20/09/2020 - 13:53

La vuelta a las aulas

Nieves Rodríguez

Nieves Rodríguez

Ante la más que previsible llegada de alumnos la próxima semana a los institutos de todas las islas las alarmas se disparan. Y no es para menos, madres, padres, profesorado en general, seguimos tan desconcertados, desinformados y preocupados como al principio de la pandemia.

 

Es curioso como en este país, que nunca destacó por darle importancia a la educación, a pesar de todo el mundo es capaz de hablar de ella como verdaderos expertos, ahora, ante un problema de esta gravedad, todos callen.

 

Hasta ahora, los docentes hemos acatado siempre con disposición y la profesionalidad que corresponde a nuestra labor educativa, las continuas órdenes y contra órdenes, rectificaciones y nuevos protocolos que, cada cierto tiempo, ha ido sacando la Consejería de educación. Hemos tenido en cuenta las excepcionales circunstancias que vivimos –con un consejero nombrado y dos consejeras desde el inicio de la pandemia– ­ pero lo que no es de recibo es que se haga responsable a los directivos de los centros de las consecuencias que se derive de esta situación.

 

Ante esto, considero que es necesario un par de precisiones a las declaraciones de la consejera Armas quien anunció que “existe un protocolo elaborado por expertos con medidas de prevención y organización adaptadas a cada etapa educativa y que abarcan las múltiples circunstancias relacionadas con la COVID-19 que pueden darse en el aula o fuera de ella”.

 

El protocolo que menciona ha sufrido numerosas rectificaciones y variaciones a lo largo de los meses, está plagado de imprecisiones y desatinos difícilmente aplicables al contexto escolar existente en Canarias.

 

La consejera Armas señala además que, “cada centro cuenta con su propio plan de contingencia y con un responsable COVID para posibilitar la detección precoz de casos y la gestión adecuada de esto”. Lo que no dice es que no se ha ordenado a ningún especialista para que dé una formación al responsable del COVID en el centro, que luego debería formar al resto de profesores. A esta altura, aún no ha hay responsables sanitarios que formen a los responsables del covid en el centro.

 

Señala además la consejera que “ya que se han puesto en marcha una batería de medidas respaldadas por especialistas cuyo cumplimiento será supervisado por el profesorado”.

 

Las medidas a las que alude no son tales, son consideraciones, muchas confusas e irrealizables, como, por ejemplo, guardar un metro y medio de distancia entre las mesas del alumnado. Para esto sería necesario que se redujese r las ratios de alumnos que siguen igual que antes de la pandemia, habilitar espacios nuevos, contratar a profesorado o designar un enfermero o enfermera por cada Centro.

 

Nada de esto se ha hecho, ni se pueden cumplir las medias aconsejadas de seguridad porque no existen las condiciones materiales existentes, de abastecimiento de productos, de espacio físicos, de profesionales, de técnicos… Aún así, la consejera de educación continua en sus declaraciones “Los centros educativos no son menos seguros que cualquier otro espacio soci l”. Ojalá sea así y no tengamos que lamentar tanta descoordinación.

 

Por ahora, lo único claro es que ha dejado la responsabilidad de lo que suceda a los directores y directoras de los centros educativos, quienes andan desbordados y extenuados, trabajando mañana, tarde y fines de semanas para mejorar el plan de contingencia y seguridad en los Centros Educativos, sin condiciones materiales y tratando de encajar los numerosos protocolos de actuación que la consejería ha decidido desde las alturas políticas.

 

Hay que bajar al ruedo educativo, visitar los centros, enviar técnicos, reunirse con el profesorado y, sobre todo, destinar los medios económicos y materiales necesarios para salvaguardar la seguridad de toda la comunidad educativa.

 

La Consejería de educación no puede desentenderse y lavarse las manos con un protocolo de actuación ni dejar en manos de cada centro las medidas de actuación y responsabilidad de la salud de todos.

 

Estaría bien que por una vez el gobierno de Canarias le diese tanta importancia a la educación como se le ha dado la temporada turística en Canarias, que finalmente no se ha salvado. En cuanto a la educación, si no se invierte en ella y se toman las medidas oportunas, no habrá forma de recuperarla.

 

Nieves Rodríguez Rivera es profesora y escritora.

 

Enviar Comentario

X