28/10/2009 - 22:29

Hermanamiento entre Azcoitia y Valsequillo: La ascendencia de Benito Pérez Galdós

Felipe Enrique Martín Santiago

Hermanamiento entre Azcoitia y Valsequillo: La ascendencia de Benito Pérez Galdós
Imagen antigua del casco de Valsequillo (Foto Fedac)
Felipe Enrique Martín Santiago
El hermanamiento entre los pueblos del mundo, en condiciones de igualdad y respeto a la diversidad ideológica, es uno de los actos más hermoso que podemos realizar. La presencia de los ascendientes del ilustre escritor canario, don Benito Pérez Galdós, es un buen argumento para buscar lazos de amistad entre los habitantes de Azcoitia (Guipúzcoa) y Valsequillo (Gran Canaria).

Las mezcla étnica es parte de la identidad de la nacionalidad canaria, siendo un claro ejemplo de ello los distintos linajes familiares que arrastraba el insigne escritor, fruto del oceano Atlántico, que une más de lo que supuestamente nos separa, con las migraciones amazigh, castellanas, portuguesas, andaluzas y vascas, que desde la conquista, con los Múxica y Siberios, hasta los Galdós de Azcoitia, que con el abuelo del novelista, don Domingo Galdós, se asentaron en Gran Canaria, en el siglo XVIII.

Contrario a la idea general, don Domingo Galdós no vino a la Isla como secretario de la Inquisición, acompañaba a su familiar, don Francisco Xavier de Isuriaga, del Consejo de Su Majestad, nombrado Oidor de la Audiencia de Canarias, cuya sede está en la co-capital de Canarias, Las Palmas de Gran Canaria. Realmente, después de unos diez años en la Isla, fue nombrado receptor o cobrador de la Inquisición, con funciones de gestión solamente. De todas formas, teniendo presente el contexto histórico y el respeto a la diversidad ideológica, antes mencionado, tenemos que priorizar en el hermanamiento entre los pueblos, no en las diferencias.

El abuelo materno de don Benito Pérez Galdós nació en Azcoitia, en la provincia de Guipúzcoa, antiguo Señorio de Vizcaya, siendo bautizado en la parroquia de Santa María la Real, según consta en el libro de bautismo iniciado en el año de 1752 y que finalizó en 1778, en el folio 112, partida número 65, recibiendo el nombre de Domingo el día 16 de junio de 1756, que había nacido el día anterior, siendo sus padres don Manuel Galdós y doña María Josefa de Alcorta. Sus abuelos paternos fueron don Manuel de Galdós y doña Michaela de Gárate. Sus abuelos maternos fueron don Thomás de Alcorta y doña María Ana de Narbiza.

Don Domingo Galdós contrajo matrimonio con doña María de la Concepción Medina y Domínguez, en la parroquia de San Agustín de Las Palmas de Gran Canaria el día 19 de octubre de 1786. su mujer era hija de Juan Antonio Medina, ausente en Indias, y de María Concepción Domínguez, naturales y vecinos de la capital de la Isla. Su hija, doña Dolores Galdós procreo diez hijos durante su matrimonio, entre ellos a don Benito Pérez Galdós.

El linaje de los Pérez del ilustre escritor estaban muy relacionados con las milicias canarias, formando parte del ejército. Don Antonio Pérez Gutiérrez, subteniente destinado en el cuartel de El colmenar, junto al pueblo de Valsequillo (Gran Canaria), naciendo el 15 de mayo de 1784 su hijo, don Estebán de Juan Evangelista Pérez, que contraerá matrimonio con doña Dolores Gáldos, padres de don Benito Pérez Galdós, razón más que suficiente para unir en franco hermanamiento a los dos pueblos que forman parte de las nacionalidades históricas del actual Estado español, al vasco de Azcoitiay al canario de Valsequillo.
 
Aportamos el testamento del matrimonio Pérez y Galdos, que enriquece la documentación histórica sobre la familia del escritor, sobre los vascos y canarios:

“En la Ciudad Real de Las Palmas capital del distrito de Gran Canaria nueve de Diciembre de mil ochocientos cincuenta y tres: comparecieron ante mí el abajo firmado Escribano público y testigos que se expresaran Don Sebastián Pérez, Teniente Coronel graduado del Regimiento Provincial de Las Palmas y retirado y Doña María de los Dolores Galdós, su esposa, vecinos de esta Ciudad y naturales que dijeron ser el primero de la de Telde en Valsequillo, y la segunda de esta de Las Palmas, hijo legítimo el Don Sebastián de Don Antonio Pérez y Doña Isabel Jiménez Macias, difuntos, naturales y vecinos que fueron del propio Valsequilola Doña María de los Dolores de Don Domingo Galdós, natural de la Villa de Ascutya (Ascoitia) provincia de Guipúzcoa en la Península y de Doña María de la Concepción Medina de esta Ciudad donde fallecieron: a cuyos comparecientes doy fe y conozco, y asimismo que según el concierto de su razonamiento e ideas se hallan en el pleno uso de sus sentidos y facultades, y expresaron: que creyendo y confesando como firmemente creen y confiesan en el altísimo e inefable Misterio de la Beatisima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo y en todos los demás Misterios y Sacramentos que cree y confiesa Nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica Romana, bajo cuya verdadera fe y creencia han vivido, viven y prestos con vivir y morir, como fieles cristianos y temiendo de la muerte que es tan precisa y natural como incierta su hora, otorgan su testamento en la forma siguiente=
Encomiendan sus almas a Dios Nuestro Señor que las crió de la nada y mandan que sus cuerpos sean sepultados en el cementerio de esta Ciudad =

Por lo que hace a su entierro y funeral lo deja a discreción de sus albaceas que elegirán,encargándoles lo hagan sin pompa ni ostentación de ninguna clase =

Legan a las mandas forzosas la limosna acostumbrad y establecida por Reales Ordenes =

Declaran ser casados legítimamente y haber procreado por hijos a Don Domingo casado con Doña Magdalena Hurtado de Mendoza, a Doña María del carmen, casada con Don José Hermenegildo Hurtado de Mendoza, a Doña María de La Soledad, Doña Tomasa, Doña María de la Concepción, Doña María de los Dolores,Doña Manuela, Don Ignacio, Don Benito y Don Sebastián, solteros, este último ausente en la Ciudad de Trinidad de la isla de Cuba =

Declaran poseer varios bienes, aportados respectivamente al matrimonio, y otros que han adquirido con posterioridad todos los cuales constan a sus herederos, y por lo mismo omiten sus especificación =

Declara el Don Sebastian que los créditos que tiene así en su favor como en su contra, constan de un libro que lleva sobre el particular que deberá encontrarse entre sus papeles =

Declara también tener a su cargo todos los caudales e intereses pertenecientes al Don Domingo, su hijo, que constan de un libro que de acuerdo con este lleva: por cuyo motivo resultando en él todo lo que hay en el particular deberan estar y pasar los demás sus hijos por todo lo que allí aparezca =

Declara en la propia firma que habiendo estado a cargo del Presbítero Son Domingo Pérez, su hermano, el hacimiento del Partido de Triana, a su fallecimiento el Ilustrísimo cabildo de esta santa Iglesia catedral le encargo la recaudación y cobranza de los varios rezagos por diezmo que quedaban por cobrar de los diferentes arrendadores, los cuales realizó en efecto y entregó en las arcas de la misma santa Iglesia, expidiéndosele de ello las oportunas cartas de pago que obran en su poder =

Usando el mismo Don Sebastián de las facultades que le concede la ley a la Doña María de los Dolores Galdós, su esposa, por tutora y curadora de doña manuela y Don benito sus hijos que se hallan aún en la edad pupilar y de curadora de los demás puberos que no hayan cumplido los veinte y cinco años, expresando que estos últimos aprueben este nombramiento; y en atención a la buena conducta aplicación y gobierno de la Doña María y al amor maternal que profesa a sus hijos y a que por consiguiente cuidará con el mayor celo y vigilancia de la conservación y aumento de sus bienes, la releva de fianzas y consigna frutos por alimentos para su crianza y manutención; y suplica al Señor Juez ante quien se presente testimonio de esta clausula, apruebe y confirme este nombramiento, y le discierna el cargo con la relevación y consignación mencionadas que así es su voluntad =

Para cumplir todo lo tocante a obras pias que contiene este testamento se nombran recíprocamente por albaceas testamentarios para que el que sobreviva en unión de Don Domingo su hijo y Don José Hermenegildo Hurtado, su yerno, de esta vecindad, y cada uno insolidium a quienes facultan al efecto se apoderen de sus bienes, vendan de los más efectivos los precisos y con su producto le cumplan y paguen todo durandoles este encargo el año legal y todo el tiempo que para ello necesiten=

En uso de las facultades que les concede la ley diez, título veinte y uno, libro diez de la Nuisima Recopilación, con las demás de dicho título, prohíben absolutamente que autoridad alguna sea cualesquiera se entrometa a conocer, inventariar ni apreciar sus bienes ni cosa tocante a ellos. En su consecuencia mandan que tan luego como se verifique el fallecimiento de cualquiera de los otorgantes, Don Miguel Massieu y Tello y Don Miguel Arbonies de esta vecindad, recojan las llaves, a su tiempo si fuese necesario en derecho, formalicen una simple descripción de cuanto encontraren con intervención de los herederos mayores de edad que quieran concurrir y estén presentes, que presentaran en su día al Juez su aprobación y demás necesario =

Después de cumplido y satisfecho todo lo expresado en el remanente de todos sus bienes, derechos y acciones presentes y futuras, instruyen por sus únicos y universales herederos a los referidos sus hijos, y a todos los demás descendientes de legítimo matrimonio que tuvieren al tiempo de su muerte y deban heredarles, por su orden y grado según su representación y lo dispuesto por las leyes =

Y por la presente revocan y anulan todos los testamentos y demás disposiciones de esta clase, que por escrito, de palabra o en otra forma, hayan hecho antes de ahora ara que ninguno valga ni haga fe judicial ni extrajudicialmente,capte este testamento que manden se guarden y cumpla en todas sus partes como su última y deliberada voluntad en la vía y forma que más haya lugar en derecho. Así lo otorgaron y formaron siendo testigos Don Juan López González, José Alexandro Quevedo y Don José Hernández y González, vecinos de esta Ciudad.
[Firmaron: Sebastian Pérez, María Dolores de Galdós. Manuel Sánchez, escribano público]”

Fuentes:
AHPLP. Manuel Sánchez. Legajo 2208, folio 1248-1257vº
Anuario de Estudios Atlántico, número 13. Artiles, joaquín. Don Domingo Galdósde Alcorta y doña María de la Concepción Medina, abuelos de Benito Pérez Galdós.

Felipe Enrique Martín Santiago es licenciado en Geografía e Historia, profesor e investigador.
 

Comentarios

  • Carmelo Rodrguez Lpez
    24/11/2009 - 19:07

    Sospecho que soy descendiente de la familia Prez Galds. Los datos que me han hecho pensar en ello son los siguientes: * Mi abuelo (1901-1987), Antonio Lpez Prez, era hijo de doa Dolores Prez, que naci aprox., en la segunda mitad del siglo XIX y falleci en la dcada de los aos 30 del s. XX. * Una prima de mi abuelo que an vive y cuenta con 104 aos de edad, lo dijo una vez, pero yo no fui testigo directo de ello. Estoy intrigado y apasionado con la idea de ser descendiente, aunque algo lejano, del gran maestro y genio de la literatura. Por favor, agradecera enormemente cualquier pista sobre esta cuestin; nombres de los/as sobrinos/as o sobrino nietos/as, etc. de don Benito para ver si a partir de ah puedo ir uniendo las piezas y llegar hasta doa Dolores Prez.

    0
    0
  • Felipe Enrique Martn Santiago
    30/10/2009 - 18:09

    Existe fotos de don Benito con su familia en la finca que posean, despus de su viaje a Espaa, la puede ver en la pgina de la FEDAC. l regres. Los estudiosos niegan el asunto de los zapatos. Para los Episodio Nacionales las historias de su padre, que intervino en la Guerra de la Independencia, fueron esenciales.

    0
    0
  • Ciudadano
    29/10/2009 - 07:51

    Seor Don Felipe: Dado su conocimiento de la historia, me gustaria preguntarle sobre la certeza del dicho que nos cuenta que una vez establecido Don Benito en Madrid, nunca mas quiso saber nada de estas islas y que nunca regreso; Tambien me gustaria saber si es cierto que cuando Don Benito llego a Madrid se sacudio la tierra de los zapatos simbolicamente. Muchas gracias.

    0
    0
X