23/12/2012 - 08:36

Derecho Universal a la Salud, también desde Telde

Ricardo Redondas

Ricardo Redondas
Hace unos días, el Tribunal Constitucional avalaba la atención sanitaria a los inmigrantes en situación administrativa irregular. Es cierto que hay que esperar a la sentencia definitiva y que por el momento es una medida que afecta sólo al País Vasco, pero el Constitucional ya aclara la “conveniencia de evitar riesgos para el conjunto de la sociedad”, y la importancia de mantener el derecho a la salud y a la integridad física de las personas, y que ello no puede verse desvirtuado “por la mera consideración de un eventual ahorro económico”. En definitiva, el derecho a la salud por encima de los recortes.
 
La Organización Mundial de la Salud consagró el derecho a la salud universal en 1946 y nuestro país firmó en 1966 el Pacto Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales que reconoce el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental (art. 12), de forma universal y sin discriminación alguna.
 
Mucho se ha avanzado desde entonces, gracias al esfuerzo de la sociedad en su conjunto. En los últimos tiempos, y con la permanente excusa de la crisis económica, hemos presenciado graves y profundos cambios que afectan a la población en general y, como siempre, a los más vulnerables en particular. Son cambios que apreciamos en nuestro círculo más cercano y que también nos llegan de testimonios lejanos a través de miles de noticias en los medios.
 
En nuestro municipio, vecinos de Telde se han encontrado con la desagradable sorpresa de no figurar como “asegurado” en las bases de datos de la Seguridad Social, cuando hasta hace poco bastaba con ser “ciudadano/a” para recibir una atención sanitaria digna. Esto ha sido motivo de debate y preocupación en nuestra Agrupación Local, Juan Negrín. Este cambio lo debemos al Real Decreto aprobado en abril por el gobierno de Mariano Rajoy, el gobierno del Partido Popular, por el que se cambiaba la forma de acceso al sistema sanitario, pasando de un sistema basado en la convivencia (residente) a uno basado en el aseguramiento. Algunas comunidades autónomas, como el Andalucía o el País Vasco, tomaron medidas para mantener la universalidad del acceso a la salud. Otras, como Madrid y Castilla León, optaron por la absoluta indiferencia hacia los colectivos que quedaban excluidos.
 
En Canarias, la Consejería de Sanidad ha mantenido una postura interesadamente confusa y ambigua, con medidas que han sido clasificadas como insuficientes y discriminatorias por grupos sociales y ONGs como Amnistía Internacional y Médicos del Mundo. Además en Canarias, vemos como se cierran plantas hospitalarias, se clausuran servicios sin argumentación técnica, que aumentan las listas de espera y un largo etcétera de despropósitos que repercuten sobre la salud de la población.
 
A nivel nacional, constatamos como algunas comunidades autónomas insisten en un modelo de privatización que no convence ni a la población ni a los profesionales, mientras otras comunidades más progresistas, realizan planteamientos valientes y solidarios como los ya comentados.
 
En el ámbito internacional, nos preocupa como de forma global se mercantiliza el derecho a la salud y se supedita a intereses económicos privados, tendenciosos y oscurantistas, o por corrientes religiosas extremistas. El 20 de diciembre, Día Internacional de la Solidaridad Humana, nos conmocionaba la noticia del asesinato de 8 profesionales vacunadores/as contra la polio en Pakistán, motivados por extremistas talibanes. Por este motivo, La Organización Mundial de la Salud y UNICEF han suspendido las campañas de vacunación frente a la polio en todo el país, afectando a millones de niñas y niños.
 
Desde La Agrupación Socialista Juan Negrín, lamentamos y condenamos la muerte de los profesionales, hombres y mujeres, una de ellas de 14 años, que trabajaban salvando vidas y evitando la polio entre la infancia de este país, víctimas inocentes de la pobreza y el fanatismo.
 
Sucesos reprobables como éste nos sacuden en lo más profundo y nos recuerdan que el Derecho Universal a la Salud debe ser un principio fundamental en la construcción de nuestra sociedad en Telde, Canarias y el mundo entero. La dramática situación que sufren algunos países en cuestiones básicas como el acceso a vacunación infantil, nos recuerdan que el Derecho Universal a la Salud es una conquista social que debe ser valorada en su medida y defendida desde todos los ámbitos, también desde Telde.
 
Ricardo Redondas Marrero es médico y Secretario de Bienestar Social y Sostenibilidad del PSC-PSOE en Telde.
 
X