20/09/2020 - 14:08

Presupuestos 2021: garantizar los ingresos

Román Rodríguez

Román Rodríguez

Los Presupuestos constituyen siempre un instrumento básico para la acción gubernamental, pero aún más en una crisis tan profunda como la que vivimos. Sin ellos, la capacidad de intervención del sector público en la economía, en el bienestar, en la defensa de los intereses generales, se limita gravemente.

 

Desde el Gobierno de Canarias estamos comprometidos en la tramitación de los Presupuestos de la Comunidad para el año 2021 en los tiempos establecidos. Pese a las incógnitas aún no resueltas que afectan a estos, como las referidas a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, prorrogados desde 2018 y sin que se hayan establecido aún mayorías parlamentarias que garanticen sacar adelante los de 2021. Así como las relativas a aclarar la financiación autonómica para el próximo año o a cuáles serán los niveles de déficit y deuda autorizados a las comunidades.

 

A pesar de esas incertidumbres, resulta esencial disponer de una ley de presupuestos acorde con las necesidades actuales y capaz de hacer frente a los enormes retos que plantea esta profunda crisis sanitaria, económica y social. Unas cuentas públicas que nos permitan fortalecer la sanidad, la educación y las políticas sociales. Proteger a las empresas y a los trabajadores y trabajadoras.

 

Ayudar a los sectores más vulnerables. Mantener la inversión en términos similares a los de este año para tirar de la demanda y sostener el empleo. Si las cuentas públicas para 2021 no salen adelante no será por falta de voluntad del Ejecutivo canario. Considero que es posible alcanzar altos niveles de consenso políticos y sociales sobre las prioridades del gasto en el próximo período, en el que el sector público continuará manteniendo las constantes vitales de las sociedades occidentales. Pero, en primer lugar, hay que garantizar los ingresos y para ello no renunciaremos ni a un euro de lo que nos corresponde.

 

Los Presupuestos se elaboran en un marco económico en el que el Producto Interior Bruto (PIB) del Estado español puede retroceder este año, según distintas previsiones, en torno al 15%, dato que, en Canarias, por su mayor dependencia del sector turístico, podría elevarse hasta el 20%. Con una recuperación moderada en 2021, entre el 6% y el 8%. Unos pronósticos muy negativos a los que se añade, como señalaba antes, la dificultad de conocer los criterios de estabilidad para 2021, aún no establecidos por el Gobierno estatal.

 

Financiación autonómica y pérdida de ingresos

A pesar de contar con una fiscalidad propia y diferenciada, tanto con relación a las comunidades de régimen común como de las forales, una parte sustancial de los ingresos de la Comunidad Canaria, el 72,9%, procede del Sistema de Financiación Autonómica. En el actual ejercicio, el de 2020, las cantidades correspondientes a la misma fueron actualizadas por el Estado sin tener en cuenta el ciclo económico adverso, un esfuerzo que le supuso un endeudamiento en torno a los 8.500 millones de euros.

 

Una medida que consideramos muy acertada y que evitó una situación dramática a muchas nacionalidades y regiones. De no haber salido adelante ese decreto ley para la actualización de la financiación autonómica, Canarias hubiera perdido más de 600 millones. La situación no ha cambiado, la gravedad de la crisis persiste, y entiendo que en el año 2021 debe repetirse el mismo proceder. Espero que esta relevante incógnita quede favorablemente despejada en las próximas semanas.

 

Otra parte importante de los recursos de Canarias corresponde a ingresos fiscales: impuestos cedidos, impuestos propios y los del bloque de financiación del REF. Profundamente reducidos por la paralización de buena parte de la economía. Las pérdidas fiscales rondarán los 400 millones en 2021. La normalización, recuperar los niveles de riqueza del año 2019, nos llevará probablemente hasta 2023. Va a depender mucho del grado y de los tiempos de recuperación del sector turístico. Que todo apunta que va a ser lenta y que, como hemos podido corroborar estos meses, depende de factores internos y externos. Lo que sí es una certeza es que no tocaremos nuestra fiscalidad, porque nuestra economía sufriría con un alza y porque nuestros servicios esenciales no podrían sostenerse con una reducción de la fiscalidad.

 

Para resolver la pérdida de ingresos utilizaremos nuestros ahorros. Como ya anuncié, los 500 millones de euros de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el plan de carreteras, endosados al superávit de 2018, los vamos a incorporar al presupuesto como ingresos, esperemos que mediante acuerdo con el Gobierno central. Con eso y una financiación autonómica actualizada al margen del ciclo económico estamos en condiciones de tener un presupuesto similar al del año 2020. Permitiéndonos un mínimo sostenimiento de las competencias autonómicas.

 

Reactivación económica y social

Junto a ello, habrá que contabilizar los derechos que emanan del REF y del Estatuto, y que deben reflejarse en los PGE del 2021, así como los referidos a nuestra condición de región ultraperiférica de la UE, en el marco de su presupuesto 2021-2027. Y, asimismo, los recursos adicionales que nos corresponden del Plan de Reconstrucción de 750.000 millones que, si sigue los criterios de lo que España captó a nivel europeo, debe atender a los sectores económicos y a las comunidades más dañadas económica y socialmente, entre ellas, y de forma destacada, Canarias. Emplearemos esos recursos en turismo, pymes, construcción, vivienda, eficiencia energética, cambio climático…

 

En el caso de que los factores señalados no permitieran disponer de los ingresos necesarios para los Presupuestos que precisa la Comunidad en estos difíciles momentos y las necesidades prioritarias frente a la crisis, nos plantearíamos exigir la autorización de endeudamiento. Una opción que el Estado ya ha permitido a Euskadi (2,6%) y Navarra (2,3%). Las necesidades del sector público hay que abordarlas, también, por la vía de la deuda, como están haciendo los franceses, los italianos o el Gobierno español. Sostengo que resulta tan importante como el Fondo de los 750.000 millones la decisión del Banco Central Europeo de poner en circulación 1,3 billones de euros, facilitando que la deuda pública se compre a precio justo, sin especulación. Decisiones muy relevantes, como la actualización de la financiación autonómica, el Fondo no reembolsable de 16.000 millones, los ERTE, el Ingreso Mínimo Vital o las ayudas a los autónomos, medidas del Gobierno estatal que impactan muy positivamente en Canarias, se han financiado esencialmente con deuda pública.

 

Con los ingresos procedentes de la financiación autonómica, con el uso de los 500 millones del superávit, con la participación en los presupuestos estatales y europeo, con un justo reparto del Plan de Reconstrucción europeo y, en su caso, si fuera necesario, recurriendo al endeudamiento, abordaremos las cuentas públicas canarias para 2021. Centradas en el fortalecimiento de los servicios públicos, la atención a las personas vulnerables, el impulso a la actividad económica, el mantenimiento y recuperación del empleo y la firme apuesta por la sostenibilidad y la lucha contra la Crisis Climática. Todo ello en el marco del Plan de Reactivación de Canarias que analizaré en un próximo artículo. 

 

Román Rodríguez es vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias.

 

Enviar Comentario

X