29/11/2009 - 10:54

Pancho Guerra recala en San Fernando

José Fco. Fernández Belda

Pancho Guerra recala en San Fernando
José Fco. Fernández Belda

Con motivo de los actos programados para conmemorar los cien años del nacimiento del insigne escritor canario Pancho Guerra, el pasado sábado día 28 de noviembre, tuvo lugar en el Centro Cultural Maspalomas un entrañable acto de teatro y música conducido por Miguel Guerra García de Celis, sobrino de inolvidable autor y Presidente de la Fundación Pancho Guerra.

Un resumen de los distintos eventos relacionados con este centenario que van a celebrarse en las Islas a lo largo de este año, presentado por Miguel Guerra, puede encontrarse en la página Web http://www.youtube.com/watch?v=RrQdgVF5rKI

Aran Canarias, Asociación Sociocultural y Deportiva de Canarias, dice de este autor en su página Web, lo siguiente:

Pancho Guerra ha sido considerado por figuras como Carmen Laforet como "el Quijote canario", definición que también hizo suya el periodista Alfonso O'Shanahan. Puede parecer exagerado, pero tal comparación se ha hecho en base a la aportación costumbrista y lexicográfica que este periodista y polifacético personaje ha hecho a la cultura canaria. Autor de ´Los cuentos famosos de Pepe Monagas´ y de canciones como ´Somos costeros´ o ´Barquito velero´

Pancho Guerra destacó por ser capaz de describir la realidad canaria, y el comportamiento de los canarios desde el respeto al lenguaje cotidiano de su pueblo. Sin duda y aunque la socarronería es una característica fundamental del canario, el autor utiliza esta característica para soslayar la crítica oficial al empleo del habla canaria en la escritura.

La importancia de la obra de Pancho Guerra ha llevado a Yolanda Arencibia, catedrática de Filología Española de la ULPGC, a calificarlo como “el más alto representante de la literatura popular canaria de todos los tiempos”. Otros destacados escritores, historiadores e investigadores como Claudio de la Torre, José Pérez Vidal, Miguel Santiago, Carmen Laforet, María Dolores de la Fe, Marcial Morera o Maximiano Trapero también se han pronunciado en términos similares para referirse a la magnífica obra de Pancho Guerra. Junto a su indudable valor literario, su obra es imprescindible para conocer la isla de Gran Canaria de la primera mitad del siglo XX, al tiempo que para acercarse a los usos y costumbres de sus habitantes. El autor de ‘Los cuentos famosos de Pepe Monagas’, ‘Los entremeses de Pepe Monagas’ lo es también del ‘Léxico de Gran Canaria’, de un relevante número de comedias y de una extensa, ya actualmente insuficientemente conocida, obra periodística.

En el acto celebrado en San Fernando de Maspalomas intervino el extraordinario actor Pascual Arroyo Gajate, desplazado especialmente para este evento desde la isla de El Hierro, su lugar actual de residencia. Su peculiar interpretación de algunos cuentos protagonizados por el personaje Pepe Monagas llenó el salón de carcajadas, de aplausos y de alguna que otra lágrima de nostalgia, sobre todo en las personas con más años al evocar viejos tiempos, socarronerías y casi olvidadas expresiones típicas de los curtidos, sufridos y baqueteados “mauros” de antaño. La forma tan personal de narrar los monólogos, así como los gestos y la cadencia con que Pascual Arroyo interpreta el papel de Pepe Monagas lo hacen, en opinión de muchos, tal vez el mejor intérprete de este personaje tan singular en la obra de Pancho Guerra.

Entreverado entre cuento y cuento, entre risas y risas, actuó la Agrupación Folklórica Azaygo, desgranando canciones típicas y tradicionales de Canarias, empezando y terminando su programa con la canción “Somos costeros”, que fue coreada y acompañada de palmas por el entusiasmado y entregado público asistente. En medio se interpretaron isas, folias y seguidillas, pasando por unos “Aires de lima” de Artenara y por “El Zagalejo”, del también inolvidable Néstor Álamo.

Como no podía ser de otra forma tanto el presentador del acto, Miguel Guerra, como el actor Pascual Arroyo y la Agrupación Azaygo dedicaron su actuación a la memoria de Pancho Guerra, que Dios tenga a su lado, con un público puesto en pié entre sonoros y emotivos aplausos. Si por algo se caracterizó esta velada de sábado fue por la belleza, humanidad y bondad que destilaba. Doy muchísimas gracias a los organizadores y a los intérpretes por este inolvidable espectáculo, pero sobre todo ¡¡¡Gracias Pancho Guerra!!!

 
X