19/03/2010 - 15:38

¿Es necesario tanto morbo en el "caso kárate"?

Marisol Ayala

Marisol Ayala
¿Es necesario tanto morbo?, ¿es necesario tanto dato escabroso?, ¿es necesario desayunarnos diariamente con la parte mas miserable del ser humano?. El caso del “gimnasio del terror” de Playa Vargas, ese que gerencia desde hace mas de 20 años un karateca de élite, campeón de Europa, y que muy bien pudo serlo también de otras cosas menos gloriosas, tiene noqueada a la sociedad porque el asunto ha trascendido, como no podía ser menos.
 
Sé que el morbo vende; que a muchos les gusta conocer los entresijos del caso, escucharlo, disfrutarlo y dar rienda suelta a la imaginación. Somos así y los medios lo saben pero sinceramente, no recuerdo haber visto jamás en medio de comunicación alguno tanto lujo de detalles en un suceso en el que presuntamente, se ha cometido abusos a menores con violaciones y variedad de actos sexuales de adultos con chicos.

Me pregunto que le aporta a la sociedad conocer, por ejemplo, que en esa locura de sexo y depravación los alumnos del maestro Torres Baena masturbaban animales y que un bebé de 4 años fue violado, presuntamente, por el jefe de la banda/secta. No lo entiendo. Respetando, que no compartiendo, la filtración de datos del sumario que se están publicando por entrega y que dañan la sensibilidad de los ciudadanos, creo que muchos han superado el límite de la cordura, de la sensatez. Años haciendo información de sucesos, tribunales o lo que en esta profesión llamamos “calle” y jamás había visto las atrocidades, escritas, escuchadas y vistas, que he observado estos días. Sinceramente. Y algo he visto, como supondrán.

Lo cierto es que no se a quien culpar porque culpa no tiene nadie y en todo caso, quienes si filtran datos escabrosos de los sumarios y quienes dan altavoz a episodio horrendos que están en proceso de instrucción y que, teniendo en cuenta que hablamos de menores, de sexo y algo de droga, debía ser tratado con un poco de respeto. Yo creía, ingenua, que había límites a la hora de informar sobre sucesos de este calibre pero, claro, cuándo se han mencionado nombres e iniciales y edad de afectados, la mayoría, no lo olviden, menores de edad, me he bajado del guindo. Estaba equivocada. Nadie quiere quedar en la orilla; si tú te tiras a la piscina, yo también me tiraré y nadaré más lejos.
 
Marisol Ayala es periodista. Blog personal.
 
X