31/05/2015 - 19:57

El poeta teldense Julio Pérez Tejera regala sus letras a la obra ‘Canto en Azul y Plata’

El escritor prologa el libro de poemas de José Juan Mújica

El poeta teldense Julio Pérez Tejera regala sus letras a la obra ‘Canto en Azul y Plata’
Presentación del libro (Foto TA)

JESÚS RUIZ MESA

El pasado viernes 22 de mayo tuvo lugar la presentación del poemario del escritor y poeta canario José Juan Mújica Villegas en el Museo Poeta Domingo Rivero de la Calle Torres, 10, del sector de Triana de Las Palmas de Gran Canaria. Libro que vio la luz el 1 de mayo en la pasada edición de la Feria del Libro de San Telmo en Las Palmas. Una bella y sugestiva manera de recitar uno de los más bellos poemas de Canto en Azul y Plata: “Ayer, cuando la visión me acompañaba, cuántas cosas no pude disfrutar a causa de mi falta de ceguera….” Cuando en aquella estancia del Museo del poeta Domingo Rivero, a las 19:00 horas se apagaron todas las luces, y con linternas, desde los cuatro puntos cardinales del salón y desde un punto del centro (entre el público), este poema fue recitado por poetas amigos del autor, a 10 voces sucesivas, el poema más largo del libro (que ocupa las páginas 130, 131 y 132), comenzando Laly Bravo de Laguna por la reflexión inicial, seguida por José Juan Mújica, el teldense Julio Pérez, Chari Ibrahim, Aquiles García, Manuel Cabral, Inma Flores, Bruno Rodríguez, Adolfo García y Pablo Cabrera.

 

José Juan Mújica Villegas nace en Tamaraceite, Las Palmas de Gran Canaria en 1949. Desde muy joven se distinguió por su dedicación a lo relacionado con la literatura, trabajando en relatos cortos, pensamiento, poesía, teatro. Luego dio un paso más publicando la novela El Hechizo de la mosca Tse-tse (2005). La Orden del Papiro de Ámbar (2007). Leyendas Apócrifas de  San Tamarenzo (2009). ¿Qué piensa la eternidad? (2010). Cuando el cielo no olvida (2012). Han visto la luz sus poemarios: El duende y la sonrisa (2008) y Canto a Lucía, poemas de amor en la distancia (2013). Participa con relativa frecuencia en Recitales Poéticos visitando los distintos municipios de Gran Canaria, así como la grabación de algunos CD con sus poesías recitadas o colaborando en discos editados para otros poetas. En la recámara tiene dos novelas acabadas, pero inéditas, así como suficientes versos para dos densos poemarios. Autor del poemario  Canto a Lucía, Poemas de amor en la distancia, presentado en Círculo Cultural de Telde, el mes de mayo de 2014, junto a otros dos títulos: Otro uno, desconsuelo, formado por dos poemarios. La primera parte, bajo el título Otro uno, reparto y localizaciones, de Aquiles García. Y la segunda titulada H ¡Ay! desconsuelo, de Adolfo García.

 

En la mesa de presentación el presidente de NACE Nueva Asociación Canaria para la Edición, Aquiles García, da la bienvenida y agradece al público su asistencia explicando su labor favorecedora de la publicación de un grupo de 88 escritores que tiene actualmente la Asociación, existente en Gran Canaria, Tenerife y La Palma, de cuyo nacimiento se cumplen ese mismo día cinco años. Con la satisfacción de este poemario, nuevo libro de José Juan Mújica, editado por NACE, prologado por el escritor y poeta teldense Julio Pérez Tejera. Presentado con una atractiva ilustración de Gonzalo Méndez  Verdú y diseño de portada de Arima García Santana.

 

Julio Pérez Tejera acerca de la obra presentada que él mismo prologa, expresa en una extraordinaria reflexión que conlleva a todos los presentes a introducirnos en la obra, sensaciones, sensibilidades, sueños y realidades, amor, soledades y vida que el autor desgrana en sus versos: “Para empezar con lo que nos trae hoy aquí, darle las gracias, en primer lugar, a José Juan Mújica por haberme confiado su Canto en Azul y Plata para escribirle un prólogo, primero, y por invitarme a esta presentación, después. Agradecer también a Adolfo García, que me propusiera como prologuista de estos versos de José Juan. 

 

He de decir que cuando me envió el texto por correo electrónico, tuve que hacer una impresión casera para comenzar a trabajar con él –porque yo sigo siendo de los antiguos que leemos en papel–, pero eso añadió al poemario la ternura de lo recién nacido. Como es de suponer, no tenía cubiertas y sus páginas se mostraron a mis ojos con tal pudor que, aun desnudas o quizás por eso, me parecieron las más hermosas.

 

Y he de precisar también que mis palabras no son más que el resultado de mi lectura particular de los versos de José Juan. Jorge Luis Borges dice que “la poesía está en el comercio del poema con el lector”  y, esto es así, en la medida en que cada lector recrea lo escrito y cada lectura construye, de algún modo, un libro nuevo. Por eso aprovecho los versos de José Juan que nos hablan del ocio, como de “esa bendita actitud del alma para la reflexión ante un intangible espejo”, para invitarlos a realizar su lectura, la lectura de cada cual, con ausencia de la prisa, con ausencia de esas “[…] gacelas / en cuya quietud la chispa y el brillo / de su languidez, encienden las velas / que en mi libertad y afán acaudillo.” nos dice el poeta. Porque, en definitiva, la luz se hará si leemos sin atropellos, amorosamente, con esa fecunda pérdida del tiempo de que nos habla Antoine de Saint-Éxupery cuando nos dice: “El tiempo que perdiste por tu rosa hace que tu rosa sea tan importante”.   

 

El ser humano nace condenado a perseguir un sueño. El milagro de su propio nacimiento le pasa desapercibido y, a través de la infancia, la etapa más fecunda de su imaginación, y que será también la de mayor inconsciencia y despilfarro de ese don magnífico que es la capacidad de asombro, llegará a la adolescencia, a la juventud, persiguiendo sabe Dios qué quimeras… Pero sólo algunos privilegiados, entre los que están los inocentes y, a veces, también los poetas, conservarán ese don del asombro, esa capacidad de sorprenderse ante lo ya visto y podrán, así, mirar este viejo mundo con ojos nuevos. Borges, a pesar de haber recibido de Dios “a la vez los libros y la noche”, escribía: “He dicho asombro donde otros dicen solamente costumbre”.

 

José Juan nos dice: “Me es más útil la lámpara que la estrella, / pero es mágico su lejano susurro”. Y sus versos me evocan al cordobés Ibn Hazm cuando nos dice, en su libro El collar de la paloma, “Pastor soy de estrellas como si tuviera a mi cargo / apacentar todos los astros”. La lucidez del poeta lo lleva a reconocer a “la vela timorata que palpita/ en estertores de llama pudorosa” como la luz que lo “acompaña” pero también reconoce que, es la estrella, la que le “musita sus destellos verso a verso y así [escribe] los poemas que [le] inspira”. Del mismo modo nos dice que su existencia es “Ese hilo grueso que teje la vida […] y que, en cambio el sueño borda la dulzura”.

 

Desde la portada, este Canto en azul y plata de José Juan Mújica nos lleva hacia ese “rincón propicio para el amor y el deseo”. El poeta, contempla sus sueños, las lejanas estrellas inspiradoras del verso, como plata que, a través del azul de la tinta, materializa el canto en la escritura, y nos introduce en un mundo de erotismo, que a mí se me antoja una casa de amplias estancias y frondosos jardines, donde se desangra la luna “y nos regala la noche”. La imagen de un tintero, en el que la pluma se yergue como el mástil de un velero que “se extasía mirando […] una elegida estrella”, hasta que el mar, celoso de esas miradas, rompe “el sueño a la carena adormilada” y hace perder la compostura al asta, llevándolo “a flirtear con cada insinuación del firmamento”.

 

¿Trata de decirnos, José Juan, que también él es humano y, por ello, está sujeto a los vaivenes de la vida que nos obligan, a veces, a cambiar el rumbo en nuestras búsquedas, a poner en duda nuestras certezas o, como Ibn Hazam, se reconoce “pastor de estrellas” y no puede descuidar a ninguna? El poeta es testigo asombrado de la vida y sufre la fatalidad del momento que se le escapa y “el vaivén brumoso de la duda” le obliga a pedirle “al instante que [le] diga/cuándo debe o no debe ser eterno”. Sin embargo, José Juan se declara “coleccionista de sueños” y, consciente de que el sueño muere una vez alcanzado, necesita otro y otro, en lo que parece una búsqueda interminable, desde el inconformismo que le hace decir: “Ni dentro ni fuera de mí hay un lugar/ que me deje satisfecho” pero, a la vez, es búsqueda esperanzada, cuando en otro poema afirma: “Cada vez que me sonríes, plantas una flor eterna en mis sentimientos”.

                                                        

Tal vez sea el amor, el único capaz de disipar las dudas y establecer la eternidad del momento, porque el autor nos dice que “mientras la pasión es cómplice de la oscuridad; el amor late incluso ante la luz del día”, el mismo amor que lo lleva a decir: “en tu amor, amor mío, tengo todo”. Se diría que, por amor, el poeta estaría dispuesto incluso a soportar las espinas:“…..Espina intolerable, detestada, impía, pérfida, traicionera, cruel y venenosa, púa que solo a una consentir podría por su ornamentación vestal y la armonía de la flor que vigila: de la rosa”.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                Este Canto en azul y plata no se circunscribe a una sola línea de interpretación porque, en él, está presente el poeta en su integridad, el hombre preocupado por la política; por la ecología, en la que el árbol es fronda, es nido de nidos y personificación de los amantes; por su isla en la que “todo es mar” y en la que “…tarda la lluvia… / Por eso, tanto la deseo.” Porque José Juan hunde su mirada hasta el fondo de la historia para decirnos que, detrás de cada sentimiento que perturbó su ánimo, la humanidad encontró un dios, y creó una mitología para abrigar el misterio, para abrigar los sentimientos...”

 

Se proyectó un audiovisual formado por dos poemas recitados por el propio autor y la poeta Inma Flores. José Juan Mújica agradece a todos la presencia y la colaboración prestada para la realización de esta presentación, destacando la labor de Adolfo García, de NACE y la excelente acogida de su poemario por todo el público. A quienes adquirieron el libro se les regaló un CD con poemas de Canto en Azul y Plata. Tiene lugar un recitado de 11 poemas a cargo del mismo grupo de poetas, escritores, editores y amantes de la poesía: José Juan Mújica, Julio Pérez Tejera, Chari Ibrahim, Aquiles García, Manuel Cabral, Inma Flores, Bruno Rodríguez, Adolfo García y Pablo Cabrera.

 

Canto en azul y plata, poemario para leer, sentir y meditar, títulos que ya inician el primer verso de cada poema como bien dice el prologuista Julio Pérez Tejera: “para dejarse seducir por el viaje de ida y vuelta, por la imagen de lo voluble, por el erótico vaivén que perla la frente y seduce al poeta. Entrégate a la lectura y déjate embriagar por los aromas de sal de un mar cercano que se desnuda, como un dios antiguo, de todos sus ropajes para disponerse al sueño”. José Juan, enhorabuena por este bellísimo, intenso, vital, pleno de imágenes líricas, versos para recitar, acariciar y sentir desde cualquier lugar del mundo.  

 

Una magnífica cita con la cultura para recordar desde las estancias de este faro literario que es el Museo Poeta Domingo Rivero, que permanece iluminando el mar azul de la literatura canaria y el plata de un horizonte luminoso, testimonio de la calidad y cantidad, de la exquisita sensibilidad de todos los poetas y escritores, hombres y mujeres que conforman, afortunadamente, en gran manera, nuestro paisaje del mundo de las letras, y ediciones que, como la Nueva Asociación Canaria para la Edición (NACE), trabajan duro y muy bien, por dar a conocer y divulgar el trabajo literario de nuestros poetas y escritores. El agradecimiento y los mejores deseos en sus próximos lanzamientos editoriales. Muchas gracias.

 

Jesús Ruiz Mesa es colaborador cultural de Telde Actualidad.           

 

Comentarios

  • Eva garcia Garcia
    13/06/2015 - 15:05

    con un poco de retraso por cambio de domicilio, ahora estoy en Cazorla, he leído tarde el articulo que mi hermano Adolfo garcia , como siempre me ha hecho llegar y que tan maravilloso, como siempre nos "sirve en bandeja" Jesús. Felicitar también a Julio, que nos ha abierto el "apetito", para terminar de conocer este Poemario de Múgica. ¡Me ha encantado! Felicidades y gracias a los tres y a todos los colaboradores que van haciendo posible en un mundo de prisas, ver la Vida de otra forma

    0
    0
  • María 17000
    02/06/2015 - 08:48

    Texto:Julio Pérez no deja indiferente a nadie,da igual en la forma en que lo hayas conocido.Me quedo absorta leyendo lo que escribe,sintiendo lo q dice y como lo dice.Enhorabuena por contribuir de manera tan especial a que no decaiga la cultura tan necesaria en estos tiempos.Un saludo!!!

    0
    0
  • Fernando Ojeda
    01/06/2015 - 21:38

    Enhorabuena Julio!, la magua de no asistir queda algo compensada con el magnifico reportaje de Jesús, ¡como siempre! Gracias Jesús, por estar siempre escriturando y dando fé, cual notario de la actualidad cultural.

    0
    0
  • Pablo Cabrera
    01/06/2015 - 07:50

    Como bien señala el autor, una magnífica cita con la cultura, a través de los versos de un gran poeta como es José Juan Mujica. Creo que, merecidamente, el autor de "Canto en azul y plata" se vio arropado por amigos, público y sin duda, por NACE, en un entorno cálido e inmejorable como es el Museo Poeta Domingo Rivero. Gracias al poeta por invitarme a participar y a Jesús Ruiz Mesa, autor de este reportaje, por la impagable difusión de nuestra cultura a través de tan excelentes artículos.

    0
    0
  • José Juan Mujica Villegas
    31/05/2015 - 23:49

    No puedo escribir otra cosa que no toque la fibra del más íntimo agradecimiento a mi querido amigo Jesús Ruiz, quien parece poseer como nadie el don de la ubicuidad. Muchas cosas debo agradecer a las personas nombradas en este artículo, especialmente al extraordinario regalo con el que me ha honrado el también intelectual teldense Julio Pérez. A la vista de la lectura de lo que Jesús expone, está la muestra de su generoso y elegante detalle. Gracias, Jesús, por ser el imprescindible notario de todo cuanto acontece en la cultura canaria y, de un modo especial, en la de tu querida ciudad de telde. Un abrazo.

    0
    0
  • Inma Flores
    31/05/2015 - 23:32

    Magnífico artículo Jesús Ruiz, como también ha sido el prólogo y la presentación de Julio Pérez a este poemario de José Juan Mujica w que no deja indiferente al lector. Mi enhorabuena a los tres.

    0
    0
  • Adolfo García García
    31/05/2015 - 23:22

    Asistí al acto. Julio Pérez estuvo magnífico. Es una suerte para el autor haber contado con él: hizo una amplia exposición de lo que es el poemario de Mújica, además de exponerlo con una extraordinaria calidad y sencillez. Le pediría a los teldenses que lo cuiden porque joyas de personas y escritores como Julio no abundan. Gracias también a Jesús por tan completo reportaje literario y fotográfico, pero a él ya estoy habituado.

    0
    0

Enviar Comentario

X