09/11/2019 - 12:30

A pesar de todo, volver a votar

Vicente Llorca

Vicente Llorca

Claro que hay razones más que sobradas para proclamar a voz en grito: ¡Que les den! Los tambores de la desafección con la política que hacen los que están en la primera línea llevan sonando desde hace bastante y ni así han hecho el más mínimo gesto de enmienda. Aunque el tronar vaya in crescendo se empecinan en los modos y maneras que acentúan el divorcio.

 

Para muestra el debate electoral del pasado lunes. Ni una sola autocrítica, ni un solo amago que invitase al diálogo. Solo soliloquios y ejercicios de escapismo. No se escuchaban. No se contestaban. No debatieron. Tanto tiempo clamando para institucionalizar los debates electorales y ha sido tan perverso el uso que han hecho de ellos que han terminado asesinando el formato.

 

«Lo haremos porque somos garantes de la democracia y nos guía el ánimo de acabar con tanto despropósito»

 

Resultado, más descreimiento y desconfianza en los partidos, en la medida en que no satisfacen las expectativas legítimas de la ciudadanía. Sin embargo, pese a que el escepticismo se ha instalado en amplísimos sectores, en tanto en cuanto se suman derrumbes de proyectos ilusionantes, el sistema no está en cuestión, lo cuestionado es la política existente y los que la hacen, de ahí que esta sea, después del paro, la principal preocupación de los españoles, según el barómetro del CIS del mes de septiembre.

 

Y en el suma y sigue del mal hacer han terminado por convertir la fiesta de la democracia, las elecciones, en un duelo al que se acude para acompañar.

 

Aún así, hay que acudir porque solo los ciudadanos somos garantes de la riqueza de la democracia y nos guía el ánimo de poner fin a tanto despropósito. Lo haremos por nosotros, no por ellos, líderes del tres al cuarto, petulantes e indolentes, incapaces de reconocer su fracaso y enrocados en el bloqueo que podría, ahí es nada, llevarnos a otras elecciones. ¡Cuánta insensatez! ¿Acaso son incapaces de comprender que las algaradas que se suceden por un sinfín de puntos del planeta son consecuencia de la creciente desconfianza con los rectores públicos? Josep Fontana en su libro Capitalismo y democracia deja claro que históricamente la mayoría de las revueltas se desbocan por circunstancias muy concretas, no por la fuerza de las ideas, como algunos románticos pudieran creer. Aprendan la lección.

 

A pesar de todo, nuestra es la palabra. Y dolientes, cabreados, hastiados, decepcionados, hay que seguir haciendo uso de ella para que no se la apropien. Seguir votando para que se nos oiga, porque, a propósito de los silencios escuchados en el debate electoral del lunes, conviene no olvidar lo que decía André Malroux: «He visto a las democracias intervenir contra casi todo, salvo contra los fascismos». ¡Que no se repita!

 

Vicente Llorca es director adjunto de Canarias7. Artículo publicado en ese diario.

 

Comentarios

  • A. LEÓN
    17/11/2019 - 12:23

    El PP de Casado obtuvo el segundo peor resultado (89), a 31 del PSOE. Siguen mirándose el ombligo, dispuestos a unas nuevas elecciones ya que desde el minuto uno han dicho que no van a facilitar la formación del Gobierno del PSOE. El problema para Casado es si 'a la tercera va la vencida' y no llega a los 100 diputados. MUY A SU PESAR... habrá un Gobierno para España y los españoles. ¡Que se jodan

    9
    0

Enviar Comentario

X