FLASH

TELDEACTUALIDAD RADIO: Emisión en directo.

18/10/2020 - 09:11

Gran Canaria, isla del deporte. La era postcovid

José Miguel Álamo

José Miguel Álamo

La primera parte del título de este artículo está relacionado con un convencimiento puesto en práctica en su momento, cuando he tenido responsabilidades en el Cabildo de Gran Canaria, tanto como consejero de gobierno como de la oposición. Ahora es una oportunidad para incidir en cambios, como en otras muchas áreas, después de la pandemia.

 

Hay algo fundamental en la gestión de cualquier ámbito para cumplir eficazmente con el cometido. Si hablamos de deporte, lo primero es conocer la sociedad y el contexto en el que vivo. No se trata de que tengo que saberlo todo o casi todo y ni siquiera de ser un especialista. Es ponerte a comprender las realidades y las dinámicas para que sea posible incidir en ese ámbito. También es importante reconocer que el esfuerzo para cada vez saber más no tiene precio y sobretodo, no va con el orgullo. Siempre hay algo que aprender y alguien que entiende más que uno mismo y del que es conocer otras perspectivas de un tema o ámbito.

 

Otro aspecto que destacaría es que cuando eres responsable de dirigir, tienes que tener clara cuál es la misión y los objetivos, a nivel personal, respecto a las personas que tienes a tu cargo y también hacia los que deben recibir el servicio. Desde el punto de vista personal, se trata de ser cada vez un mejor líder, siendo un ejemplo en cuanto a responsabilidad, estando dónde hay que estar e implicándose, es decir marcando el rumbo, junto a todo el equipo y contando con ellos; recuerden aquello de que ningún viento es favorable para quién no sabe a qué puerto se encamina.

 

En cuanto a la organización de la que somos responsable, se trata de orientarla y prepararla para que se caracterice por el espíritu de servicio, estando con los auténticos protagonistas, en el caso del deporte de Gran Canaria, son ayuntamientos, federaciones, clubes, deportistas y especialmente, los ciudadanos y ciudadanas que no pertenecen a ningún club o federación. Y en cuanto a la comunidad que debe recibir el fruto de nuestro trabajo, es fundamental comprender que la sociedad cambia y que es imprescindible entender el deporte como un elemento multidisciplinar y como consecuencia de ello, puede y debe cumplir diferentes funciones entre la población, el deporte de competición es sólo una parte y dedicarle mucho tiempo antes que, a otras manifestaciones, es tener una visión reducida de la realidad.

 

Que Gran Canaria sea una isla del deporte no es pensar sólo en los equipos profesionales o de élite y ni siquiera en toda la relación de eventos nacionales o internacionales. Aparte de esto, tendremos ese título, cuando los niveles de práctica deportiva entre la población sean otros y cuando las instalaciones estén acordes y reúnan los medios para la misma. Distintos estudios demuestran que, en nuestra comunidad autónoma, los adolescentes no cumplen con las recomendaciones de hacer actividad física establecidas por la organización mundial de la salud, no tienen un compromiso con un estilo de vida activo y se constata el abandono de la práctica deportiva durante la adolescencia.

 

En otra investigación presentada por nosotros, exponíamos al respecto, que es urgente la organización de competiciones formativas, que cambien la perspectiva tradicional, la necesidad de concretar los valores que se pretenden promocionar a través del deporte, incorporar en el esquema de trabajo de los entrenadores estrategias dirigidas a fomentar la iniciativa de los deportistas y a mostrar actitudes y conductas deportivas ante diferentes situaciones críticas que pueden surgir durante la práctica deportiva y que los diferentes agentes del deporte, incluidos padres y madres, tengan actitudes y competencias asentadas en la línea de una práctica deportiva física no competitiva en la que las personas, y no lo resultados, sean el eje central del trabajo y en donde la empatía sea la herramienta fundamental del día a día.

 

La esencia del deporte es la salud o eso decimos en la teoría. No es el dinero que genera, ni el espectáculo, ni la obsesión competitiva, por poner algunos ejemplos, esos son aspectos (no los voy a denominar valores), de la sociedad contemporánea y de casi todos los ámbitos. Para mantener y mejorar la salud es imprescindible adquirir el hábito de práctica. Y cuando abandonas de forma prematura sin ni siquiera quedarte con la idea de la necesidad de hacer ejercicio por tu bien, el sistema falla.

 

Además, si queremos que nuestros equipos de élite y profesionales tengan jugadores y jugadoras, éstos tienen que mantenerse en el tiempo mejorando sus cualidades, si lo van dejando no tendremos dónde elegir. Y para que se queden debemos mejorar la formas de enseñar, nadie se queda en algo si está obligado, si no le dejan elegir el deporte o deportes que quiere practicar, si le gritan cada momento para corregir una acción técnica o táctica, si le generan presión para vencer al otro y si encima, lo único que te preguntan, como conclusión, es si ganaste o perdiste.

 

Para educar y contribuir a la formación integral de nuestros jóvenes y ahora, más que nunca después de la covid19, vamos a generar en el deporte entornos emocionalmente cálidos, seguros y afectuosos. Así hay menos probabilidades de que abandonen. Para ser mejores personas en esta sociedad de la inmediatez, no hace falta competir contra otros de forma permanente, mejor hacerlo con uno mismo.

 

José Miguel Álamo Mendoza es profesor de la ULPGC y vicesecretario de Acción Sectorial del PP de Gran Canaria.

 

Enviar Comentario

X