12/11/2019 - 11:03

Todos somos Iglesia

Esteban G. Santana

Esteban G. Santana

Las  elecciones generales han "ensombrecido" un día tan importante como el que celebramos los católicos el 10 de noviembre, el "Día de la Iglesia diocesana". El lema de este año es muy bonito y real: «Sin ti no hay presente. Contigo hay futuro», un lema que viene al pelo en los tiempos que corren, donde los cristianos nos hemos convertido más en consumidores de sacramentos que en cristianos comprometidos con su Iglesia.

 

El secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia nos invita a colaborar, no solo hoy,  con nuestra parroquia aportando lo que tenemos: nuestro tiempo, nuestras cualidades, nuestra colaboración económica y nuestra oración.

 

Porque muchos nos acordamos de la Iglesia para los bautizos, primeras comuniones, bodas y funerales, de resto nos importa muy poco. Y me refiero a los que se confiesan públicamente católicos y son de misas semanal, no a los que no quieren saber nada de la Iglesia. Ni nosotros mismos nos molestamos en conocer lo que hace la Iglesia día a día, que no solo son celebraciones litúrgicas sino su labor social. Una Iglesia que a pesar de sus "pecados" que son muchos y reconocidos por la propia Iglesia, continúa viva y eso no es por casualidad. Porque la Iglesia es algo más, tiene algo más que es la fe por la que muchos cristianos tratamos de trabajar y aportar lo que podemos, cada uno desde nuestras posibilidades.


La Iglesia somos todos y hay mucha gente que se siente Iglesia y por ello colabora con ella por "sostenerla" y porque sus proyectos se puedan mantener día a día. Uno de esos proyectos los tenemos en un humilde barrio de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, Radio Tamaraceite, un proyecto diocesano de radio en el que intervienen más de cuarenta profesionales de distintos ámbitos que donan su tiempo y su talento para colaborar de manera desinteresada con este medio de comunicación que se sostiene solo con la aportación voluntaria de muchas personas de buena voluntad. Y gracias a ellos llegan las celebraciones litúrgicas, programas de salud, educación, culturales, sociales e informativos a muchos rincones, sobre todo a los enfermos cuyo único lazo con el exterior son las ondas de la radio.


Proyectos como Radio Tamaraceite hay muchísimos en nuestras parroquias y en nuestra diócesis, porque de lo que se trata es de hacer Juntos una parroquia viva, comprometida, apasionada. Pasión como la que tienen los cientos de voluntarios de Cáritas que semana a semana están junto a los más desfavorecidos tratando de cubrir sus necesidades más primarias. La Iglesia no son cuatro paredes que se abren a las 6 de la tarde y se cierran a las 8 después de la misa. La Iglesia no es de los curas, ni del Obispo ni del Papa. La Iglesia es de todos los católicos que nos confesamos así y no nos hemos parado a pensar en qué puedo yo ayudar y colaborar. Y no son solo labores sociales y asistenciales sino visitar a enfermos, llevar las cuentas de la parroquia, hacer arreglos eléctricos o de albañilería, dar clases de refuerzo, dar catequesis, etc.


Por ello la Iglesia nos pide colaborar y poner al servicio de los demás en nuestra parroquia no solo lo que tenemos, también lo que sabemos, lo que somos. Pues en toda familia hay necesidades, y la parroquia es una gran familia de familias que siempre necesita de nuestra ayuda.

 

Esteban Gabriel Santana Cabrera es maestro.

 

Enviar Comentario

X