04/12/2022 - 10:35

Tú sí, tú no

Cristóbal D. Peñate

Cristóbal D. Peñate

  Las dos diputadas de Coalición Canaria en el Congreso presumen de que arrancaron a Pedro Sánchez la gratuidad de las guaguas en las islas y más ayudas para los damnificados por el volcán de La Palma. 

 

  En general a los canarios les parece bien que se consigan cosas para Canarias, da igual el partido que lo logre. A los que no les parece bien estos acuerdos con los nacionalistas canarios es al resto de los partidos que conforman el Gobierno autonómico, en el que por cierto también hay un partido nacionalista, porque lo pone en evidencia.

 

  Lo que no les han podido sacar en lo que llevamos de legislatura lo hacen dos diputadas nacionalistas en un día porque el gobierno necesitaba apoyos para aprobar los presupuestos. Es curioso que la derecha nacionalista canaria aplauda con las orejas estos logros mientras a la derecha en general no le gusta que nacionalistas vascos o catalanes consigan mejoras para su tierra en los Presupuestos Generales del Estado. 

 

  La derechona mira con recelo lo que obtienen cataluña y Euskadi gracias a los votos de los partidos nacionalistas mientras que si esos logros los consiguen otros nacionalistas periféricos como los canarios los mismos actores no le dan ninguna importancia ni lo critican. Es como si para el centralismo hubiera nacionalistas simpáticos y antipáticos, que se corresponden con los humildes y los poderosos, respectivamente. 

 

  Cuando el Gobierno de España llega a un acuerdo con Bildu o Esquerra Republicana de Cataluña, los partidos conservadores y sus medios afines lo ponen a parir, aunque lo que logren sea una subida del salario mínimo o las ayudas a los más necesitados. Cosas en las que todos deberíamos estar de acuerdo. 

 

  Lo que molesta a la derecha centralista y de orden no es que Bildu haya votado a favor de la reforma laboral que favorece a millones de trabajadores sino que sean los "filoetarras y los separatistas", como ella desacertadamente los denomina, los que suscriban un acuerdo blanco y positivo con el gobierno, acuerdos que deberían satisfacer a todo el mundo excepto a los facinerosos.

 

   El dedo señala la luna pero ellos siguen mirando al dedo como si fueran tontos de baba. Ahora a la derechona le ha dado por mentar de nuevo la rotura de España o que Navarra está a punto de ser integrada por el País Vasco. 

 

  Eso ya lo decían en la etapa de Zapatero pero olvidan sectariamente que fue Aznar el que primero acordó las transferencias de tráfico a Navarra (y Cataluña) y por lo tanto el traslado de este servicio de la Guardia Civil a la Policía Foral.

 

   Estos reaccionarios son unos auténticos pesados con las advertencias inconsistentes de que España se rompe o de que Euskadi anexionará Navarra. Están todo el día con la batallita plúmbea de que España se rompe pero el caso es que pasan los años y sigue entera. 

 

  Es más, cuando más cerca estuvo de romperse fue con el referéndum ilegal en Cataluña en la etapa de Rajoy. Las aguas territoriales se han calmado muy mucho desde que gobierna Pedro Sánchez. 

 

  Antes estos carcamales culpaban de todo lo que pasaba a Zapatero y ahora han colocado en su blanco a Pedro Sánchez, intentando descalificarlo al decir que este gobierno es ilegítimo. Es ilegítimo porque el gobierno es de izquierda porque si fuera de derecha sería legitimísimo. 

 

  Repiten como cacatúas que este gobierno se vende a los separatistas pero no se acuerdan de que el gobierno de Aznar pactó con Jordi Pujol y Xavier Arzalluz un montón de concesiones a estos dos partidos nacionalistas de derechas para beneficio de sus comunidades. Tanto el PSOE como el PP han llegado a acuerdos de Estado con Convergencia i Unió antes y sus sucesores ahora y el Partido Nacionalista Vasco. 

 

  Aznar también presumía de hablar catalán en la intimidad y aquello tenía que ser un número porque si casi no se le entiende hablando castellano, sería totalmente ininteligible que parlara en catalán. Fuertes pesados. Menuda pereza. Menos lobos, caperucitos. 

 

Cristóbal D. Peñate es periodista.

 

Enviar Comentario

X