20/05/2018 - 10:02

¡Viva el Espíritu!

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos, este domingo 20 de mayo los cristianos celebramos la fiesta de Pentecostés, del Espíritu Santo como nos dice Juan en el cap. 20,23.

 

Puedo decir que en mi vida sacerdotal he encontrado a mucha gente, especialmente enfermos, que rezaban con mucha fe al Santo Paráclito. De verdad que no me olvido de mi compañero de curso Pepe Alemán, fallecido hace años, con quien yo “ligaba” muy bien, notando que el hombre, cuando me acompañaba a visitar la cárcel de Lanzarote, tenía un arte extraordinario para hacerles reír inyectándoles con alegría el mensaje de Jesús.

 

Amigos, puedo contar que en mi vida he visto también a gente muy llena del Espíritu Santo, pero también me he tropezado, dentro de la misma Iglesia, con gente fanática y morrúa, que sabía mucho para vencer, pero no para convencer.

 

Ciertamente que no olvidaré aquellos buenos años que pasé en el Templo Ecuménico donde conocí a personas carismáticas entre las que estaba la gran pastora sueca Barbro Wallin, la gran mujer que un día me preguntó a quemarropa: “Paco, ¿tú has recibido ya el Bautismo en el Espíritu?”

 

Amigos-as, les invito a leer despacio el Evangelio de S. Juan 20 para que saboreen lo que él nos dice sobre el Espíritu Santo. No olviden de meditar despacio el precioso himno del siglo 9º, Veni Creator Spiritus, Ven Espíritu Santo, ya que el Paráclito es el abogado de lo imposible, el Mediador, el Consolador y el gran Ingeniero de la Santa Trinidad que sabe llenarnos con sus 7 dones: Sabiduría, Ciencia, Consejo, Piedad, Fortaleza, Entendimiento y Temor de Dios.

 

Como el próximo día 24 de mayo es fiesta de María Auxiliadora pidamos a ella que nos eche una mano mientras los antiguos alumnos-as le seguimos cantando: “Es María Auxiliadora dulce faro en la mar, es la luz de mi alma desde que yo supe amar…”

 

Amigos, les dejo lo que hace tiempo me envió, desde Amazonas- Brasil, el obispo Pedro Casaldáliga que ya con 91 años me decía lleno del Espíritu: “Querido Paco….cada día noto más que faltan misioneros de frontera. Yo estoy con mi Parkinson, que no lo es todo, pero que está metido en todo. Salúdame a esas amistades solidarias de Canarias… y tú recibe un fuerte abrazo de este viejo compañero de “Caminada al acecho del Reino”.

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X