17/04/2008 - 13:15

Chacón, Berlusconi

Luis León Barreto

Luis León Barreto
Menuda se armó el lunes con los tertulianos recriminando a Zapatero el haber aupado a tantísimas mujeres y sobre todo por haber designado titular de Defensa a una joven de 37 años, catalana y por consiguiente separatista que tuvo que gritar ¡Viva España! sin sentirlo. A la señora Chacó la recriminaron por variados motivos: por ser mujer, por estar embarazada, ser pacifista y no representar las tradiciones del ejército. Hombre, si entre las tradiciones militares incluimos el golpismo del siglo XIX y parte del siglo XX, pues está bien haberla nombrado en un momento histórico en el que participamos en misiones de paz, pertenecemos a la OTAN y además no tenemos en perspectiva declarar la guerra a Marruecos por la isla Perejil.
 
Ya se sabe que el peor enemigo de una mujer es otra mujer, y significativo fue la forma en que las propias mujeres despellejaban a la ministra catalana en las radios. Las tertulias ultramontanas echaban pestes por el gesto del presidente de equipararnos a Noruega y otros países nórdicos, donde es costumbre que haya muchas damas en los respectivos gobiernos. ¿Pero por qué a Carme Chacó se le exige saberlo todo sobre la milicia y amoldarse a las tradiciones cuando a sus predecesores varones no se les exigió lo mismo? Por ejemplo, Narcís Serra, ministro con Felipe González, ni siquiera había hecho el servicio militar, asimismo era un hombre de vocación pacifista y luego hizo una gestión bastante aceptable en ese ministerio. ¿Para ser ministro de Sanidad hay que ser médico o para serlo de agricultura hay que ser agricultor? Por cierto: parece un error haberse cargado este ministerio.
 
Claro que con todo lo ya visto y lo que se avecina, por ejemplo la convivencia de dos ministros adversarios como Solbes y Sebastián, el comienzo de la legislatura se presenta muy animado, con la polémica del trasvase o trasiego de agua desde el Ebro a Barcelona, y la irritación de valencianos, murcianos y almerienses.

Después de todo lo que ha llovido sobre su persona, con tantas sospechas ante los tribunales, Berlusconi ha salido ganador con mucha diferencia. Italia es una joyita bien envasada, el país que lo tiene todo: arte, historia, paisaje, mitología, diseño. Pero la imaginativa Italia es también una continua crisis política, un laberinto. Puede que el votante haya percibido que la experiencia de Berlusconi añade un punto de solidez en este momento de crisis económica, puede que la propuesta del centro-izquierda haya sido más evanescente, puede que este señor hasta sea capaz de enmendarse. Dentro de poco lo iremos comprobando. De momento, ha protestado porque el gobierno de España es demasiado rosa, con excesivas mujeres. Para él, las faldas están mejor en casa y en la cocina.
Luis León Barreto es periodista y escritor.
 
X