28/01/2017 - 09:57

Guadalupe Santana 'besa' el paisaje de los almendros en flor

La poeta teldense recibió anoche el primer premio del concurso literario organizado por el Ayuntamiento de Valsequillo

Guadalupe Santana 'besa' el paisaje de los almendros en flor
Guadalupe Santana, en el momento de recitar el poema ganador (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- La poeta teldense Guadalupe Santana recibió anoche el primer premio del certamen literario Ruta del Almendrero en Flor convocado por el Ayuntamiento de Valsequillo, en un acto que tuvo lugar en el Teatro Cronista Oficial Jacinto Suárez. TA avanza reportaje gráfico del acto y el poema ganador.

 

Tal y como adelantó TELDEACTUALIDAD, es la cuarta vez que Santana gana este preciado concurso de poesía.

 

El acto en el que se  pronunció el pregón de estas fiestas contó con la asistencia del alcalde de Valsequillo, Francisco Atta, el portavoz del Partido Popular en el Cabildo de Gran Canaria, Felipe Afonso El Jaber, los concejales de la Corporación municipal y la cronista oficial de Valsequillo, María Teresa Cabrera.

 

Un pregón que este año ha estado a cargo de Constanza Martín, exconcejala y vecina del municipio a la que se le ha entregado la distinción de la Almendra de Plata 2017 por promocionar y difundir la cultura tradicional popular de Canarias y de Valsequillo enriqueciendo nuestro patrimonio y legado cultural.

 

Con voz fuerte y firme la pregonera, Constanza Martín recordó en su pregón como nació estos fastos en los años 70, “una fiesta en honor a su pueblo, a lo bonito que estaba teñido del blanco y rosa del almendrero”.

 

La pregonera evocó como los vecinos participaron casi unánimemente en aquella primera edición que resultó un éxito y como “partían almendras y se repartían junto a claveles a todos los coches que pasaban para que supieran que Tenteniguada estaba en fiesta” y, es que, fue en este barrio donde se celebró por primera vez esta fiesta hace ya cuarenta y seis años. Constanza habló de no perder la esencia de una fiesta popular en un pregón que ha sido un canto a la belleza del almendrero a la cultura y tradición canaria.

 

Ramoncito, el foguista, emociona, una vez más, a su pueblo

La otra Almendra de Plata 2017 recayó en el vecino del municipio Ramón Martel Dávila por promocionar la artesanía local y enriquecer la economía de Valsequillo mediante la industria de la pirotecnia.  

 

Este vecino conocido, de manera más afectiva en el pueblo como “Ramoncito, el Foguista” o “Ramoncito del de los fuegos de Valsequillo” fue homenajeado a través de un vídeo que ha repasado la vida de este artista del fuego que nació en el seno de una familia humilde dedicada al Arte de la Pirotecnia, la que transmite a Ramón la esencia de esta actividad, creando su empresa en el año 1982. A partir de ahí, Juan Ramón Martel Dávila siguió creciendo profesionalmente asistiendo a diversos congresos nacionales e internacionales. 

 

Ramoncito es, sobre todo, un buen hombre. Una persona sociable, cariñosa y comprometida con las personas. Ha sido un hombre honrado y trabajador dispuesto a ayudar al prójimo, una persona sencilla, amable, sonriente y bonachón, todos estos adjetivos son pocos para este hombre que representa al verdadero canarión. Un gran hombre que emocionó anoche al público que se acercó al teatro a acompañarlo a él y a su familia. Una distinción que como, visiblemente emocionado dijo el alcalde del municipio, Francisco Atta, “Valsequillo le debía por llevar orgulloso por el mundo siempre por bandera, a su municipio”

 

Este artista que ha dibujado sus efímeros lienzos en los cielos de medio mundo ha alcanzado no tan sólo el cielo y las estrellas de nuestra tierra, sino los corazones de todos los canarios y de manera especial a los de su pueblo.

 

El acto ha finalizado con la quema de unos fuegos artificiales para anunciar que, un año más, Valsequillo rinde tributo al almendrero con esta ruta que se celebrará este sábado y domingo en el municipio. Una ruta que cuenta con el patrocinio del Patronato de Turismo del Cabildo de Gran Canaria.

 

Entrega premios de concurso de poesía y pintura escolar y certamen de poesía Ruta del Almendrero en Flor 2017

El evento que estuvo conducido por Normando Peñate y que comenzó con la entrega de premios del concurso escolar de poesía y pintura infantil y del certamen de poesía adulto Ruta del Almendrero en Flor 2017. Un certamen que ha ganado Guadalupe Santana Suárez con su poema “Besos al paisaje”, el segundo puesto ha sido para Carmen Rosa Monzón con su poema titulado “La Flor sellada”.

 

En categoría infantil, los ganadores del segundo ciclo del concurso de poesía fueron Daniel Ojeda (CEIP Tenteniguada) y Gisela Guedes (CEIP Las Vegas) Y los ganadores del tercer ciclo del certamen de poesía infantil recayeron en Raúl Martín (CEIP Valsequillo) y Kelly Perdomo (CEIP Valsequillo) Además, el jurado ha entregado unas menciones especiales a Nayeli Maturano y Marta Rodríguez ambas del   CEIP Las Vegas.

 

Por su parte, el certamen de pintura, en la modalidad infantil se premió los trabajos de Lucía Alcántara (CEIP Valsequillo) y Eira Naharo del Pino (CEIP Tenteniguada) en la modalidad prejuvenil, los premiados fueron Tatiana Jiménez (CEIP Valsequillo) y Berta María Carretero (CEIP Los Llanetes) en categoría juvenil los premiado fueron Diego Becerro (CEIP Tenteniguada) y María


 

El aplauso del pueblo de Valsequillo

Por Guadalupe Santana Suárez

Anoche, una vez más, disfruté del reconocimiento y aplauso del pueblo de Valsequillo, pero si acaso, más valioso aún fue su respetuoso silencio, el calor del público y el cariño que hacia mi persona sentí.

 

También sentí que con su buen hacer (creo que es ya el único ayuntamiento que tiene certamen de poesía) se convierten en arado y abono para esta baldía tierra de la poesía y pude disfrutar de ver cómo las nuevas generaciones de corta edad ya empiezan a hacer sus primeras composiciones, brotando como tiernas flores de lo que será, quizás, el fruto futuro de la literatura canaria.

 

Por lo pronto y hasta que vayan tomando el relevo, les dejo por aquí el poema ganador del  primero premio de poesía Ruta Del Almendrero En Flor 2017. Es un recorrido de lo que significó hace algunos años el almendrero en este pueblo de Valsequillo y de todo lo que este árbol fue y es capaz de ofrecer al ser humano, que a veces, en su estúpida supremacía ignora que la naturaleza es lo más grandioso que nos puede rodear y a la que casi nunca, le damos la importancia que merece.

 

Cuidémosla.

 

¡Que lo disfruten!

 

Besos al paisaje

I

Cuando el año está en pañales

florece cada almendrero,

tornando el mes de febrero

en acuarela y postales

y a mi memoria en rituales

de delantal y sombrero.

 

II

Porque nací en Valsequillo,

sé que el color de las flores

no te adivina sabores,

grosor de cáscara o brillo,

ni el mollar, aquí apostillo,

siempre es blanco en sus fulgores.

 

III

Conservo aquella conciencia

del respeto y del orgullo,

de la esperanza al arrullo

del recelo y la paciencia

con que la fe y la prudencia

miran caer el “cazullo”.

 

IV

Entonces, con el permiso

de la llovizna y el viento

se forjaba en el momento

la ilusión sin previo aviso

y con el mimo preciso,

se estaba al árbol atento.

 

V

Mejor los de la solana

que los nacidos de umbría;

“ojeador” que advertía

hoy el fruto del mañana,

en su sapiencia temprana

el mejor “piso” escogía.

 

VI

Transcurridos ya los meses,

septiembre es el mes del Santo.

El sol extiende su manto

para que no haya reveses

y puedan los intereses

mitigar algún quebranto.

 

VII

Se buscan hombres menudos,

ligeros pa’ varear;

mujeres para “apañar”

con dedos raudos, desnudos,

y chascarrillos agudos

para el cansancio aliviar.

 

VIII

La “escascará” viene luego;

era una buena ocasión

para la conversación,

las miradas, el trasiego,

confirmando cada ruego

y rezo al Santo Patrón.

 

IX

Ya tendido bajo el sol

el tesoro recogido,

es volteado y movido

por quien lleva su control

sus ojos son un crisol

mirando el fruto obtenido.

 

X

“Partías” y “espipitás”

son las últimas faenas

donde se describen penas,

con la esperanza, quizás,

de poder dejar atrás,

penurias propias y ajenas.

 

XI

Es así este frutal nuestro.

Conlleva una vida larga,

generoso con su carga,

de todo dulzor ancestro,

pero divino maestro

que hasta nos vale su amarga.

 

XII

Desde el brotar de su flor,

hasta que acaba el proceso,

se aprovecha hasta su hueso

y fue evocación mejor

del emigrante, al sabor,

de las almendras y el queso.

 

XIII

¡Tanto llenas mi recuerdo

que colmas toda mi esencia!

A tu sombra se silencia

la prisa que siempre muerdo

y sólo se vuelve cuerdo

mi latir, en tu presencia.

 

IVX

Besos dados al paisaje

derramas por el sendero.

Hermosura en el lindero,

tus flores son puro encaje.

Mi voz, de todos, mensaje:

¡Gracias, querido almendrero!

 

Comentarios

  • Adolfo García García
    31/01/2017 - 10:22

    Magnífico derroche de imágenes y sensaciones las verseadas por Guadalupe. ¡Enhorabuena!

    0
    0

Enviar Comentario

X