FLASH

TELDEACTUALIDAD RADIO: Emisión en directo.

27/10/2020 - 13:42

Moción de censura a la clase política

Olga Rivero

Moción de censura a la clase política
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan tras triunfar la moción de censura contra el PP/TA.

Que nuestro sistema democrático tiene muchas cosas que cambiar, yo creo que a estas alturas, todos lo tenemos claro. Entre otras cosas, “la participación” que tenemos los ciudadanos que a mí me parece y cada vez más, una “limosna” o una forma de “taparnos los ojos” haciéndonos creer que de verdad, nuestro voto, lo que realmente pensamos, manifestamos y exigimos, les llega y lo respetan.

 

Sigo pensando que hace falta la urna del pueblo, donde podamos, (incluso usando colores, para que lo tengan más claro los políticos y políticas), depositar en sobres y folios rojos, todas nuestras quejas y denuncias de todos los disparates, abusos e incumplimientos, además de censurarles el lamentable espectáculo que un día sí y otro también, siguen protagonizando, mientras el país (como ocurre en el resto de mundo) estamos viviendo una etapa horrorosa con esta Pandemia y en otros sobres y folios verdes nuestras necesidades, nuestras opiniones y nuestras propuestas, pues tanto decir que ellos “escuchan” al pueblo y es, en la mayoría de los casos, ¡mentira!

 

Nos tratan como a niños, nos faltan al respeto con su actitud prepotente de no dejarse aconsejar de los expertos, de ningunearnos y pasarse la mayor parte de tiempo insultándose, frotándose las manos cuando salta algo oscuro y vergonzoso de otros partidos que no es el suyo, (en ese momento), dándonos la información que a ellos les conviene y cuando les conviene, exigiéndonos unas responsabilidades que ellos se han pasado por el forro, relacionado con la Pandemia, en su inicio, con lo que estamos viviendo otra vez y con lo que piensan, pero no dicen, van a seguir haciendo, según sus rastreros criterios políticos, más que sanitarios.

 

Usan a su conveniencia el Referéndum (las pocas veces que se ha hecho), ya preparado de tal forma que votemos lo que votemos, salga lo que ya ellos y ellas tienen pensado. Aquí somos, una vez más “las marionetas” que manejan a su antojo y hagamos y respondamos, prácticamente lo que desean y no en base a lo que realmente deseamos nosotros.

 

¿Y qué decir de “la Moción de Censura”? Pues que creo que habría que buscarse algún sistema accesible para la ciudadanía y fuéramos nosotros quiénes pudiéramos ejercerla, puesto que quiénes (supuestamente) les ponemos donde están con nuestros votos, en base a lo que prometen (y casi nunca cumplen), somos los que tendríamos que tener el derecho y el deber de decidir si deben seguir gobernando, que pasen a la oposición o directamente, que se vayan para sus casitas y a sus empleos anteriores.

 

Aquí resulta, que ellos y ellas, “no pasan un período de prueba”, parece que no importa mucho la titulación que tengan, no se les exige “un rendimiento concreto”, no hay “eres” ni “ertes”, no hay límites de número de políticos y políticas, cada vez hay más partidos; y uno se pregunta: ¿para qué?. No hace falta tanta gente para ¡no hacer nada!

 

Por eso, es lógico “que no salgan las cuentas” porque, primero es el reparto de tantos sueldazos, con todas las demás prebendas que tienen y luego, con “el sobrante”, pues a ver cómo lo reparten y hasta dónde llega. Y aquí, sea con esta Monarquía Parlamentaria (recordemos de nuevo que en este sistema, la soberanía está supuestamente en el pueblo), o sea una República, el “sistema de privilegios y repartos en la clase política sería exactamente el mismo” y la situación de los ciudadanos, igual.

 

Por eso hace falta que alguien nos cuente la Historia completa, no interpretada, de los sistemas que hemos tenido en nuestro país (por supuesto rechazo totalmente, las Dictaturas), tenga ésta el “color que tenia o pudo tener”.

 

Una historia terrible y dolorosa, que empieza en la Republica que había, (con desigualdades, atropellos y abusos…) que genera un golpe de Estado, (cuando no era ese el camino ni que se quería ni que en absoluto se debió realizar), cuando lo que se quería era luchar e intentar cambiar esa situación, por la vía de un cambio democrático real, que produce la dramática Guerra Civil y luego la Dictadura

 

Conocer la Historia, (necesitamos una lectura total, y no sesgada de la misma) para aprender, para corregir y para evitar otra vez, que se pase por este terrible calvario.

 

¿Y qué estamos viendo? ¿Por qué digo lo de que la Moción de Censura la podamos hacer el pueblo (que somos las víctimas finales y principales de todos los “desvaríos”, “intereses rastreros y partidistas” de algunos políticos y políticas, de todos los “colores”)? Porque es la única manera de garantizar realmente, los derechos fundamentales de toda la ciudadanía; la de garantizar que lo que hemos votado y sobre todo, a quiénes hemos votado, merecen seguir donde están o marcharse a su casita.

 

Desde este escrito, Censuro:

La falta de respeto, con la que una parte de la clase política, trata a la ciudadanía cuando, “ocultan”, “manipulan” y “descafeínan” situaciones graves, no mirando por nuestro bien, sino por el de sus intereses políticos, como ha sido y sigue siendo la patética gestión de esta maldita Pandemia.

 

Que hayan convertido el Congreso y el Senado, en “gallineros” y en “terreros de las peores luchas conocidas”.

 

Que dentro de las propias filas de cada partido, los muchos y muchas políticos y políticas coherentes, honrados y comprometidos que sabemos hay, no alcen ya la voz y les diga: ¡basta! a sus “cabezas visibles”.

 

Claro está, que no pueden, no les dejan y desde luego, saldrían del partido, por lo que también Censuro esa falta de libertad y éste “sectarismo” que existe en los partidos políticos.

 

Que hablen de los “sacrificios” y en plural, que “tenemos que hacer” en las situaciones de crisis: las que han habido y la que estamos y estaremos por mucho tiempo padeciendo por esta Pandemia, cuando su estatus ha sido y seguirá siendo el mismo, sus privilegios intocables y tanto su presente, como su futuro, lo tienen más que asegurado.

 

Que sigan hablando de la Separación de Poderes (recogido en nuestra Constitución) y sigan con el espectáculo bochornoso de seguir ellos “manipulando”, “metiendo la mano” para “elegir y poner” a los que les viene bien a cada partido, en el Consejo General del Poder Judicial en vez de hacerlo los Jueces con el procedimiento que para ello se establezca.

 

Que los nombramientos para cargos directivos, como pueden ser la TV pública, los estén haciendo también ellos y no los periodistas, con los procedimientos que sean necesarios para ello. Es evidente que la prensa y los medios de comunicación en general, son “otro poder más” que quieren “controlar” y tener de su mano.

 

Lo mismo decir de cualquier nombramiento público para los diferentes Ministerios y las diferentes Consejerías, (Sanidad, Educación, Cuerpos y Fuerzas del Estado, etc..),que sean por méritos y titulación relacionada, y no por ideología política.

 

La “doble vara de medir” que tienen, para “exigir a otros”: transparencia, coherencia; para pedir dimisiones y plantear recusaciones o mociones de censura, cuando tienen casos igual de deplorables, en sus propias filas de partido, pero se “tapa” según a quién tenga de “socios necesarios” y del que se dependa para seguir en el poder (esto lo hace y lo han hecho los distintos partidos que han gobernado y gobiernan en nuestro país, tanto en el Gobierno Central como en nuestras Comunidades Autónomas).

 

Censuro, en definitiva, la “pasividad” y la “indiferencia” (ya detallada anteriormente) que una parte de la clase política muestra hacia los ciudadanos que les hemos votado, y que en absoluto, les hemos firmado “un cheque en blanco” para que dispongan ni de nuestra salud, ni mucho menos, de nuestras vidas.

 

No sé cuándo volverán a realizarse nuevas elecciones (sean éstas Municipales, Autonómica o Generales) pero tengo claro que mientras lo que expongo al principio de este artículo (sobre cómo creo que debe ser nuestra participación, no cambie), no formaré parte de este paripé, aunque sí buscaré otras formas de denuncia y de reivindicación de nuestros derechos, como puede ser a través de los medios de comunicación (“no sujetos también al poder”, claro), para buscar el apoyo de todos y todas los que puedan compartir este pensamiento, hasta lograr que de verdad, dejen de “ningunearnos” y seamos parte activa de nuestra Democracia, no sólo para elegirlos, sino como manifiesto en el título, para destituirlos de sus cargos.

 

Comentarios

  • Raquel
    28/10/2020 - 22:21

    Frase muy acertada la de "no hace falta tanta gente para no hacer nada". España es de los países europeos cuyos partidos políticos más "personal necesita". lamentable que perdamos la confianza en nuestros representantes políticos elegidos con cierta esperanza y con el orgullo de tener el poder para hacerlo tras conseguir la democracia.

    1
    0
  • A. León Fernández
    27/10/2020 - 20:35

    En la portada, dos fotos. Una de Casado con Abascal y la otra es ésta de Sánchez con Iglesias. El extenso escrito, desde el respeto y como el fiel de una balanza, ni a un lado ni al otro. Perfecto. En las elecciones democráticas, cada 4 años el pueblo elige a sus representantes y son ellos los de las mociones de censuras. Y si nos defraudan, dentro de 4 años, cambiamos el voto. ¡Le felicito !

    1
    0

Enviar Comentario

X