22/07/2008 - 20:09

El potrero más cochambroso y humillante de la isla

Manuel Ramón Santana Pérez

Manuel Ramón Santana Pérez
El depósito municipal de vehículos de Telde es una vieja caseta, situada en la Estación de Guaguas, en la que desempeñan su jornada laboral dos empleadas municipales, en condiciones indignas e infrahumanas, al carecer de los servicios mínimos imprescindibles, (estoy por pensar que es una actividad clasificada ilegal, por no tener licencia municipal de apertura).

Las empleadas municipales contratadas, llevan años trabajando en esas pésimas condiciones, sin que nadie haya sido capaz de reubicarlas, o dotar a la caseta de servicios básicos de los que adolece, ya que carece, de baños, de agua, de teléfono, con la que ello conlleva de incomodidad y desmotivación, para quienes realizan su trabajo en esas penosas condiciones, sobre todo en estas fechas veraniegas, cuando el calor aprieta, que convierte el zulo municipal en un horno.

Los conductores que acuden a retirar sus vehículos al potrero no dan crédito cuando observan la dantesca y patética imagen del Depósito Municipal de Vehículos, compadeciéndose en muchos casos de las trabajadoras, aunque también muchos se indignan, por no tener la posibilidad de pagar la "dolorosa" con tarjeta bancaria, ya que no todo el mundo lleva en el bolsillo, 67 euros, que es lo que hay que pagar para sacar el coche del cochambroso potrero.

Un problema añadido es la inseguridad de las empleadas municipales, en su caseta, ya que manejan miles de euros, sin las más mínimas garantías, ni para su integridad física ni para el dinero. De hecho, cuando se olvidan las llaves, abren la puerta de la vieja caseta, con la llave de una de lata de sardinas.
A las empleadas le cabe la fortuna de tener relativamente cerca una cafetería, no para tomar café, sino donde acudir para hacer sus necesidades fisiológicas, al no haber baños en el zulo municipal, pero ello conlleva a veces, un cabreo monumental de los conductores, que tienen que esperar el regreso de la empleada para poder pagar y sacar el coche del depósito municipal.

Hay otros peligros añadidos que ya lo han sufrido las empleadas municipales por los fuertes calores en su caseta de obra, como el de incendio, porque por supuesto no hay extintores, ni salidas de emergencia. Hace dos años, ardió un ordenador, (la temperatura en el interior de la caseta es de unos 40 grados) y tuvo que ser sofocado con botellas de agua de la cafetería, y garrafas de agua de radiador, que tenia la empleada en su coche, al carecer el Deposito Municipal de Vehículos, de extintores.

Esta vieja agonía se prolonga en el tiempo, ya que nadie ha querido denunciar esta auténtica alarma social, silenciada también por la oposición, al ser ellos los auténticos culpables, por haberlo creado y trasladado el problema en herencia, al nuevo gobierno.

Es incomprensible que un negocio lucrativo que genera miles de euros diarios se preste a los usuarios en tan lamentable estado, dando una dantesca imagen, por no decir, de los sueldos irrisorios que perciben las empleadas, que trabajan de lunes a domingos, en guardias permanente de 24 horas, siempre operativas, sin vacaciones, sin pagas extras, sin que se les abone ni reconozcan horas extraordinarias, y usando sus vehículos particulares, para traslados a los depósitos de El Goro y el Aeropuerto, cuando son requeridas, a cualquier hora del día o de la noche, al igual fuera del horario al público en su cuartel general, el cochambroso potrero, en la Estación de Guaguas, en un claro agravio comparativo con otras trabajadoras municipales, también de Urvitel, que perciben mas del doble de sueldo, con todos sus beneficios, horas extraordinarias, vacaciones, etc., y jornada laboral de mañana, de lunes a viernes.

Lo dicho, el potrero en Telde, va a menos...

Manuel Ramón Santana Pérez ha sido fundador y director de medios de comunicación social en Gran Canaria. En la actualidad es coordinador del programa Antena Abierta de Radio Faycán, estudiante universitario y ejerce como escolta habilitado por el Ministerio del Interior.
 
X