17/02/2019 - 12:29

Sufre, felón

Cristóbal D. Peñate

Cristóbal D. Peñate

La ofensa propinada por Pedro Sánchez a Mariano Rajoy en aquel debate electoral televisivo en el que el entonces candidato socialista llamó indecente al presidente popular ha quedado en una anécdota ante los 19 insultos propinados en un minuto por Pablo Casado al actual presidente del Gobierno de España.

 

Los colaboradores de Rajoy pusieron el grito en el cielo cuando acabó su debate con Sánchez por decirle que "no era una persona decente", pero me hubiera gustado conocer la reacción de su entorno ahora ante la ristra de descalificativos pronunciados por el actual líder de la oposición.

 

Son muchos los insultos emitidos por Casado. Sería muy prolijo enumerarlos uno a uno, pero quizá los que más han trascendido son el de felón y traidor, que significan prácticamente lo mismo, aunque con el primero ha corrido más tinta porque no es de uso común. Se usaba más en la época de Cervantes, pero ahora nadie lo utiliza, a no ser que se sea tan cursi como Pablo Casado.

 

No es la primera vez que un político destacado de la oposición llama traidor al presidente del Gobierno de España, aunque el caso actual llama más la atención porque traidor o felón fueron solo dos de los 19 insultos proclamados solemnemente por el sucesor de Rajoy al frente del PP.

 

En plena transición democrática, en marzo de 1977, hace la friolera de 42 años, el líder ultraderechista de entonces y presidente de Fuerza Nueva, Blas Piñar, llamó traidor al entonces presidente del Gobierno de España, Adolfo Suárez. Curiosamente, más de cuatro décadas después, el presidente del partido al que pertenece ahora el hijo de Adolfo Suárez vuelve a llamar traidor, entre otros 18 insultos, al ahora presidente del Gobierno de España.

 

Casado empleó su invectiva contra Sánchez para calentar el ambiente de la manifestación que se celebró el domingo, en la que los tres partidos convocantes de derecha (la liberal, la conservadora y la ultra) afirmaron que era para reivindicar la unidad de España ante la felonía de Sánchez con Cataluña, aunque en realidad se hacía para echarlo del Gobierno.

 

La derecha llama también okupa a Sánchez por gobernar sin que el PSOE ganara las elecciones. Es lo mismo que le ocurre al presidente de la Junta de Andalucía, pero como en este caso es del PP, que tiene un pacto con Ciudadanos y Vox, los convocantes han emulado a Harpo Marx.

 

La derecha quiere unir a España a la fuerza, con imposiciones y no con diálogo, quizá porque está más preocupada por por su finca que por los españoles. No se puede unir a un país si unos no cuentan con los otros y los orillan por su forma de pensar. Es una meta imposible. A no ser que los que hablan de unidad quieran liquidar a la otra mitad de España.

 

La historia de Piñar y Suárez la han repetido ahora otros protagonistas: Casado y Sánchez. Todos sabemos como acabó la historia: Piñar se quedó solo y Suárez ha pasado a los anales de la vida pública española.

 

Cristóbal D. Peñate es periodista.

 

Comentarios

  • Fracasados
    18/02/2019 - 13:22

    Muchos peores son los insultos que la extrema izquierda y la ultra izquierda lanzaron contra el presidente Rajoy y las difamaciones y mentiras que hoy lanzan sobre todos aquellos que no estan en sintonia con el fracasado pensamiento socialista y comunista, cada carro que aguante su carga.

    1
    0

Enviar Comentario

X