14/09/2020 - 11:10

¡Lamento profundamente...!

Olga Rivero

¡Lamento profundamente...!

Lamento profundamente Señor Sánchez, esta intervención suya y esta expresión totalmente incomprensible, inapropiada y ofensiva hacia las víctimas de una persona, de un terrorista con delitos horrorosos de sangre, (entre otros, ser apoyo al comando que secuestró y asesinó sin ninguna compasión, a Miguel Ángel Blanco) desoyendo el clamor de todo un país que ¡les suplicaba! su liberación.

 

Mire, no se habla tampoco de alegrarse de la muerte de nadie, porque desde siempre lo único que se ha pedido y se pide, para las víctimas de cualquier forma de violencia, es ¡Justicia!

 

Le aseguro, que el mismo rechazo y repugnancia me produciría, si hubiera escuchado “este tipo de lamento” con la muerte del torturador Billy el Niño.

 

En este caso podría entender que quiénes lo sintieran profundamente, fueran sus víctimas, que vieron cómo al final, este personaje se fue, conservando todos sus “honores y condecoraciones por los servicios prestados”, sin ni siquiera pedir perdón y librándose de dar cuentas ante la justicia.

 

Defender la Memoria Histórica como dice usted hacer, es como ya he manifestado en otros escritos, reconocer con humildad, los excesos y los abusos cometidos por todos, porque un pueblo sin Memoria Histórica (ya lo hemos visto hasta la saciedad) está abocado a seguir cometiendo los mismo errores del pasado y a vivir otra vez, los mismos horrores.

 

Yo lamento profundamente: El seguir escuchando a los Sanitarios clamar medios, materiales y humanos, estando ya como están tocados por todo lo que han vivído y siguen viviendo en esta segunda ola.

 

Desde la Atención Primaria, Los Centros de Especialidades, los Hospitales… Y ahora, ya no tienen disculpa que tuvieron (y se les comprendió) al principio de la Pandemia, que les cogió, como al resto de países desprevenidos. Ahora tiene muchísimos Informes por todos los colectivos Sanitarios, propuestas, medidas que, ¡nadie mejor que ellos! para saber cómo están, que necesitan, qué y cómo hacer lo que hace falta para frenar y acabar con esta maldita Pandemia.

 

Yo lamento profundamente: El ver y escuchar a los Investigadores, Virólogos, Epidemiólogos…, a los que siempre les faltan medios, a los que se les escucha mal y tarde, cuando advierten, orientan, y desde luego, piden recursos. Todos sabemos que ésta no es la Primera Pandemia ni será la última que vamos a padecer.

 

Yo lamento profundamente: El seguir escuchando a los Docentes también clamar medios, materiales y humanos, (ya carentes antes de esta Pandemia) y a los que se les están pidiendo un sobreesfuerzo mayúsculo y unas responsabilidades aún mayores de las que ya tenían, mientras dan, a cuenta gotas, instrucciones al minuto, se les promete dinero para poder acondicionar los Centros con todas las medidas de seguridad necesarias, más personal, etcétera, (los cuales no llegan nunca) y como ocurre con los Sanitarios, no se les tiene en cuenta ni su experiencia, ni sus propuestas.

 

Y por supuesto, junto con ellos, a los padres y madres del alumnado, a los que se les pide “confianza” por un lado y se les “amenaza” por el otro, si no llevan a sus hijos e hijas al colegio, cuando ven los disparates que están cometiendo con “instrucciones y sobreinstrucciones” que cambian al minuto y que conocen perfectamente, junto con el Personal (Docente y no Docente) la situación real de sus Centros Educativos donde estudian.

 

Yo lamento profundamente: El seguir escuchando al resto de Organismos y de trabajadores de la Administración Pública (que no son ni pertenecen a la política, algo que a veces podemos confundir), pedir también medios materiales y humanos para poder realizar bien su trabajo y atender las necesidades de la ciudadanía, las cuales son cada vez mayores y más graves con esta Pandemia: Seguridad Social, SEPE, Servicios Sociales, Justicia, Cuerpos de Seguridad del Estado…

 

Yo lamento profundamente: El escuchar a todos los sectores laborales productivos (primarios y secundarios) Grandes y Medianas Empresas, Pequeños Autónomos… clamar medios, ayudas y por supuesto, pedir que se les escuche, que se cuente con ellos, que tienen mucho que aportar para que, por un lado se cuide la salud y la vida de tod@s l@s trabajadores, y por el otro, se pueda recuperar la actividad laboral y económica de nuestro país.

 

Lo de “no se dejará a nadie atrás” parece ya, hasta un chiste malo y grosero.

 

Yo lamento profundamente: Que un Drama Humanitario tan dramático como es la Migración se siga utilizando como arma política y se “califique de racismo o xenofobia” a quiénes, lo único que nos preguntamos, es el porqué no se va al origen de esta tragedia.

 

¡Nadie! está, en absoluto planteando la negación de auxilio y de ayuda a quiénes, no sabemos por qué, están saliendo de sus países de esta manera, si hay en ellos tiranos que junto a las mafias que los trasladan, los aboca a este calvario para lo cual, si no los hay ya, establecer los Organismos y las Leyes Internacionales que faltan, para terminar con ello.

Si es por falta de recursos o conocimientos para obtenerlos, que todas las ayudas que los países europeos aportan para este tema, los empleen allí.

 

El primer Derecho Fundamental que tenemos todos los seres humanos, es el poder crecer, formarnos desarrollarnos plenamente en todas nuestras facetas y poder poner nuestras capacidades al servicio de nuestro pueblo y de nuestro pais.

 

La verdadera Solidaridad es procurar Justicia Social, ayudando a los países que lo necesiten, facilitándoles los medios que requieran para ello y liberándoles de quiénes están causando estas masacres.

 

Yo lamento profundamente: Que el maldito contador de las muertes por violencia de género no pare y donde junto con las madres asesinadas, caen también niños y niñas cuyas vidas fue arrebatadas por quiénes tenían que ser sus primeros protectores.

 

Yo lamento profundamente: Que mientras todo lo expuesto está sucediendo, (seguramente algo, o mucho se me habrá quedado atrás) veamos pocos, poquísimos cambios de actitud, de respeto y compromiso verdadero, por parte de algun@s polític@s que mientras nos piden esfuerzos y sacrificios, (ya sabemos quiénes seremos los que vamos a realizarlos: ¡El pueblo, como siempre!), apenas especifican “cuáles van a ser los suyos” y que continúen en la misma dinámica ¡del tú más! (corrupción, procesos abiertos, a unos sí y a otros no)… las leyes y la justicia, la información de todo, según qué y sobre todo, según de quién…

 

Yo deseo profundamente: Como estoy segura que deseamos tod@ ya: Coherencia, respeto, solidaridad y compromiso por parte de tod@s los poltic@s y por supuesto, lo mismo que tenemos que hacer toda la ciudadanía.

 

 

Comentarios

  • A. LEÓN FERNANDEZ
    17/09/2020 - 12:01

    Miguel A. Blanco murió a manos de ETA en 1997. En el año 2003, el tristemente famoso presidente del Gobierno de España, AZNAR, nos metió en la guerra de IRAK, sin el consentimiento del Congreso. El reportero gráfico JOSE COUSO murió a manos del ejército estadounidense, en IRAK. Ni unos ni otros han pedido perdón por esos crímenes cometidos.

    12
    1
  • Adrián Santana Baez
    16/09/2020 - 16:18

    Yo también lo lamento, y mucho. Vergüenza ajena. Gracias por la reflexión. 💜

    0
    0

Enviar Comentario

X