22/09/2019 - 09:50

¡A seguir remando!

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores-as les deseo buena salud ya que sin ella poco podemos hacer en la vida cuando existe un vacío existencial en la gente con falta de la verdadera felicidad. Los expertos afirman que, debido a ello, el suicidio es hoy superior a los accidentes de tráfico, y que una cantidad considerable de ellos se ocultan. 

 

Veo que hoy el Miedo asfixia y que la Fe y la Esperanza se hacen añicos necesitando con urgencia ser restauradas, pues se ha perdido la confianza en las instituciones, en las personas y en el mismo futuro.

 

Ciertamente que la fe en el Maestro de los maestros, Jesús de Nazaret, nos ofrece la salud que cura y da vida. Leamos despacio a Mateo en su cap. 9,36 donde nos dice que, “Al ver Jesús a las muchedumbres, se compadecía de ellas porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor”. Incluso sabemos que una mirada suya servía para la conversión como fue el caso de Zaqueo, que nos describe el evangelista Lucas en su cap. 19,1-19 donde nos dice que “Jesús miró para Zaqueo” con mirada de cariño, de acogida, de preocupación, y de comprensión.

 

Amigos-as lectores, les pido que recen por los políticos para que sean servidores del pueblo y no de sus ideas y que las próximas elecciones nos den servidores del Bien común sabiendo que a nosotros nos toca seguir remando para llegar a puerto seguro. ¡Cómo recuerdo todavía aquella vez cuando, en la presa de Ayagaures, durante la fiesta del Niño Dios, se hacía una regata donde Policarpo Delgado y yo íbamos los primeros, pero que, estando muy cerca de meta, tuvimos la mala suerte que se nos partió un remo, accidente que nos hizo perder el 1º premio. De ello sabe mucho el amigo Juan Carlos, el gran amigo que hace más de 30 años cayó en una luchada canaria quedando inmóvil desde entonces, pero manteniendo firme su fe en el Dios que le quiere. 

 

 Amigos, acabo pidiéndoles que abramos bien el ojo para que no se rompan los Remos de la Fe y de la Esperanza en nuestra vida ayudados por el gran Arcángel S. Miguel cuyas fiestas están ya en marcha en el pueblo de Valsequillo.

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X