16/03/2008 - 07:35

Replica al tonto útil

Manuel Fernández Sarmiento (*)

Manuel Fernández Sarmiento (*)
Manifiesta Vd. en su nueva entrega del tonto útil, y cito textualmente: “Tras el rotundo éxito obtenido con la publicación de mi anterior artículo, pues he hecho un “supuesto amigo”, que no conozco absolutamente de nada y, que gracias a él, al artículo, he ganado un “gran protagonismo desmesurado” entre aquellos que se atreven a opinar “política y personalmente” sobre mí sin conocerme de nada.”

Ya que dice usted que no me conoce de nada, discúlpeme que le haya tratado como amigo y que le haya tratado de tu, cosa que no ocurrirá en esta última réplica, que le trataré de Vd., pues no pienso seguir aumentando su “gran protagonismo desmesurado” a costa de mis réplicas a los futuros artículos con los que nos amenaza.

Y que conste que no he empleado otro medio, como es TELDEACTUALIDAD para publicar mi réplica, es que, sencillamente, como hago con todos mis artículos y comentarios, los envío simultáneamente al medio que le publicó su artículo y a este que está usted leyendo ahora, sólo que el medio que le publicó su artículo no publicó mi réplica, cosa que sí hizo TELDEACTUALIDAD.

Me ha defraudado, D. Juan Francisco, pensaba que era usted (ya que se atreve a escribir en Internet) una persona que leía, al menos, los medios locales que se encuentran en la red, esto es, el medio que le sirve de soporte a sus artículos y a los míos (al menos hasta ahora) y este que, está leyendo en este momento. Pues debe ser que no, pues suelo escribir con cierta regularidad, publicando mis artículos no sólo en los medios mencionados anteriormente, sino en otros muchos más.
Si leyera estos medios, estoy seguro que algún artículo mío habría leído, y, al menos me hubiera conocido “virtualmente”.

Lo que ya no me parece tan correcto por su parte, D. Juan Francisco, es que, sin conocerme de nada, como manifiesta en su escrito, se atreva Vd. a manifestar en el mismo lo siguiente:

“A pesar de los “desacreditadores personales a sueldo” que se escudan en el respaldo y la cobertura que les da los medios afines al régimen de turno, y digo de turno, pues dependiendo de quien toque turno, se opina de una forma, o se opina de otra, a las pruebas me remito”.

Mire D. Juan Francisco, si no me conoce de nada, ¿como es que me califica dentro de los “desacreditadores personales a sueldo”? No se percata que esa calificación le desacredita automáticamente, pues trata de desacreditador personal a sueldo a quién dice usted no conocer, además de exponerse a una querella por decir que yo he cobrado ¿De quién? por haberle hecho una crítica.

Usted si ha tratado de desacreditarme personalmente con esa declaración, y, espero, me pida disculpas por eso. Mire D. Juan Francisco, sin ir más lejos, y extraído del medio en el que usted escribe, le recuerdo que:”Uno está tan expuesto a la crítica como a la gripe”, Friedrich Dürrenmatt. Dramaturgo y escritor suizo, y yo añadiría que, sobre todo, si juega a ser político. ¿Piensa usted tratar a todo el que critique su gestión, si algún día ocupa un cargo político, de “desacreditadores personales a sueldo”?

En cuanto a sus declaraciones de “que se escudan en el respaldo y la cobertura que les da los medios afines al régimen de turno”. Es grave, sencillamente, lo suyo es grave, y si en la primera réplica le advertía que “…Hombre, Juan Francisco, aquí haces gala de un olvido, distracción, lapsus o ausencia temporal de memoria, verdaderamente preocupantes”, ahora no me deja otra alternativa que calificar sus declaraciones al menos de necedades, mentecatadas y de sandeces, pues “los medios afines al régimen de turno” son precisamente los mismos que usted utiliza, la revista donde ha escrito sus artículos y PCL Radio, donde participamos en el mismo programa, usted los lunes y yo los miércoles, pero, por si esto fuera poco, en la inauguración, no hace aún un mes, de dicho programa dirigido por D. Antonio Uche, estuvimos como invitados usted y yo solamente, y le recuerdo, por si también lo olvidó, que el programa dura dos horas.

Que lástima que se hayan acabado los carnavales, porque era para preguntarle ¿Me conoces mascarita?

¡Ah!, Ya sé que el más listo hace un borrón, pero ya puestos, permítame, (no lo puedo evitar por deformación profesional), que le corrija la frase final de su Tonto Útil 1 que dice así: “termino, señores de Nueva Canarias, muchas gracias por todo y espero que en el futuro paguen esta traición a los nacionalistas en Gran Canaria por su forma de actuar, a los hechos me remito y hay están los resultados, gracias”.

El “hay” que empleó es del verbo haber, cuando lo correcto es “ahí” (adverbio de lugar). Le regalo una regla nemotécnica para que emplee correctamente, en los artículos que le quedan por escribir, los hay, ahí y ¡ay!

Ahí hay un hombre que grita ¡ay!  De nada, es gratis, de su según usted su “desacreditador personal a sueldo”

Hoy me siento generoso y sin ánimo más que de serle útil en su futura carrera literaria, permítame decirle D. Juan Francisco, como consejo didáctico, que en la barra de herramientas del Word, precisamente en el apartado que pone “Herramientas”, si lo abre, observará que aparece entre otros el apartado Ortografía y gramática, si o pulsa, verá como le van apareciendo las faltas de ortografía, de las que no estamos libre nadie, a veces por no usar frecuentemente alguna palabra, o por nuestro particular acento canario, los gazapos, letras trastocadas e incluso, la mala construcción de las oraciones (sintaxis).

Y como no hay dos sin tres, le adjunto lo que piensa y escribe en TELDEACTUALIDAD un señor al que le juro que no se quién es (al menos no comparte conmigo programa de radio):

Comentario del artículo: A Juan Francisco Artiles: No hay peor ciego que el que no quiere ver
Artiles y su afán de protagonismo
Alexis Godoy Santana
Sábado, 15 de marzo de 2008
Tribuna Libre -14/03/2008 - Actualizada a las 07:17

Totalmente de acuerdo con el Sr. Fernández. El Sr. Artiles Carreño, después de dejar a Santiago, retornó a C.C. y al dimitir Galindo, estimó que Suárez no era la persona más adecuada para dirigir los destinos de C.C. en Telde, e inició acercamiento al P.P. con Mari Carmen Castellano, sirviendo de gancho la sala de exposiciones de la Fraternidad, como no cuajó se acercó al PSOE valiéndose de el viejo Ortega, durante algunos meses le veíamos a todas horas juntos hasta que se ofreció a presentar a algunos empresarios al grupo socialista en la oposición, y éstos salieron a estampidas de sus alrededores.
Se presentó por una lista a la que optó como si de un reclamo publicitario se tratara. Las urnas le dijeron foo, y ha vuelto a C.C. con la sana intención de ser el machito de la manada. Su afán de protagonismo le está matando políticamente.

Suerte en sus futuros comentarios, a los que le prometo no volver a criticar, entre otras cosas para no herir sus sentimientos, ya que ha demostrado ser bastante sensible, y recuerde aquel adagio, proverbio o refrán, que también le servirá para sus intervenciones en las tertulias de la radio, que decía: “Uno es dueño de sus silencios y preso de sus palabras”, así que le recomiendo tenga Vd. cuidado con lo que escribe o dice porque le puede venir una querella y sería una lástima que, para los pocos que somos los que vamos a las emisoras y escribimos que nos caiga un marrón encima.

Sinceramente, mucha suerte, y no dudo que un día de estos nos veamos en la radio, pero ¡claro!, como no me conoce, seguramente no me saludará.

(*) Manuel Fernández Sarmiento (Mafersa) es ingeniero técnico industrial.
 
X