01/01/2022 - 10:53

Mi nombre es La Palma: ¡todos somos palmeros!

Francisco Javier Burón Monís

Mi nombre es La Palma: ¡todos somos palmeros!
Volcán de La Palma/Archivo.

Mi nombre es Javier Burón: “Mi nombre es La Palma”. Y no encabezo este artículo pecando de ‘inmodesto’, solo me hago eco de un vídeo de José Andrés (Cocinero Chef con 4 estrellas ‘Michelin’, amén de otras condecoraciones tan importantes o más que las ‘4 estrellas’) que han publicado los productores de la ‘Isla Bonita’. Todo un gran mensaje, lleno de ‘vida’ y de ‘esperanza’: la de volver a ser ‘grandes’, pero sin volcán!

 

La Palma ‘vive’, resurge y los palmeros se alivian mucho: ¡adiós volcán ‘Benahoare’!

 

“Mi nombre es Silvia, mi nombre es La Palma; mi nombre es Yurena, mi nombre es La Palma; mi nombre es Graciela, mi nombre es La Palma; mi nombre es David, mi nombre es La Palma… Mi nombre es José Andrés, pero ahora mi nombre también es Silvia, David, Graciela. Mi nombre es el de todos y cada uno de los habitantes de esta maravillosa isla: Mi nombre es La Palma”. ¡El corazón se ‘encoge’ con estas palabras!

 

“Difícil no amar este pedazo de tierra en el que la naturaleza nos habla y a veces, nos ‘zarandea’. Esta vez ha hablado con voz alta y ronca, pero la vida sigue. Y es el momento en que todo el mundo sepa que Pedro, Yurena y Antonio siguen y seguirán aquí. Los ‘productores’ de esta isla se han unido para demostrar que van a seguir esforzándose en dar lo mejor de ellos mismos”. ¡Siempre lo han hecho y ‘seguirán’!

 

Que debajo de la ceniza está la vida y que está llena de riqueza y sabor. Por eso han creado este movimiento al que han dado el nombre de esta isla, pero diciéndolo en voz alta y con orgullo. ‘Mi nombre es La Palma’. Para aglutinar todo lo bueno, rico y sabroso que se hace aquí, y hacerlo llegar al resto de España y al resto del mundo”.

 

“Ahora, si quieres ayudar, puedes. Invertir en los ‘productos’ de La Palma es invertir en La Palma, pero más importante es invertir en su gente: ¡Mi nombre es La Palma!”.

 

¡Se apagó la ‘llama’: triunfó la vida! Los palmeros ya pueden permitirse el lujo de ‘soñar’, ‘descansar’, ‘dormir’ y de esperar ese ‘despertar’ llenos de ilusión y de una ‘esperanza’ que ha tardado 90 días en hacerse ‘realidad’. ¡Felicidades a los ‘palmeros’!

 

Ya pueden ‘respirar’ (aunque pasará un tiempo en el que lo hagan sin ningún ‘miedo’) y mirar al futuro con tranquilidad, aunque el camino será ‘angosto’ y largo hasta llegar a esa reconstrucción de una parte de La Palma que ha sufrido el ‘embate’ de un volcán.

A las fechas en que nos encontramos, terminando 2021, la ‘pesadilla’ ya ha terminado y en este 2022 que ahora comienza, podrán hablar todos los palmeros de un 19/9/2021 que ya es ‘Historia’: historia viva de un pueblo, el palmero, más fuerte que un ‘volcán’ y que cualquier ‘terremoto’ que les trate de ‘amaguar’. ¡Son ‘palmeros’!

 

Este lunes, 27 de diciembre de 2021, se han concentrado unas 2.000 personas en la Plaza de España de los Llanos de Aridane (La Palma). De esta manera los ‘afectados’ por el volcán ‘Benahoare’ se manifiestan por una vivienda digna. Piden mayor celeridad en las “ayudas a las personas que lo han perdido todo”. ¡Reivindicación justa!

 

Los habitantes de La Palma, esos ciudadanos palmeros ‘valientes’ y ‘tozudos’, que no se rinden ante nada, conseguirán, aunque en ello tengan que ‘arriesgar la vida’ (es una expresión, una forma de hablar), ‘levantar’ ese trozo de isla que ‘Benahoare’ les ha tratado de sepultar en su totalidad, pero no ha podido porque el palmero es como el ‘pino canario’ que se mantiene erguido aunque haya pasado un ‘tornado’ por su lado.

 

La ‘pequeña Alemania’ asentada en La Palma desde hace décadas no quiere ‘desarraigarse’ tras la erupción. La población germana es la mayor entre personas que emigraron a la isla. Se concentran, sobre todo, en el Valle de Aridane. “Si puedo, seguiré viviendo aquí”. Es la respuesta que suele dar la población alemana residente en La Palma cuando se le pregunta sobre cómo ha vivido durante estos tres meses el proceso eruptivo y si ha pensado en abandonar la isla. De entre los 85.000 habitantes que pueblan La Palma, 3.000 son alemanes, la ‘colonia’ extranjera más abundante.

 

¿Por qué se ‘afinco’ una colonia alemana precisamente en La Palma? Claudia explica que fue el padre de su expareja quien compró unos terrenos en los años 60. Dejaron Alemania hace 28 años para trasladarse a la ‘Isla Bonita’ (como en el sur grancanario). Su tienda es ‘Alegría’, y es la emoción que desea impere a partir de ahora en la isla.

 

Anna y Daniela son dos alemanas que llevan muchos años en La Palma. “No vamos a regresar a Alemania porque la isla es el lugar que sienten como su hogar”. Dos artesanas que hacen pulseras, jabones (al principio), pendientes, hasta conseguir tener tienda propia: esa es la razón por la que quieren seguir viviendo en la isla de La Palma.

 

A esos extraños ‘círculos’ que aparecen junto al volcán de La Palma, se les denominan ‘puntos fumarólicos’. Si en los últimos días del volcán sorprendió un árbol que sobrevivió a la lava de Las Manchas, en estos días han sido los ‘puntos fumarólicos’, esos extraños círculos que aparecen junto al volcán ‘Benahoare’ en la isla palmera.

 

Según el vulcanólogo Rubén López (IGN), ha explicado a qué se deben esas formas ‘radiales’ sobre el paisaje: “Debido a la emisión de gases y a la condensación, la ceniza se ‘apelmaza’ y no la arrastra el viento”, ha declarado el experto. ¡Bonita ‘explicación’!

 

Lo que ‘reclaman’ los que han sido afectados por el volcán ‘Benahoare’ (Cumbre Vieja o ‘Cabeza de Vaca’, donde hizo su aparición) es que las ‘ayudas’ lleguen lo antes posible ya que hay muchos ‘desalojados’, malviviendo en casas de vecinos, familiares y en el hotel ‘La Palma Princess’, al margen del polideportivo de Los Llanos de Aridane, que sirvió en principio como destino ‘provisional’. ¡Todo un ‘mensaje’ de solidaridad!

 

Lo que sí está teniendo éxito es el funcionamiento de las ‘excavadoras’ que se están abriendo camino en el barrio de La Laguna para poder quitar la roca volcánica de ese lugar y ‘abrir’ un trecho de carretera que pueda unir Tazacorte y Los Llanos de Aridane. También se buscará salida a otras ‘circunvalaciones’ para que La Palma vuelva a estar ‘comunicada’ vialmente y los vecinos palmeros puedan ‘desplazarse’ (no como antes pero sí con una mayor comodidad, una vez se desaloje tanta roca volcánica) a lo largo y ancho de la isla de La Palma. ¡Aquí empieza la ‘reconstrucción’ de una isla que no merece seguir más tiempo ‘sepultada’! ¡Es una forma de ‘solicitar’ rapidez y seguridad!

 

Lo más ‘halagüeño’ que puede escuchar el palmero es: “¡La erupción, ha terminado!” Así lo expresaba Julio Pérez, portavoz del Gobierno de Canarias. Y yo seguiría: “Ahora lo que se necesita, lo que ‘urge’, es que tanto desalojado y tanto palmero con necesidades de primer orden, puedan recibir lo que tanto ‘aprecio’ tiene cualquier mendigo al que un ‘trozo de pan’, le abre las ‘puertas del cielo’. ¡Permítanme el símil…!

 

¿Para qué queremos en La Palma al presidente Sánchez? Viene, hace un par de ‘promesas’ que no cumplirá, como tantas que ha hecho y el pueblo palmero sigue ‘quejándose’ de que las ayudas no llegan, ni del Gobierno de Canarias, y mucho menos del Gobierno Central. El presidente de España, está más preocupado en sacar antes de finalizar 2021 los PGE y la Reforma Laboral, algo que parece haber ‘conseguido’ con las ‘ayudas políticas’ de todos los anticonstitucionales. ¡Las ‘concesiones’ a La Palma, no!

 

La ‘diferencia’ que existe entre el presidente y el Rey de España, Jefe de Estado, radica simplemente en que mientras Sánchez ‘trilla’ su camino, don Felipe VI (en su discurso de Navidad) comenzó haciendo un llamamiento para que la ‘Isla Bonita’ no se la ‘abandonara’ bajo ningún concepto. Empezó su discurso haciendo un ‘guiño’ a los palmeros: les dedicó el primer corte de ‘alegato’. ¡Lo segundo dijo: “acercar posturas”!

 

Por si faltaba alguien en este ‘desaguisado’, esa es Ana Oramas, quien no se ha ‘mordido la lengua’: “Este Gobierno solo se ha preocupado de sacar los PGE adelante y que los ‘Fondos Europeos’ le llegaran a Sánchez de modo ‘ipso facto’...”. ¡Ya se han ‘olvidado’ de La Palma! ¡No están llegando las ‘ayudas’ y el presidente lo sabe ‘bien’!

 

¿Para qué tanta ‘fanfarria’ si ahora que ya no ‘ruge’ el león, el Gobierno Central se ha ‘desentendido’, no así nuestro Rey, de lo que significa la ‘reconstrucción de La Palma? ¡Las palabras de Ana Oramas son más que ‘elocuentes’ y no van a caer en ‘saco roto’!

 

De entre todas las cosas que ahora disfrutan los habitantes de La Palma, vecinos, visitantes, familias enteras, es de ese ‘silencio embriagador’. Dentro de poco, aunque sean un par de años, podrán recuperar el ‘verdor’ en toda la isla. Lanzarote tiene sus viñedos encima de ‘roca volcánica’ y sus vinos son de excelente calidad, con denominación de origen. Al igual que otras islas: la ‘roca volcánica’ sirve para que el sector agricultor tenga mejores ‘cosechas’ ya que la ‘lava’ de los volcanes son ‘abono’.

 

Y hablando de silencio, también hay que mentar el ‘ruido infernal’ que producía el volcán, mi ‘Benahoare’ (a ver cuándo le llaman al ‘gigante’ de 3 meses como merece), y del que los palmeros tienen un ingrato recuerdo pero que siendo La Palma tan presencial en muchos ámbitos: plataneras, aguacateros, viñedos, etc., pronto disfrutarán de todos esos frutos y vinos que la tierra ‘volcánica’ les vuelva a ofrecer.

 

El ‘infernal’ ruido ya forma parte de un tiempo y de un pueblo, el palmero, que ha estado ‘soportando’ durante casi tres meses el ‘rugido’ de una bestia, de un volcán que no ha parado ‘noche y día’. El ruido ‘ensordecedor’ ha causado más de un ataque de ansiedad y, no era para menos. ¡Los ‘psicólogos’ han hecho una labor ‘encomiable’!

 

Ya se acabó el ‘suplicio’ (al menos en lo que a no poder ‘descansar’ por las noches se refiere), aunque persistan los ‘gases’ que, con el tiempo, también serán historia de una isla que según reza el dicho: “A La Palma no la destruye ni un volcán, a pesar de ‘terremotos’ y cualquier ‘vendaval’ que ose destruirla”. “La ‘Isla Bonita’, fue, es y será siempre igual: ‘bonita’ como su gente, ‘bonita’ con sus volcanes y ‘bonita’ ¡Benahoare!

 

No quisiera dejar de ‘felicitar’ a todo el ‘pueblo palmero’ en este primero de enero de 2022. Va a ser un año de duro ‘quehacer’ pero la recompensa será muy grande, yo diría que ‘enorme’ por todo lo que ha sufrido y a quien no ceja en su empeño, ha de conseguir esa recompensa hecha realidad: una casa, unos vecinos, nuevas vivencias y, lo que es más importante, el ‘renacer’ de una isla que nunca ha bajado la guardia, porque si hay una ‘raza’ que merece para los ‘isleños’, estar en lo más alto: ‘palmeros’.

 

¡Feliz Año 2022, hermanos palmeros! ¡Estaremos con ustedes todo el tiempo necesario! Y, el que esto firma, se encargará (en la medida que soy capaz) de ‘recordar’ a cada momento que hay un pueblo ‘noble’, ‘generoso’ y ‘ejemplar’ al que no debemos olvidar: el ‘palmero’. La Palma y sus volcanes, darán muy pronto unos grandes ‘frutos’.

 

¡Gracias, ‘Isla Bonita’ por este ejemplo vivo de lo que es un pueblo ‘generoso’ y ‘sabio’!

 

Comentarios

  • Javier Burón Monis
    01/01/2022 - 19:08

    Mira, falso comentarista, deja de utilizar mis apellidos para poner tu nick. Y las comillas son mi estilo de escribir. Te felicitaría el año, pero va a ser que no. ¡Déjame en paz! Javier Burón, amigo de la razón.

    0
    0
  • Alonso de Catalina
    01/01/2022 - 16:09

    Con el comienzo del Nuevo Año, no han cambiado las normas para el uso de las comillas.

    0
    0

Enviar Comentario

El envío de comentarios está deshabilitado temporalmente por superarse en estos momentos el cupo de mensajes pendientes para su verificación. Inténtelo más tarde
X