02/07/2022 - 19:24

Simplemente se trata de seres humanos

Ángel Rivero

Ángel Rivero

Aboubakar Drame llegó a Canarias en 2006. Había salido en cayuco desde Mauritania con tan solo 17 años. Buscaba salir de la miseria, mejorar su vida. Originario de Mali, un país donde el cambio climático se hace notar más que en otros ya que la mayor parte de su territorio es desértico o semidesértico y donde el 85% de la población vive (o más bien, malvive) de la agricultura y la ganadería. Un país que, además ha sufrido una guerra durante años. Pero claro, una guerra en territorio africano no es noticia en el primer mundo. Su hambre tampoco...

 

Cuando llegó tuvo que pasar dos años en un centro de menores inmigrantes en las malas condiciones que los que nos molestamos en saber del tema ya conocemos. Era un MENA. Ahora Aboubakar trabaja en atención a otros menores inmigrantes y cuenta que la situación en los centros no ha mejorado. Las pruebas óseas para determinar la edad, por ejemplo, han pasado de tardar un par de meses a superar el año y medio. Eso sí, al menos ahora los chicos, cuando consiguen salir del centro, ya lo hacen con permiso para poder trabajar (si consiguen curro)...

 

Keita Bintou Samake es Presidenta de la Asociación de Mujeres Rurales del Círculo de Kita, en Mali, y cuenta que cuando la cosecha es mala, pueden pasar meses sin tener con qué alimentarse. El acceso a los alimentos básicos, al agua y a la salud es preocupante. Más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y siguen habiendo numerosos grupos armados creando inseguridad. Pero no sale en los medios de comunicación. Tampoco será porque esté lejos, muy lejos: está debajo de Argelia, y parte de su territorio está en medio del Sáhara ¿les suena?...

 

Hitham abandonó Darfur, en Sudán, su país de origen, huyendo de la violencia y la inseguridad. Solo en Darfur hay 2,2 millones de personas hacinadas en campos de refugiados. Personas que tuvieron que abandonar sus hogares cuando respondiendo a grupos armados de la oposición, el Gobierno dotó de armas a milicias locales (los yanyawid) y sencillamente tomaron como objetivo a las personas de la misma etnia que los grupos armados de la oposición. Pero tampoco estamos muy informados de eso. Hitham huyó junto con su amigo de toda la vida Hadid. Su viaje comenzó en 2019 y tuvieron que pasarse dos años en Libia, ya que a pesar de haber intentado llegar a Italia en tres ocasiones, siempre eran devueltos, por lo que decidieron poner rumbo hacia España. Pero Hitham ahora está solo. Hadid es uno de los 37 (que se sepa) migrantes asesinados por las fuerzas marroquíes hace unos días. Pero hay quienes aplauden a esas fuerzas y al Gobierno que ordenó la masacre...

 

Anastassia tuvo también que abandonar su país, Ucrania, debido a la crueldad de la guerra provocada por la invasión rusa. Guerra de la que todos estamos ampliamente informados. De la que todos sabemos de las barbaridades que el ejercito ruso está realizando, de lo tristemente mal que lo está pasando la población. Pero sin embargo, en este caso, por el bien del pueblo ucraniano, que no merece pasar las calamidades que está sufriendo, se les ha abierto las puertas de par en par por toda Europa. Se les trae en avión, en barco o en coche para huir de la guerra...

 

Y para hacerles olvidar momentaneamente su sufrimiento, se organizan clases de español, visitas al zoo, yoga, y demás actividades organizadas por grupos de voluntarios, a las que también acude Anastassia, quie anhela "volver algún día a una Ucrania pacificada" y que, cuando mira atrás recuerda "mucho dolor, incertidumbre y sufrimiento"...

 

Puede que la diferencia en el trato a unos y otros inmigrantes esté en que unos vienen de un Estado europeo (aunque esté realmente lejos) y otros no. Puede que la diferencia esté en que unos vienen de países empobrecidos tras los años de expolio por parte de la misma Europa, y otros vienen de uno de los graneros del viejo continente. Puede que la diferencia en el trato a unos y otros sea porque unos tienen los ojos azules y son rubios, mientras los otros tienen la piel oscura, tan oscura como los corazones de quienes hacen distinciones entre seres humanos necesitados de ayuda...

 

Ángel Rivero García es ciudadano de Telde.

 

Enviar Comentario

X