17/04/2008 - 12:16

El cavernario macho ibérico despierta

Antonio Ortega Santana

Antonio Ortega Santana
He querido aprovechar la solemne ceremonia de la apertura de la IX Legislatura, que se está celebrando en las Cortes Generales, para hacer participe de mis reflexiones a los lectores de TELDEACTUALIDAD. El nombramiento de Soraya Sáez de Santamaría, como portavoz del Grupo Parlamentario del Partido Popular, puso en evidencia que las aguas bajaban turbias en la sede de la calle Génova.

Fueron muchos y variados los adjetivos que desde diferentes sectores de la derecha, le colocaron a la Sra. Sáez, por el simple hecho de ser mujer. Me sorprendió sobremanera leer que: “el machismo todavía latente en esta sociedad de igualitarismos falsos no le perdona” expresado así, sin dar la referencia de los actores de las descalificaciones, me llevó a bucear en todos los medios, en busca de todas y cada una de las manifestaciones expresadas y descubrí la causa de la omisión de los autores.

Los Sres. Losantos y Vidal Cuadra, se despacharon a gusto con el nombramiento de la señora, entrando, si pudor alguno, en su vida privada; al otro lado del espectro político, lo más llamativo, las declaraciones de José Blanco que vino a decir “El tiempo nos dirá de su talante, lo positivo es una cara nueva y fémina”.

Ante el posicionamiento de los “preclaros” hombres que se aglutinan alrededor del P.P. nada bueno cabría de esperar, cuando José Luis Rodríguez Zapatero diese a conocer su nuevo gabinete. Dicho y hecho, al toque de trompeta, los “machos” cavernícolas salen de sus rediles, dispuestos a no dejar fémina con cabeza, sin pararse a pensar que gracias a las mismas son “machitos” con su inestimable colaboración, pues dudo muy mucho, que los “bocazas” sean fruto de fecundación invitro, pues cabría pensar que, erróneamente, el cruce no se produjo con algo humano.

Asombra que “personajes” como Antonio Burgos escriba en el decano de la prensa española, esa que presume de su hispanidad, lo siguiente. “Aceptamos Chacón como animal de compañía” o comparar los nombramientos del presidente del Gobierno con un “Batallón de Modistillas Ministeriales” y ser felicitado por sus “colegas” por el “acierto”. Por los mismos derroteros anda un nostálgico, llamado Ansón, que también hace seguidismo.

Ante tamaños despropósitos cabría preguntarse ¿los españoles creen en la democracia? ¿El hecho de ser mujer, limita la inteligencia? Pienso que por suerte para España, los porcentajes entre hombres y mujeres están a la par; pero abundando en el hecho que una mujer tome las riendas de las fuerzas armadas, supone que España con su presidente al frente apuesta por la modernidad, por la plena integración de la mujer en las decisiones políticas a tomar, y a pesar que para algunos, ya aceptado a regañadientes el nombramiento, ahora el embrazo de la Ministra, parece ser, no un feliz acontecimiento humano, sino una “secuela” para el desempeño de sus obligaciones, estarán mirando con lupa todos y cada uno de los pasos que la Sra. Chacón vaya a dar, pues su manifestado pacifismo no cae bien, en aquellos que consideran que vestir el uniforme militar y llevar una pistola al cinto, es de “machos” y con licencia para matar, sin reflexionar que no todo lo que reluce es oro, y de ello, el que les escribe puede decir mucho de su paso por la guerra de Ifni, y aquella socorrida frase: “ El campo de batalla para ustedes nosotros ya tenemos el “valor” reconocido” cuando lo cierto era que llevaban viviendo del cuento desde el golpe militar del 36.

Sí los españoles llevamos apostando por un ejercito profesionalizado, garante de los derechos de los ciudadanos, allí donde les lleven sus obligaciones internacionales, no se explica que hayan “personajes” que se rasguen las vestiduras por el nombramiento de una mujer como Ministra del Ejercito, a pesar que salvo los “Berlusconi” el mundo político recibe con admiración un Gabinete de un gobierno en el que ha primado más, la formación y la sabiduría que las “cuotas” de poder que en todo los partidos impera.

Hasta los hombres del celibato ven peligrar su hegemonía, pues las Marías de Magdala, son una espina que desearían hacer desaparecer de los Libros Sagrados. Habría que preguntar si los “Machos Ibéricos” de la derecha, han sobresalido de forma particular por sus gestiones políticas. Sólo recuerdo a uno, que como diría Cantinflas “chiquito, pero matón” nos llevó a una guerra injusta, por el simple hecho de aparecer en una fotografía, que hoy queman los ciudadanos de todo el mundo, y que duerme a pierna suelta, porque sabe que su sangre no será derramada en ningún campo de batalla, quizás en algún parquet de un paraíso fiscal.
 
Antonio Ortega Santana fue concejal del Ayuntamiento de Telde en el mandato 1983 y 1987 por el Partido Socialista Obrero Español.
 
X