FLASH

TELDEACTUALIDAD RADIO: Emisión en directo.

31/10/2020 - 15:12

Excepciones frente a la linealidad ultraconservadora

Nicolás Guerra

Nicolás Guerra

En estas cosas de la vida pública hay semanas moviditas y convulsas como la anterior, cargada de sorpresas. Así, mares arboladas impactaron sobre sectores ultraconservadores de la Iglesia católica española; alguna minoritaria fracción de ATI rasgó vestiduras y se declaró hermanada con el negro que, simbólicamente, fue siempre su blanco; y, como tercer espasmo en lo universal, la pacífica revolución de todos los diputados del PP (Congreso): cual fijosdalgos como en Santa Gadea de Burgos rechazaron la azulidad y juraron la lucha contra el infiel, ayer hermano de sangre, hoy traidor al partido que durante quince años amamantó al díscolo paladín de la escisión, díjose.

 

Tres acontecimientos inauguran la nueva Cruzada emprendida en suelo patrio ad maiorem gloriam (‘para mayor gloria’) de España, Tenerife y los reconvertidos políticos del PP salvo, claro, quienes aun mantienen los simbólicos bastones recibidos de VOX en Madrid (Comunidad, Ayuntamiento), Andalucía y Murcia bajo el padrinazgo del tercer hermano, el inocentado benjamín: Ciudadanos.

 

Tres sísmicos aconteceres, pues, identificados respectivamente con el papa, pastor maximus de la Iglesia católica, la señora Oramas y el señor Casado, diputada de CoATIción Canaria la primera y presidente del Partido Popular el segundo, amén de señoría parlamentaria.

 

efecto: el PAPA recibe al señor Sánchez, presidente del “ilegítimo Gobierno español” o, acaso, “ilegítimo presidente del Gobierno”. (Tengo pedida cita con el señor Casado para dilucidar la ubicación del adjetivo, pero Génova 3 de Madrid no contesta: quizás anda empaquetando los viejos banderines fraternales de cuando PP y VOX eran dos flechas uncidas a un mismo yugo o, tal vez, la sede continúa las fumigaciones para reconvertir añejas esencias de cuando cantaban junto al fuego nocturno aquello de “un flecha en un campamento / en la cama se meó, / chivirivirí, chiviriviró”...)

 

El Vaticano nada improvisa. Por tanto, no es casualidad que exactamente cuando se cumple el primer aniversario de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos por orden del Gobierno el papa recibiera en visita privada al señor Sánchez, presidente del Gabinete formado por socialistas y comunistas bolivarianos, más cercanos estos a Satán (el ángel malo) que al arcángel san Gabriel, mensajero para trasmitir revelaciones y encargos divinos (Deuteronomio, 8:15-27). (Y el reconocimiento a la formalización administrativa de parejas homosexuales, ¿llevará al jesuita ante el Tribunal del Santo Oficio?) ¡Un rojo en el Vaticano!

 

El discurso de la señora Oramas frente a las pretensiones caudillistas del señor Abascal en su legítima intentona para constituir un gobierno de salvación nacional (no hizo caso al iluminado señor Dragó, quien propone en continuada matraquilla que esté presidido por los empresarios señores Roig y Ortega, dueño de Zara el primero y de Mercadona el segundo) fue contundente y demoledor, absolutamente ajeno a otros tradicionalismos oramasiano – coÁTIcos: “La inmigración es un drama humano […] Vienen huyendo de la miseria […] Mi modelo de sociedad es el de la tolerancia”. ¡Al fin!

 

Así la señora, excepcionalmente y con mi reconocimiento, recuerda por contraste al joven que “va por canario” en Don Quijote de la Mancha: el mozo cantó durante el tormento y confesó su profesión de cuatrero y ladrón de bestias, por lo cual fue condenado a galeras.

 

Pero desde el Congreso de los Diputados la señora lagunera, cargada de humanidad y creíbles sensibilidades, llenó nuestros oídos el pasado miércoles de música sonora recreada por “vocingleros pajaruelos” (obviamente, sustantivo no recogido en el Diccionario) “que por canarios los celebra el mundo”, tal como habla de ellos el tinerfeño Antonio de Viana... o por “cantos de las aves variadas” situados por Cairasco de Figueroa en la Gran Canaria, ambos poetas allá por el siglo XVII.

 

Sorprendió el señor Casado, mecanizada reproducción hasta ese día del divino mensaje traído a los humanos desde las celestiales moradas de su maestro, mentor y guía espiritual, el señor Aznar (aunque con más pedantería y humano engolamiento, que fragairibarnemente es menester decirlo todo). Y sorprendió para bien. Más: incluso coincido con las primeras palabras del señor vicepresidente segundo del Gobierno (“Hoy ha hecho usted un discurso muy inteligente y de hombre de Estado”).

 

Pero lo de llegar a destiempo su alocución -añadido del señor Iglesias- es discutible: la sabiduría popular lo corrobora, pues “Más vale tarde que nunca”.

 

Otra cosa bien distinta es si se trata de representación teatral - monologal (a la manera de “La voz humana”, el recientísimo corto de Almodóvar) de acto único o nos sorprenderá con más movidas del telón. No obstante, algo muy claro dejó el señor Casado: estaba terriblemente emputado -Canarias, El Salvador, Honduras, México, aunque voz malsonante para la Academia- y soltó por activa y pasiva acumulaciones sintácticas cargadas de contenidos contrarios tanto a los enfoques ideológicos de VOX como a comportamientos personales de su candidato a la presidencia del Gobierno. (El aspirante, por cierto, me devolvió a las aulas del colegio Cardenal Cisneros galdense durante las clases de -De-Formación del Espíritu Nacional.)

 

Aunque las fuerzas del controlado orden mundial reconducirán a los apóstatas hacia los caminos serios y rigurosos (sin el prefijo “ultra” por el momento) y reeducarán psicológicamente al papa (Iglesia católica), a la señora Oramas (atísticamente continuista) y al señor Casado (portador con destino en lo universal de la maleta aznarista… según VOX), lo cierto es que la pasada semana hubo mar de fondo y convulsiones oceánicas en estos piélagos donde navegar nos toca. (Para mayor inri los rojos comunistas bolcheviques, apoyados por la inmensa mayoría del pueblo analfabeto y comprado por el oro de China, devolverán al diabólico Evo Morales a su país, Bolivia, tras el cíatico golpe de Estado de 2019.)

 

¿Enviará la Santa Inquisición (¿”Santa?” se preguntó nuestro paisano el presbítero gomero Ruiz de Padrón en las Cortes de Cádiz) al jesuita papa Francisco a la hoguera? ¿Desterrará CoATIción a la señora Oramas, transgresora de principios fundamentales? ¿Montará en cólera la imperial escuadra aznariana de cuya pureza ideológica se sirvieron casi todas las señorías peperas... que hoy aplauden incondicionalmente al nuevo enviado? Tiempo al tiempo... y al golpito.

 

Nicolás Guerra Aguiar es catedrático y escritor.

 

Comentarios

  • Paco Falcón
    05/11/2020 - 09:35

    Y el Oscar a la mejor interpretación es para (redobles)... Casado. Pero su discurso fue también contra si y los suyos, autores, copiones y repetidores de las mismas falacias, argumentaciones e insultos que aquellos a los que denostó. Propongo llevar al faro de Nazaré, para sebar olas, a todos los “fijosfranco”. Quien sobreviva sera jefe de la oposición pa siempre. Eso sí, de buen rollito.

    1
    0

Enviar Comentario

X