25/06/2022 - 17:37

Qué grande es la vida

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores-s, el pasado día 21 de Junio le dí gracias a Dios por la vida que él, a través de mis padres, Pepito y Pinito, me había dado en el Carrizal del Sur, en el “Cabezo” donde ellos plantaban tomateros en aquellos años.

 

Aun recuerdo que mi padre me llevaba a ver aquel lugar, y allí me señalaba el lugar exacto donde estaba la Choza-vivienda donde ellos vivían. Sí, allí yo tuve la mejor cuna del mundo, que fue una caja de tomates. ¿Verdad que todos guardamos buenos recuerdos de nuestra niñez?

 

Sí, ¡qué grande es la vida! Semanas pasadas veía que el obispo Cañizares denunciaba «la destrucción de millones de vidas humanas en los vientres maternos y él mismo ha centrado su última carta pastoral en la defensa de la vida.

 

Amigos-as, apostemos siempre por la vida de los que no han nacido todavía ya que ellos vienen en camino. Siempre recuerdo que, estudiando en Bruselas, fui un día a escuchar una conferencia sobre la Vida y al oír a una mujer que decía que lo que estaba en ella era suyo y que podía hacer con la criatura lo que quisiera, yo le contesté en público: “Señora, la pena que hoy Ud. me da es que su madre no pensara lo mismo para yo no tener que oír hoy lo que Ud. ha dicho. No olvide que la vida es siempre sagrada.”

 

Amigos lectores-as, apostando siempre por la vida les deseo a todos un feliz domingo y felicito ya a los que el miércoles día 29, fiesta de S. Pedro y S. Pablo, celebran su onomástica. A todos les deseo que sean grandes pregoneros de la fe en nuestro Mundo.

 

Francisco Martel es sacerdote.

 

Comentarios

  • Carmen Alfonso Peña
    29/06/2022 - 19:16

    Don Francisco, me ha encantado leer su relato sobre las vivencias de su niñez, pues yo también guardo muy buenos recuerdos de la mía. Siga escribiendo, siempre lo leo. ¡Un saludo!

    20
    0

Enviar Comentario

X