10/03/2018 - 10:44

"Máximo Riol, el triunfo de una voluntad creadora"

El escultor afincado en Telde expone una muestra retrospectiva de su obra en el COAAT de Gran Canaria

Máximo Riol, junto al cartel de la exposición inaugurada anoche en el COAAT de Gran Canaria (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- “El triunfo de una voluntad creadora”. Así definió anoche el crítico de arte Jonathan Allen la trayectoria del escultor Máximo Riol en la inauguración de la exposición retrospectiva Antología evolutiva en los salones del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Gran Canaria.

 

La apertura al público de la exposición congregó a unas 80 personas en los salones del COAAT de Gran Canaria, cuya sede está ubicada en la Avenida Alcalde José Ramírez Bethencourt número 17, bajo, en el edificio Torremar, de la capital grancanaria. Entre los asistentes se hallaban personas del mundo de la cultura y la educación y también acudió el concejal socialista de Telde, Alejandro Ramos.

 

Manuel Santana, natural de Telde y presidente de este colegio oficial, enmarcó la exposición en el programa de actividades culturales que organiza anualmente el área de Cultura del COAAT de GC.

 

La muestra  ofrece una selección de las obras que definen el devenir artístico de este escultor afincando en Telde desde hace más de 40 años y que es uno de los máximos exponentes de la escultura canaria de los últimos tiempos.

 

La exposición estará abierta hasta el 15 de marzo, en horario de 9.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas. Comprende, aparte de esculturas, dibujos a lápiz de cuando el autor tenía 9 años, pinturas al óleo y dibujos bajo la instrucción de Rudolfo Ackerman, obras en las que se evidencia la influencia de Felo Monzón durante su estancia en la Escuela Luján Pérez.

 

Trayectoria vital y artística

Máximo Riol, nacido en Lorca (Murcia) en 1948, cuenta con una larga y reconocida trayectoria en el ámbito de las artes visuales y de la docencia artística en Canarias. En 1950 su familia se trasladó a Tacoronte, en Tenerife, y se instaló definitivamente -tras su estancia en Mahón y Melilla- en Las Palmas de Gran Canaria en 1961. Entre 1963 y 1965 asiste a las clases de pintura y dibujo en la Escuela Luján Pérez con el pintor Felo Monzón.

 

Arquitecto técnico por la Universidad de La Laguna y catedrático y profesor de Dibujo y Perspectiva de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Las Palmas de Gran Canaria, realiza su primer mural en el colegio Corazón de María y abre su primera colectiva en el Club Llama de Las Palmas de Gran Canaria en 1971.

 

En 1978, se traslada a vivir a Telde y entre 1979 y 1980 recibe clases de Jesús Arencibia, para, en 1987, instalar en los jardines de la Casa de la Cultura de Telde su primera obra pública: 'Domus Áurea' y se integra en el Grupo Espiral.

 

Cando irrumpe en el mundo de la escultura, Riol comienza con obras colocadas en la vía pública con la serie Domus y posteriormente la serie Románico. Más tarde se embarca en lo que denominó serie Habitat, a la que siguió Paisajes y la última, Volcanes, que realiza preferentemente en acero cortén.

 

En 1989 abre su primera exposición individual en el Club Prensa Canaria. En 1990 expone en el Centro Insular de Cultura en el marco del programa '10 años para el 2000', participando un año más tarde, con Tony Gallardo y Paco Cruz, en la muestra de la calle Triana 'Escultores por la paz' e instala en los jardines de Don Zolio 'Homo H-3'. De 1992 son su exposición en la ermita de la Universidad de La Laguna y diversas colectivas en Puerto del Rosario, Fuerteventura.

 

En 1995, instala sus piezas 'Palmeral' y '5 continentes' en la Avenida de Tirajana de San Bartolomé de Tirajana y recibe el primer premio del concurso de escultura del Colegio de Arquitectos de Canarias.

 

Posteriormente, instala varias de sus piezas en distintos rincones de Gran Canaria: 'La Portada', a la entrada de los túneles de Julio Luengo, en Alcaravaneras (1997); 'Palmeras con olor a mujer' (2000) y 'Goro' (2001).

 

Obras en España y en países americanos

Además de en Canarias, tiene obras obras en diferentes museos y lugares públicos de Madrid, Camino de Santiago (Burgos ), Valladolid, Ibiza, Perú, Venezuela, Argentina y Estados Unidos de América así como múltiples colecciones privadas de España, Holanda y Alemania. En el año 2015 la Galería Christie's subasta una de sus obras en bronce para Asociación Médica Cure for Cancer en Holanda.

 

Reportjae gráfico I

Reportaje gráfico II


Exposición antológica de Máximo Riol

por Jesús Ruiz Mesa

El pasado 8 de febrero tuvo lugar en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria con motivo de los actos del Centenario de la fundación de la Escuela Luján Pérez (1918-2018), la presentación de la obra “La Escuela Luján Pérez 100 Años” que recopila a modo de memorial histórico literario el trayecto del siglo de existencia de esta institución docente artística, La Escuela Luján Pérez, conmemorando la efeméride con diversos actos en referencia a su primer siglo de vida.

 

En una de las secciones del libro de las cuatro en las que de manos de los críticos y comisarios de Arte e historiadores, Jonathan Allen, Frank González y Mariano de Santa Ana, con prólogo de la obra a cargo del director de la Escuela, Orlando Hernández, escriben la memoria del recorrido histórico y docente de este centro, clave para la enseñanza de las artes y base del conocimiento que muchos artistas adquirieron hasta ver consagradas en sus obras los estudios y prácticas desde este enclave fundacional que en sus inicios se conoció como Escuela de Artes Decorativas de Luján Pérez, gracias a los fundadores ideológicos y mentores de Domingo Doreste Fray Lesco, Juan Carló y Rafael Monzón Grau-Bassas, Felo Monzón.

 

Uno de los significados alumnos de esta Escuela perteneciente al movimiento artístico Grupo Espiral, entre otros, mencionado en la obra, fue precisamente el escultor Máximo Riol Cimas, que recibió clases del artista Felo Monzón y a quien el escultor de Lorca, radicado en Telde hace 40 años, dedica una de las esculturas que integran la actual “Exposición de Escultura Antología Evolutiva de Máximo Riol”, muestra antológica de esculturas, dibujos y pinturas que el viernes 9 de marzo se inauguró en la sede del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Las Palmas de Gran Canaria, en la Avenida Alcalde José Ramírez Bethencourt, 17 bajo - Edificio Torremar- pudiéndose visitar desde el lunes 12 al 15 de marzo de 09.00 a 14:00 hs. y de 17:00 a 20:00 hs.

 

El presidente del Colegio Oficial de Aparejadores Arquitectos Técnicos de Las Palmas de Gran Canaria, don Manuel Santana Peña, a quien acompaña la vicepresidenta Sra. Marrero y la vocal de Cultura, Yesica Blanco, y Juan Jesús Saavedra de la Comisión de Cultura realizador de la exposición, expresa la bienvenida al acto de inauguración y la satisfacción de reanudar esta actividad expositiva con la antológica del artista Máximo Riol al que está muy unido con esta institución por razones profesionales, docentes y artísticas.

 

El crítico de arte, historiador e investigador interviene para esbozar la personalidad artística del escultor y el resultado de años dedicados a la creación escultórica que en la muestra se exhibe parte de su obra, manifestación y expresión de la monumentalidad que se abre para su observación como parte ya del paisaje urbano, rural y museístico. Jonathan Allen expone:

 

“Para presentar una exposición que hace las veces de una retrospectiva que ya tenía pendiente hace unos años, para la que he escrito un breve texto La memoria Máximo Riol una visión retrospectiva. La crisis compleja y múltiple que en el 2008 obligó a los estados, sobre todo a los más frágiles de la Unión Europea, a no invertir radicalmente en sus sistemas de apoyo, mantenimiento y promoción de la cultura, desencadenó un nuevo paradigma en el cual vivimos y viviremos durante muchos años más. Hubo creadores de las artes plásticas que se vinieron abajo literalmente, pues no podían asegurar unos ingresos mínimos mensuales, y otros que desalentados y aburridos descontinuaron toda praxis expositiva.

 

Este duro parón, sin embargo, no ha afectado tanto a los verdaderos artistas, aquellos que lo son desde siempre, por gusto, convicción o fatalidad. De un modo u otro han seguido haciendo sus cosas, con ritmos y demandas varias. Han continuado hacia adelante como tantos otros creadores que no saben si aquello que se traen entre manos tendrá algún día, forma, gestación o manifestación pública.

 

Máximo Riol ha tardado en volver de esta travesía por el desierto, la tardanza es la suma de distintos factores, su jubilación como profesor de la Escuela de Artes y Oficios, el ralentizarse de una prominente actividad cultural que antaño caracterizó al municipio de Telde, la no disponibilidad de presupuestos para proyectar obras a gran escala en casi todos los municipios del Archipiélago.

 

Esta noche, todo eso queda atrás, pues el escultor nos incita a recordar y, sin duda, más comprometida y plenamente que en años pasados, las épocas de su creación, la versatilidad de su semántica escultora, y, gratamente, los orígenes de su arte que se sustentan en el dibujo y en la pintura, algo que nos puede parece insospechado, pero que no lo es, pues todo escultor es antes, durante y después un dibujante. Riol en términos históricos artísticos es un escultor con un hueco consolidado en la Escuela Española Poscontructivista, una dinámica que engloba y englobó la producción de los grandes nombres de nuestra escultura, de Chillida, de Amadeo Gabino, de Oteiza, de Martín Chirino y de Toni Gallardo. Todos comparten una gramática y un léxico surgido de la geometría abstracta contemporánea y europea, por si no lo sabemos.

 

El escultor ha utilizado la geometría en casí todas sus vertientes, desde la adaptación de las figuras geométricas complejas hasta los avatares de la geometría áurea y la matemática de Fibonacci, y ha aplicado este dominio pluridimensional de las formas a la arquitectura prehispánica de Canarias, a la arquitectura del románico, a la botánica y sus endemismos incluyendo el paisaje y la geología, a la óptica y sus efectos cinéticos y seriales.

 

Después de esta historia básica y sus consecuentes etapas, Riol se sintió libre para conjugar ideas gráficas sobre presupuestos geométricos y racionalistas, y dio rienda suelta a un expresionismo semi abstracto que le ha permitido enfocar e iconizar elementos y asuntos tan diversos como las cosmografía, la religión, aunque él se declara ateo católico, algo nuevo, y el deporte, nos resultan familiares, realmente familiares, las extrapolaciones monumentales de estas sus etapas creadoras: los hábitats han servido para definir el espacio interior de cada isla, los goros para imaginar las grutas ancestrales, los procesos de la cosecha, los cardones y las Euphorbias se yerguen como fortalezas en cuyo interior anidan pasajes y cuevas mágicas.

 

El románico con sus arcos, cúpulas y cederos paramentos, ha engendrado palmeras, construcciones simbólicas de inagotable significado como La Portada. Y la geometría lineal presente desde sus inicios ha dibujado perfiles en el aire, como la cercana huella del Padre Claret o la silueta huidiza de La Gaviota, y no olvidemos, por supuesto, las gráciles Meninas que han plantado sus curvas en un espacio señero del municipio de Leganés, en Madrid.

 

Lo que quizás no sepamos ni conozcamos también es el origen lejano de estos monumentos, los dibujos y la curiosidad visual que llevaron al niño, al adolescente y al joven a trazar rostros, cuerpos y bocetos, e incluso, a pintar óleo. Máximo Riol reencontró el dibujo cuando ilustró el memorable volumen dedicado a los comerciantes y artesanos históricos de Telde, y al alimón, al fundir sus primeros bustos de personajes históricos grancanarios. Todo esto podemos observar en esta Antológica Retrospectiva así como proyectos de grandes obras no realizadas que, como núcleos de posible eclosión, tienen siempre un importante valor simbólico.

 

Al escultor le queda mucho camino por delante, no solamente la reanudación de su obra sino la salvaguarda de su legado artístico y todos sus documentos, la vigilancia de una obra monumental y pública que exige ser mantenida y protegida contra el deterioro y el vandalismo. La transmisión del saber acumulado proyectando y controlando paso a paso la ejecución de monumentos que han de resistir al tiempo, y no derrumbarse con un vendaval, implosionar o torcerse por una mala cimentación. El asegurar que entre la idea inicial y la forma en el taller y el proceso de la fragua, la metalurgia, la fundición, el corte, el pulido, la pátina, concuerden con ese modelo. Todo eso, también, yace implícito en esta Exposición que celebra el triunfo de una voluntad creadora. Muchas gracias”.

 

El presidente del Colegio, don Manuel Santana expone: “Riol siendo aparejador, como no podía ser menos, ha sido siempre el escultor de cabecera, ha hecho obras tan importantes renunciando a bastantes cosas, como La Portada, donación del Colegio de Aparejadores al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Tenemos la figura de El Peregrino ubicada en la Plaza de San Roque de Firgas, como acuerdo de un convenio y hermanamiento con el Ayuntamiento de aquella localidad grancanaria, que ellos tenían a San Juan de Ortega, que es nuestro patrón, y Máximo Riol realizó esta escultura, de la cual hay una réplica en pequeño en el Camino de Santiago, justo donde confluyen el Camino de Santiago con el Convento y la iglesia de San Juan de Ortega, en Burgos. Más tarde hizo otra instalada en Agüimes, en la salida hacia Arinaga, La Runa del Bosque, y si las cosas mejoran y nuestros presupuestos lo permiten seguiremos contando con él para otros trabajos”.

 

El escultor, Máximo Riol expone: “Gracias por todo. Estoy de acuerdo con todo lo expuesto por Jonathan Allen perfectamente de toda mi trayectoria. Esta exposición hace tiempo que la venía proyectando porque es una obsesión que he tenido, después de haber sido profesor durante 24 años, de decirles a mis alumnos que para hacer pintura, escultura, previamente hay que aprender a dibujar y conocer los secretos del dibujo y, cuando se dominan esos secretos, como bien saben algunos profesores de dibujo de la Escuela de Arte, que hay aquí, cuando se dominan esas técnicas, entonces es cuando se pueden pintar cosas sin defectos de perspectivas, conociendo los puntos de fuga, los puntos métricos, etc. O hacer escultura que no encaja, de las que no se tienen conocimientos de la proporción áurea, de esas medidas que se han ido convirtiendo en modulares que han utilizado los diferentes artistas de la historia del arte, que, al ir haciendo bien unas cosas, se han sacado unas conclusiones, unas fórmulas matemáticas, de decir, todo tiene que estar metido dentro de esos cánones, porque sino mal asunto, no hay estética y, la explicación de cómo se hizo, por ejemplo, el Partenón, con geometrías bellas, elegantes, tiene su matemática.

 

Todo esto tiene su inicio desde niño, con cinco años, empecé con el dibujo, viviendo en las Islas Baleares de niño a pintar con lápices de colores de la época, de los que he expuesto algún dibujo de 1958, hay dibujos de 1963, con los que hago un homenaje a mis profesores de dibujo Rudolf Akerman, igualmente a mi profesor de dibujo, Felo Monzón Grau-Bassas y Mercedes Geara, de la que muestro como homenaje una escultura en la Exposición, que está ubicada en la Rambla de Siete Palmas.

 

Yo me acuerdo de mis profesores y les he querido dedicar este homenaje escultórico. Algún día haré una a Akerman que fue quien me enseñó a pintar al óleo y espátula así como el manejo de la misma sobre el lienzo. Se exhibe aquí un cuadro al óleo, el primero que pinté cuando tenía trece años. Con esta exposición he querido dar una visión de lo que ha sido mi trayectoria artística y espero que les guste. Estoy muy agradecido al Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Las Palmas de Gran Canaria, por darme esta oportunidad de exponer aquí. Muy agradecido a Jonathan por las palabras expresadas hacia mí y mi obra, y luego, al personal del Colegio, Lolina, Germán, que me han ayudado a montar la exposición, con sus cargas y descargas de las esculturas. Muy agradecido al público asistente por arroparme en este acto inaugural y es lo que más aprecio. Muchas gracias”.

 

Finalizadas las intervenciones se invita a un brindis de vino canario y al recorrido por la Exposición de Escultura Antológica Evolutiva de Máximo Riol. Antología artística escultórica y pictórica de uno de los creadores contemporáneos de la escultura monumental urbana, que podemos contemplar tanto en la capital como en pueblos mostrando la belleza de la creatividad en lugares públicos, miradores, parques, plazas, rotondas, Museos de Gran Canaria, en el resto de España, Europa y América y en colecciones privadas. Muestra de aquellas obras de las esculturas monumentales que se pueden visitar en el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Enhorabuena al escultor Máximo Riol por esta iniciativa expositiva y de continuidad en su obra y a la entidad colaboradora, Colegio Oficial de Aparejadores. Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de TELDEACTUALIDAD.

 

Comentarios

  • Pepe Báez
    12/03/2018 - 14:44

    Enhorabuena Máximo por tu voluntad creadora y por tu antológica exposición. Animo a visitarla. Gracias a Jesús Ruíz Mesa por su completa y detallada crónica.

    0
    0
  • Margot
    12/03/2018 - 09:10

    Hola Maxi, sabes que siendo tu "fans" número uno me fue imposible asistir...pero ya la he visto!!! Enhorabuena está fantástica.....ya tengo mis preferidas. Un abrazo

    2
    1
  • Juan Diego
    11/03/2018 - 11:47

    Quiero felicitar al amigo Máximo Riol por esa gran exposición, que se ha celebrado en nuestra capital y a la vez desearle lo mejor. Darle un abrazo muy grande y decirle que por arriba de todo, es una gran persona.

    2
    1
  • Susi Arencibia
    10/03/2018 - 13:40

    Felicidades amigo bello suerte besos para todos

    1
    1

Enviar Comentario

X