03/09/2008 - 21:23

Al Cristo de Telde

Jesús Ruiz Mesa

Al Cristo de Telde
Procesión del Cristo de Telde (Foto Jesús Ruiz Mesa)
Jesús Ruiz Mesa
Cristo del Altar Mayor
Manos indígenas moldearon tu cuerpo
cimbreado en caña, encarnado en materia
de pulpa, mazorca de millo y madera.
Tu cabeza inclinada con voluntad resignada,
Santísimo Cristo de Telde, en tu Altar Mayor,
mira este pueblo, que en tu presencia,
suplica tu perdón e indulgencia.

Cristo de las Aguas
Llegado del otro lado del océano infinito,
por corrientes atlánticas, en largo viaje
a esta costa isleña, perdido, arribaste peregrino,
tu puerto en esta isla fijaste, misterioso destino.
Te pedimos el agua de lluvia que del cielo cae,
bendice a estas gentes que con fe te imploran, y
en las calles ante tu presencia te lloran.

Cristo de la Misericordia
Invocan tu aliento, Hijo del Altísimo,
la misericordia divina que tu faz emana,
la preciosa ofrenda de tu sangre al Padre,
en estos valles se oyen los lamentos,
afligidos por el mal, el dolor y la pena,
de los que de ti esperan clemencia
ante tanto sufrimiento.

Cristo de la Consolación
Ayúdanos a seguir el camino,
danos el valor para levantarnos,
y en la soledad, la aflicción y
desesperación, sé nuestra consolación.
Mira tus hijos, cansados, errantes,
por este valle de lágrimas, te claman
consuelo como penitentes.

Amparo del Navegante
Tú que andaste las aguas del mar,
refúgianos al abrigo de tempestades,
guíanos en nuestro periplo marino,
líbranos de las crueles galernas,
sé la luz lejana del faro,
que nos avisa del rumbo seguro
y siempre arribar bajo tu amparo.

Consuelo del Agricultor
Extiende tu huella sobre estos campos,
y al paso de tus heridos pies,
elevamos nuestras miradas al cielo,
imploramos tu gracia y derrames los dones,
del agua, el aire, el sol, fecunda
esta tierra, que espera sedienta
el milagro de tu divina complacencia.

Cristo de la Esperanza
Tú que desde la otra orilla en ésta pusiste pie,
ilumina y protege en la oscuridad de las mareas,
a los que a nuestras puertas desde otras orillas,
suplican calmar la injusticia del hambre y su sed,
y danos la gracia para comprendernos mejor.

Santísimo Cristo de Telde
Venerado por tus hijos,
tu cuerpo en la Cruz inmolado,
acoge a tu pueblo, a tus islas,
y a los que con devoción llegamos
desde otras latitudes,
a tus pies postrados,
suplicando derrames la paz
que nos anunciaste,
sobre este mundo difícil,
sobre este mundo en conflicto,
sobre la humanidad, tus hijos,
que en Ti confiamos.
 
X