de las secuencias en las que interviene en la representación de algunos fragmentos de la obra.

 

El acto se inicia con la proyección del video que recoge los momentos de la primera presentación de la obra con la caracterización y escenificación teatral a cargo del grupo de la Escuela Libre de Teatro del Café D’ Espacio de Las Palmas. A continuación el autor de la portada, José Sosa Serván, artista director de la Academia de Arte José Sosa Serván de Telde, expone la idea de cómo surgió la imagen y símbolos reflejados en la portada de la obra, en el agradecimiento de contar con su colaboración para la elaboración de la portada y contraportada de la novela El Dulce Aroma del Mal, de José Juan Mújica, después de haber tenido últimamente desde su Academia de Dibujo y Pintura, varias coordinaciones en la organización de exposiciones y programas culturales referentes centenarios de artistas como la dedicada a Gustav Klimt, y otras que tiene ya en agenda para el segundo semestre de este año.

 

Seguidamente, Adolfo García en su intervención expone un amplio comentario y contexto en que se desenvuelve El Dulce Aroma del Mal: “Muchas gracias, José Sosa. La novela no trata exclusivamente de los personajes bohemios que pululan por la Plaza del Delirio, según lo manifestado en el vídeo que acabamos de ver. Pues, les aviso que tampoco esta novela trata de Nabucodonosor II ni de los babilonios del siglo V antes de Cristo, ni tampoco de las varias historias que vivió a lo largo de sus diferentes existencias el diablo en sus diversas manifestaciones. No, ¡qué va! Es nuestro novelista José Juan Mújica mucho más imaginativo y sabe hilvanar, o mejor dicho, tejer de maravilla varias urdimbres a un mismo tiempo, pero con esa sabiduría que le da su experiencia de las cinco novelas anteriores.

 

Les explicaré por encima algunos componentes de esta espléndida narración: El protagonista se llama Erwan, que es quien aparece en el vídeo hablando con la filósofa, y que en la novela es un filósofo y se llama Androkyos. Erwan, a principios del siglo XXI, es un alquimista con una misión que cumplir, heredada de sus antepasados desde el siglo XIII o XIV, y que consiste en llevar a término unos compromisos contraídos con la Orden de los templarios antes de su desaparición. Erwan tiene un amigo que le viene acompañando desde la infancia, y que se llama Bjelial. Pero la misión que tiene éste, ordenada desde los infiernos, es justo la contraria que tiene Erwan, su mejor amigo. La novela tiene un aspecto retrospectivo que enlaza con las misiones de ambos personajes, y que se desarrolla en el campo de batalla en el siglo XIII o XIV, donde el ejército del rey francés trata de robar los tesoros a los templarios.

 

Erwan se enamora de una mujer que, junto con su padre y sus amistades, pretenden destruir la Plaza del Delirio donde se desarrollan las escenas del vídeo y otras similares. Opino que nuestro escritor J.J. Mújica es un romántico empedernido y disponemos en esta novela de una historia amorosa bastante controvertida. A todas éstas, un diablo que trata de ganarse su lugar en los infiernos aprendiendo a hacer el mal, se encuentra con dificultades y está en una encrucijada terrible.

 

En cuanto al estilo de mi amigo Mújica, debería decir que es algo superior al de Cervantes, y bastante por encima de García Márquez, o de Vargas Llosa. Que su categoría se podría comparar a la de Dostoievski …, pero no les voy a mentir por el hecho de ser Mújica un buen amigo. Les seré sincero, creo honestamente que no desmerece en absoluto de los mejores escritores de nuestros días…, aunque… sin una editorial o grupo de presión que le fabrique una millonaria promoción publicitaria por tierra, mar y aire.

 

Es cierto que Mújica juega con una ventaja, pues pienso que el diablo de su novela está de parte suya, y ya verán cómo hace ciertas trampas a lo largo de la obra beneficiando a sus amigos. Pero, quiero dejar claro que ese diablo no es mi amigo, y aclararles que tampoco Pepe Mújica es el doctor Fausto y que no le ha vendido su alma al diablo para conseguir los favores de Mefistófeles.

 

Mújica es un tipo fiel a su prosa y nos sigue deleitando con una narrativa de descripciones amplias, en cierto sentido retóricas y con algún trasfondo poético en metáforas no excesivas, pero muy bien planteadas. Sus personajes van quedando perfectamente definidos a medida que transcurre la acción, siendo fiel con ellos desde el inicio hasta el final de su recorrido novelado, sin saltos en sus maneras de proceder, fieles al creador, que no es otro que quien los ha diseñado minuciosamente desde antes de comenzar el relato.

 

Él es un novelista que planifica la estructura, desarrollo y desenlace de sus novelas, lo mismo que hace con sus magníficamente construidos poemas, en los que parece que sus finales nos marcan con exactitud el desenlace previsto.

 

Lo cual no quita, y esto es una impresión de la que no estoy totalmente convencido…, digo que su definición anticipada no quita para que a lo largo del desarrollo sea capaz de inventar un personaje necesario, una ampliación o reducción del relato, o la muerte de algún interviniente no demasiado bien previsto. No soy novelista, pero sospecho que a J.J. no le tiemble la mano a la hora de hacer los ajustes imprescindibles para que su trama quede bien acoplada, y rematarla a su complacencia.

 

Seguiría hablando un rato más, pero es mejor que les deje algo para que ustedes mismos puedan verificarlo con la lectura del libro, o contradecirme si yo me hubiese desviado de la realidad. Les paso con el autor, con el protagonista único de hoy aquí, con José Juan Mújica Villegas. Muchas gracias”.

 

En su intervención el autor de la novela José Juan Mújica expone: “Buenas tardes amigas y amigos. Cada vez que he tenido el atrevimiento de presentar un libro, aparte de mi interés porque vea la luz en Las Palmas de Gran Canaria, también he querido que ocurra lo mismo en Telde. Esta es una ciudad en la que me siento acogido siempre desde la primera ocasión y nunca voy a resistirme al empeño de compartirme en esta especie de segunda casa. Y cuando digo segunda casa he de referirme con énfasis a este lugar, a este sitio acogedor tan lleno de eventos, de tradición, de cultura y, por supuesto, de historia.

 

El Círculo Cultural de Telde es una institución que en aras del significado de la ilustración me da cabida siempre que aquí me acerco y le da espacio a todos aquellos que desean contribuir en su crisol de actos sociales o nutrirse de ellos.

 

Adolfo García me ha regalado unos minutos con la intención de hacerles a ustedes una incisiva a la vez que sucinta presentación de esta novela que les mira amistosamente. Creo que lo que no debo hacer es hablar de ella, de su idea primigenia, de sus motivos, de su historia, ni de ninguna otra razón que en su mayor medida se explica por sí sola cuando es leída y de la que precisamente Adolfo acaba de ocuparse en mostrar exhibiendo a vuelapluma algunos pasajes que laten por episodios elegidos al azar.

 

Sí debo decir, sin embargo, que todo cuanto hemos visto a través de las escenas de antes, así como una pequeña pantomima que presenciaremos luego, no son más que un par de elegidas chispas de otras muchas que alegran la novela, pero que están muy lejos de ser el testimonio fundamental respecto de a qué lugares pretenden ir las peripecias que se narran. Se han entresacado de ellas un par de instantes provistos ambos de absoluta fugacidad para que el acto de hoy, como el de la vez pasada en Las Palmas, haya podido ser capaz de alcanzar una pretendida cómoda sonrisa por parte de los presentes. Quiero subrayar esto, pues he de insistir en que si no aclarara ese detalle, igual la percepción de los presentes podría ser otra muy alejada de la intención del autor y, por supuesto, de quien más tarde leyese el libro.

 

Sólo les quitaré un minuto más para agradecer en primer lugar al Círculo Cultural y a la personas a él vinculadas su siempre generosa actitud abriéndome las puertas de esta casa tan familiar. A Adolfo García mi gratitud por esa presentación llena de saber y de cariño y, sobre todo, repleta del conocimiento añadido que no lo puede conceder otra razón que la lectura interesada de la novela. También gracias, Adolfo, por el vídeo puesto y por la escena pretendidamente graciosa en la que me acompañarás ahora.

 

Lo mismo a Conchi Miranda por tu colaboración en ese mismo sentido y en igual paródica intención. Gracias a José Sosa Serván por estar hoy aquí conmigo, pero además gracias por el esfuerzo que has debido hacer en aras de un regalo que estará siempre presente en mi memoria y en mi reconocimiento. Insisto, gracias por esta extraordinaria portada a la que has vestido de un diseño único y sobresaliente. Y gracias a todos los presentes, amigos, amigas, por hacerme este gran regalo de volver a acompañarme”.

 

Finalizadas las intervenciones se da paso a lectura dramatizada de las secuencias fragmentadas que a lo largo del texto el autor describe las circunstancias, avatares y en forma de diálogos, en un mano a mano teatralmente escenificado con sus voces, Adolfo García, José Juan Mújica y Conchi Miranda, y que Adolfo en su intervención ha descrito para orientación y guía literaria de la obra y los personajes centrales de la novela. El público asistente adquiere el libro que el autor con su firma dedica en esta velada literaria desde el Círculo Cultural de Telde. Enhorabuena y muchas gracias.

 

Un poema es el artesonado hecho con la belleza de la palabra, epígrafe del Capitulo XV, que encierra el poema que Solange dedica, A Florent. Para siempre y con todo mi amor: “Es Florent mi preferido/ porque tiene la sonrisa/ del niño bueno que aprisa/ mi corazón se ha bebido./ Azorada en tu interior,/ tras un alma tan sencilla/ hay plantada una semilla/ de la que nace una flor./ Simiente ¿quién lo diría? De tan generosa dote/ que no me da un solo brote,/ sino una flor cada día./”.

 

José Juan Mújica Villegas nace en Tamaraceite, desde muy joven se distinguió por su dedicación a la literatura, trabajando en relatos cortos, pensamiento, poesía, teatro. Luego dio un paso más publicando la novela El hechizo de la mosca tse-tse (2005). La Orden del Papiro de Ámbar (2007). Leyendas apócrifas de San Tamarenzo (2009). ¿Qué piensa la eternidad? (2010). Cuando el cielo no olvida (2012). Han visto la luz sus poemarios: El duende y la sonrisa (2008). Canto a Lucía, poemas de amor en la distancia (2013). Canto en azul y plata (2015). Gotas de algo, y Olvidos (2016, en coautoría con Adolfo García). Cometa y cielo (2016).

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • J.J. Mújica
    08/07/2018 - 14:57

    Gracias a Telde Actualidad por poner otra vez luz a una nueva creación literaria en esta ciudad ciudad que atrae y que enamora. Gracias a Jesús Ruiz por su atención a la cultura y por su interés en todo aquello que considera sobresaliente, digno de mencionar y de ser reseñado. Gracias al Círculo Cultural y a la gente que lo hace realidad, siempre cerca, siempre amigos.

    0
    0
  • Adolfo García García
    07/07/2018 - 20:39

    Magnífico recibimiento, como siempre, del Círculo Cultural de Telde, y extraordinarios los reportajes del maestro Jesús Ruiz. Muchas gracias a ellos, y también gracias a los asistentes y a la atención prestada por TeldeActualidad.

    0
    0

Enviar Comentario

X