29/04/2018 - 09:33

Justicia poética

Nieves Rodríguez

Nieves Rodríguez

El pasado 23 de abril, día internacional de la celebración del libro, se supo a través de los distintos Medios Informativos de la citación judicial a Miguel Ángel Rodríguez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas y acaudalado empresario de las islas. M.A Ramírez, acusado de rebeldía por el juez por no haberse presentado ante los juzgados el pasado jueves, no acudió a la cita sino que en su lugar decidió retrasar su llegada desde Miami, despreciando una vez más vez a la misma judicatura.

 

A quienes hemos seguidos sus pasos, y conocemos su línea de actuación, conducente al escapismo y a la evasión de responsabilidades, no nos cogió por sorpresa. No obstante hay todavía algunos medios que se sorprenden de que el mismo empresario, que abandonó a su equipo en las peores horas de su derrota y descenso a primera, no evadiera a la vez la acción de la justicia.

 

M.A Ramírez, destacado por el trato de favor recibido por altos cargos de la política nacional y local, y por los medios de comunicación -atados de pies y manos por intereses espurios-, ha llegado a creerse no sólo fuera de la ley sino un dios intocable al que nadie puede derribar. Conocido por los continuos incumplimientos laborales con sus trabajadores y las diversas demandas que acumula, se enfrenta ahora a una acusación por fraude a la Seguridad Social. Ramírez, que lleva desde diciembre sin pagar a sus empleados (limpiadoras, guardias de seguridad...) se ríe de todos y todo. Lo mismo desbanca a su empresa y se declara insolvente, que deja sin pagar a Hacienda, o se hace presidente de la U.D Las Palmas.

 

Sabe que le deben muchos favores y silencios; por eso, mágicamente todas sus sentencias acaban prescritas o duermen en el cajón de los justos hasta que acaba milagrosamente archivadas. No, no se atreva usted a llamarlo corrupto o mafioso, porque a buen seguro perderá la demanda. Como buen empresario, siempre ha sabido rodearse de excelentes abogados que harán todo lo posible por que eluda la acción de la justicia.

 

Fue precisamente este lunes, Día del Libro, cuando supimos de la orden de busca y captura al presidente, quien se había jactado en los medios públicos de nunca leer un libro.

 

¡Para que no digan que no existe justicia poética!

 

Nieves Rodríguez Rivera es profesora de Lengua y Literatura.

 

Enviar Comentario

X