17/10/2021 - 11:08

Cuando el magma se hace mar

Eduardo Madroñal Pedraza

Cuando el magma se hace mar
Cuando el magma se hace mar/Archivo.

“Pero [Lorca] me dio la autoridad para buscar una voz, para identificar una voz, que es identificar un yo, un yo que no está predeterminado, un yo que lucha por una vida propia” (Del discurso de Leonard Cohen al recoger el Premio Príncipe de Asturias) [Original en inglés. Traducción nuestra]

 

Y lo que es aún peor/ cuando el magma sale de la Mar/ vestida pero descalza/ vestida para la vida/ pensando cabizbaja / si estar calzada/ ay, deja huella/ ay, deja deuda/ si estar descalza/ deja sin traza/ y estar desnuda/ solo perdura

 

Anda con los ojos desnudos/ se puede ver hasta el fondo/ pero su mirar viene de lo hondo/ y penetra y deja desnudo

Hay palabras que son/ simplemente palabras/ y hay palabras que/ atraviesan el corazón/ y se clavan en la conciencia

Nuestros inconscientes también quieren ser/ libres e independientes/ y son fuertes y son persistentes/ y lo consiguen como sea/ como la vida ante la muerte

 

La vida es una apuesta/ y me gusta vivirla/ con el inconsciente a flor de piel/ hasta el último instante/ como ella misma ante la muerte

En el exceso está la virtud/ porque nacer es un exceso ya/ porque morir es un exceso ya/ y, entremedias, también elegir/ también apostar

 

Dos vidas dentro de dos vidas/ me miras como si fuera tu cristal/ delante del que te has ido desnudando/ a tu manera y a tu ritmo/ dos vidas dentro de dos vidas/ te miro como si tu transparencia me devolviera/ todos los desnudos que he ido atravesando/ y lo nuevo aparece en lo viejo

 

Hay desiertos, ¡ay! / que son desiertos y oasis/ hay desiertos, ¡ay! / que aparecen y desaparecen/ hay desiertos, ¡ay! / que, cuando son oasis, enloqueces/ cuando estás llegando y cuando estás dentro/ hay desiertos, ¡ay! / que, cuando son desierto/ locamente te persiguen/ como si fueran un encuentro fortuito/ como si te conocieran desde hace siglos/ hay desiertos, ¡ay! / que quieres que sean/ oasis llenos de inesperadas dunas

 

Pero es el nuevo deseo/ que arrítmicamente desasosegado/ busca en la conciencia lúcida/ palabras con acordes/ que no anulen hondos ecos/ de corazones sin fondo

 

Sobre contenidos y continentes/ No sé dónde está/ mi probable pasión perdida/ sólo sé dónde está/ mi preciosa petaca pequeña/ dicen que existe/ la pasión en toneles/ sólo he conocido/ la pasión en petacas

 

No sé si la conciencia es/ un don o una maldición/ parece un don/ cuando es la conciencia lúcida/ de un corazón no resuelto/ parece una maldición/ cuando es la jodida, puta/ y ciega luz de la conciencia

 

Porque nuestras obras son amores/ y no las razones, buenas, que decimos/ se puede elegir incluso cuando no se puede/ y atreverse a ser vital y valiente se puede/ se puede elegir/ hasta el aire que uno respira/ hasta los besos que uno quiere dar

 

Hace tiempo que pensaba/ que era más difícil/ ser hombre que ser dios/ porque ser dios es tener conciencia ilimitada/ y ser hombre es tener conciencia limitada/ pero últimamente pienso/ que no sólo es más difícil/ sino que es más valiente/ porque es más valiente/ elegir teniendo una conciencia limitada/ que elegir sabiéndolo todo

 

Hasta en la vida ferroviaria/ hay dos posiciones y dos líneas/ la que quiere que seamos dependientes/ siempre de una vía única en la vida/ y la que nos señala que la vida/ es una elección de vías mestizas

 

Enviar Comentario

X