23/06/2020 - 09:14

Del riesgo de desvirtuar la política

Ángel Rivero

Ángel Rivero

A lo largo del último año hemos sido testigos de cómo el afán de algunos por conseguir sus cuotas de Poder ha hecho que su táctica, su estrategia para lograr su objetivo, haya consistido en algo tan simple ( y a la vez tan peligroso) como desvirtuar la Política...

 

Hablo de la Política con mayúsculas, del quehacer ordenado al bien común, de la ciencia política, que no es sino una rama de las ciencias sociales que se ocupa de la actividad en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Dicho de otra manera, el ejercicio de la Política debe basarse en el diálogo entre ciudadanos y entre los líderes elegidos como sus representantes para buscar el mayor beneficio posible para el común de la ciudadanía...

 

Sin embargo, algunos líderes ( y, desgraciadamente, buena parte de sus cargos orgánicos) parecen haber "olvidado" este principio y solo buscan el desgaste del contrario, aunque sea yendo en contra del bien común con tal de llegar al Poder...

 

Para ello no dudan en recurrir al engaño, al bulo continuo y permanente, a MENTIR a la ciudadanía, a tergiversar datos y realidades a sabiendas de ello. ¿Nos merecemos realmente estos líderes?...

 

Suelen ir de "patriotas" (un concepto más que anticuado, por cierto) e intentar demostrarlo enarbolando banderas, luciéndolas en pulseritas, o aún más ridículo: en las mascarillas que la crisis del covid-19 nos obliga a llevar. Piensan ( o quieren hacernos creer) que el patriotismo consiste en eso. Es como cuando, en tiempos del dictador genocida, a pesar de las miserias y privaciones que sufría el Estado Español se insistía permanentemente en la "superioridad" del español, en que no había lugar donde se pudiera vivir mejor y en gritar ¡Viva España! todo el rato (además estaban un sin fin de canciones adoctrinando de ello)...

 

A lo mejor, el "patriotismo" (que repito que me parece algo "trasnochado") se demuestra más solucionando los problemas de los ciudadanos, apoyando al que lo necesita, distribuyendo la riqueza para erradicar la miseria, logrando ayuda exterior cuando tenemos problemas, creando una mejor convivencia entre todos los diferentes pueblos y nacionalidades que conforman el Estado. Es decir: haciendo auténtica Política...

 

No es buen político ( y mucho menos puede tacharse a sí mismo de "patriota") quien con tal de sacar rédito político se alía con quienes quieren ponernos las cosas difíciles desde Europa. No es buen político ni patriota quien recurre a bulos y miente, no solo a sus propios votantes, sino al pueblo en su totalidad. No es político ni patriota quien se niega a hacer Pactos de Estado para mejorar el futuro de los ciudadanos...

 

No es político ni patriota quien vota en contra de Normas y Leyes que pueden redundar en beneficio del pueblo sin siquiera valorarlas u ofrecer alternativa de ningún tipo. No lo es tampoco quien ni siquiera es capaz de respetar un triste minuto de silencio o de asistir a homenajes de víctimas...

 

Pero el mayor problema derivado de esta desvirtuación de la Política no está solo en el mal ejemplo que estos elementos perniciosos y nocivos para la convivencia nos dispensan. Está el peligro real de que crean distanciamiento de la ciudadanía hacia la Política. Algo siempre buscado por este tipo de fuerzas que basan su Poder en ello: no hay nada mejor para gobernar sin problemas que un pueblo alejado de todo pensamiento político. Nada más triste que un ciudadano afirmando que no cree en la Política y que considera que "todos los políticos son iguales". Ese es el primer objetivo para lograr un Poder dictatorial...

 

Luego está el riesgo, el peligro real que supone la manipulación de sus seguidores bombardeados por bulos en prensa amarillenta y en redes sociales. Generalmente personas de bajo nivel y fácilmente radicalizables, pero también personas de alto poder adquisitivo a los que se inocula la idea de que se les "van a arrancar sus privilegios". No hay más que ver las barbaridades vistas en los últimos meses...

 

Desvirtuar el noble arte de la Política entraña muchos riesgos, y la principal perjudicada puede ser la Democracia. En nombre de ella, de la Justicia y del bien de la sociedad tenemos que poner remedio a ello...

 

 Ángel Rivero García es ciudadano de Telde.

 

Comentarios

  • Concha Báez
    26/06/2020 - 14:21

    Es que si le enseñas, pongamos, un televisor y ellos dicen, porque se lo repiten diariamente sus "lideres" que es una gallina, como coño vas a seguir intentando hacerles ver, palpar y vivir la realidad. Es imposible. Con una piedra tendrás mejor resultado, hablando con ella, na más.

    1
    0
  • Ray Moreno
    23/06/2020 - 15:38

    "El engaño, el bulo constante y permanente, mentir a la ciudadanía, tergiversar datos y realidades a sabiendas de ello". No puedo imaginar una mejor descripción de lo que ha sido la gestión del actual gobierno. Eso si que es pensar en el bien común.

    3
    3

Enviar Comentario

X