03/09/2008 - 20:18

La Traída del Agua, de Telde a Teror

Juan Peñate Suárez

Juan Peñate Suárez

Ha sido una atención, deferencia esperada, el detalle del M.I. Ayuntamiento de Telde, en particular de la Concejalía de Festejos, el elegir a “La Traída del Agua” para presentar esta ofrenda sureña a la Patrona de Gran Canaria, Nuestra Señora del Pino. La vida, la historia, me dio la oportunidad, modestamente se lo agradezco, de ver nacer, no recuperar ni restaurar, esta celebración en el marco campero de las Fiestas de Las Nieves, en mi barrio natal del Lomo Magullo. Por eso la quiero y me identifico con ella. Me alegro con sus éxitos y me preocupo en sus frustraciones, que de todo ha tenido en sus cuatro décadas de andadura.

Fue el tres de agosto de 1968, a las seis horas de una tarde veraniega cuando estalló el primer cohete, anunciador, secundado por los solemnes repiques de las campanas, de que “La Traída del Agua” iba a empezar. Varios de los rostros infantiles y jóvenes de entonces, en la actualidad más maduros, coincidiremos en una fiesta septembrina, con itinerario distinto y en un ambiente mariano del que es similar el teldense del pago de referencia.

El agua del Lomo Magullo, en “tallas de barro”, de Telde a Teror. No para implorar la lluvia, rociando las paredes del sencillo santuario de la Señora blanca como la nieve, sino para mojar las basilicales que acogen a la “madrita”, morenita como el pino. María, una mujer del Evangelio, se hace presente en ambos lugares. No habrá que cambiar el repertorio. Las canciones de Lomo Magullo encajan bien en Teror:

Por la calle de la Virgen
mi novia va muy compuesta
a “La Traída del Agua”
con su talla a la cabeza

La historia es así. Aprendamos a valorar lo nuestro, lo que tenemos en casa y que hoy nos lo “han pedido prestado” para lucirlo en Teror. Nosotros, los teldenses de Lomo Magullo, nos debemos sentir honrados con ello. Cantemos en septiembre, en la Plaza del Pino, la isa que entonamos en agosto en la de las Nieves:

Yo tengo promesa madre
mientras me pueda mover
bailarle el agua a la Virgen
para que llueva otra vez

Juan Peñate Suárez es maestro jubilado.

 
X