668 años de existencia y sin Comisión de Patrimonio Histórico

Antonio María González Padrón

668 años de existencia y sin Comisión de Patrimonio Histórico
Imagen de archivo del cronista de la ciudad durante el recorrido histórico (Foto TA)

No se sorprendan, lo que sucede en Telde a veces no sucede en el resto del mundo civilizado.

 

Decía un filántropo teldense del siglo XIX que, a diferencia de Madrid, Cartagena, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Guadalajara, Valladolid y otras tantas ciudades, Telde no había sino una. A manera de chanza completaba su pensamiento, libremente expresado, diciendo: ¿quién hubiese sido tan osado como para repetir la experiencia? No estamos del todo de acuerdo con él, porque, entre otras muchas cuestiones Telde puede ser ejemplo de muchas cosas, aunque bien cierto es que no del aprecio que nuestros gobernantes tienen por su rico Patrimonio Cultural.

 

Antes y después de Fitur (la Feria Internacional de Turismo con sede en Madrid), que se celebra a finales de enero de cada año, a nuestros ediles, se les llena la boca hablando de los más de cien yacimientos arqueológicos de nuestro territorio municipal, así como del conjunto histórico-artístico que forman los barrios fundacionales de San Juan, San Francisco y los Llanos de San Gregorio. Y por no dejar atrás nada comentan la importancia de la Noria de Jinámar y de las ermitas de Pagos y Barrios periféricos, pero la realidad les hace callar cuando pedimos explicación por la casi nula, intervención en la protección y restauración de ese mismo Patrimonio Cultural.

 

No vamos a poner los socorridos ejemplos de lo que han sido capaces de hacer el Ayuntamiento de la Villa de Agüimes o la hermana ciudad de Gáldar. Si así lo hiciéramos nos dirían que la situación política de las mismas ha beneficiado a esos lugares, pero tal respuesta sería totalmente falsa, pues todo lo que ahora tienen a su favor (Cabildo de Gran Canaria) lo han tenido en su contra durante varias décadas.

 

El Cronista que escribe, recuerda cómo nació la Comisión de Defensa del Patrimonio Histórico-Artístico de la ciudad en donde, por cierto, no formamos parte, sin saber hasta el día de hoy el por qué. También las andanzas de esa Comisión penitente a lo largo de la década de finales de los ochenta, todos los noventa, y gran parte de los primeros años del presente siglo. Dimes y diretes, amarres y aflojas, confianza y desconfianza, trancas y barrancas.

 

Pero a pesar de todo ello, jamás se pensó en suprimirla. Es más, los alcaldes de entonces que presidían la primera reunión de su mandato, siempre hacían la misma promesa: ustedes son una comisión asesora e informativa, la ley no permite otra cosa pero esta alcaldía les promete que jamás se llevará a cabo un acuerdo de la Junta de Gobierno o del Pleno en contra de lo que aquí se apruebe.

 

A los miembros de la comisión entre diez y quince según el momento histórico, nos tirábamos del carro en la misma dirección. Más tarde nos enteramos de que los miembros de la comisión, políticos y representantes de los partidos cobraban por su presencia y que el resto representante de otras instituciones o simplemente expertos en diferentes materias estábamos allí de manera altruista.

 

Cuando se quiso igualar a todos y ponernos bajo nómina, muchos decidimos no aceptar tal estado, pues creíamos que se nos podía estar pagando el “acomodo” de nuestras decisiones. Pero ahora nos preguntamos ¿qué ha pasado para que el M.I. Ayuntamiento de Telde haya suprimido o no haya vuelto a nombrar una nueva Comisión de Patrimonio Histórico?

 

Realmente no lo sabemos, pero la triste realidad es que hace seis años y medio que no existe como tal y parafraseando al jefe de la Casa Real: no está ni se le espera.

 

Hace ya unos cuantos años la alcaldía en un juego malabar quitó a la Concejalía de Cultura la delegación de Patrimonio Histórico, entregándosela a Urbanismo. En su momento ya dijimos que era medida arbitraria que era como poner al zorro a cuidar a las gallinas.

 

Nos ha costado años, pero ahora lo podemos decir sin temor a errar, el Gobierno Central tiene Patrimonio Histórico integrado en el Ministerio de Cultura. El Gobierno de Canarias también sigue esa misma línea, y otro tanto hace el Cabildo de Gran Canaria. Si cogemos el mapa global de todos los municipios de España la inmensa mayoría por no decir todos y cada uno de ellos tiene, dentro de la concejalía de Cultura a Patrimonio Histórico. Ahora bien, ¿por qué esto no sucede en Telde? Créanme lo he hablado con alcaldes, concejales, asesores y nadie, absolutamente nadie me puede explicar las razones objetivas del por qué esta situación.

 

La realidad es que la ciudad más antigua del Archipiélago Canario (669 años), la segunda de la Provincia de Las Palmas y la cuarta de toda la Comunidad Autónoma de Canarias, lleva seis años y medio sin Comisión de defensa de su Patrimonio Histórico. Pero, es más, en los años ochenta, noventa del pasado siglo, teníamos una oficina de Patrimonio que llegó a poseer un personal tan cualificado como: un arquitecto, una delineante y un arqueólogo, todo ello complementado por unos obreros (carpinteros, albañiles, etc.) y una magnífica y extraordinaria escuela-taller. Todo ello dedicado a la vigilancia y control de nuestro Patrimonio, al mismo tiempo que a su proyección y lo que era más importante, su conservación.

 

En anteriores legislativas hubo un concejal del ramo que se vanagloriaba de no haberse gastado un solo euro en Patrimonio Histórico y otros que se escudaban en la crisis. ¿Hasta cuándo vamos a seguir soñando con que nuestra ciudad pueda ser igual que el resto? En 1992 recibimos la visita de una delegación del Excmo. Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, venía para, en palabras de ellos mismos aprender y copiar de Telde. Hoy La Laguna es Patrimonio de la Humanidad y nosotros no tenemos Comisión de Patrimonio.

Como dicen las Sagradas Escrituras: Quien tenga ojos que vea y quien tenga oídos que escuche. El movimiento se demuestra andando.

 

Antonio María González Padrón es licenciado en Historia del Arte, cronista oficial de Telde e Hijo Predilecto de esta ciudad.

 
X