05/08/2018 - 20:04

Francisco Alemán, precursor del Triatlón de Salinetas y un apasionado del surf

Dani Ojeda

Francisco Alemán, precursor del Triatlón de Salinetas y un apasionado del surf
Francisco Alemán, días atrás en Salinetas (Foto TA)

TELDEACTUALIDAD
Telde.- Este domingo se celebró en la costa de Telde una de las pruebas deportivas más veteranas de cuantas tienen lugar en el municipio, el Triatlón de Salinetas. Y a pesar de que ya no forma parte de la organización de la misma, siguiendo muy de cerca el desarrollo de esta vigésimo séptima edición estará Francisco Alemán, uno de sus fundadores y quien durante nada más y nada menos que veintidós años estuvo al frente del evento.

 

A los casi 56 años que cumplirá el próximo 12 de septiembre, Paco Alemán no concibe su vida alejado de la playa de Salinetas y de los deportes que guardan relación con el mar; sobre todo del surf. De sus días de veraneo en esta cala teldense, donde este vecino del barrio de Los Llanos prácticamente se crió y a la que hoy en día se escapa siempre que puede (fines de semana, vacaciones, etc.), surgió una prueba deportiva que alcanza la friolera de 27 ediciones. Un triatlón que comenzó de manera popular con apenas 30 o 40 participantes, que nació como algo propio “de la gente de la playa”, pero que en la actualidad, con alrededor de 300 participantes, ya forma parte del circuito canario.

 

Todavía era un joven que rozaba la treintena de edad cuando Paco Alemán y sus colegas del echadero, un pequeño rinconcito de rocas en la parte norte de Salinetas en el que se suelen reunir los de su generación; sembró la semilla de la prueba. En realidad, comenta, fueron sus amigos Jane y Bernardo quienes tuvieron la idea, pero como ellos participaban a él era a quien le tocaba encargarse de la organización.

 

Comenzaron de manera muy precaria, sin recursos ni logística prácticamente, pero con el apoyo de los vecinos. Todo el pueblo participaba y eso hacía que “el que venía de fuera se quedara flipado con el ambiente”, apunta mientras con cierta chanza saca a relucir otra de las anécdotas que dan fe de cómo fueron sus orígenes del Triatlón de Salinetas. “Lo preparábamos para el final del verano, para así poder entrenar durante las vacaciones. Yo no, yo no era de los que se entrenaba”, recuerda entre risas.

 

El circuito lo montaban con lo que tenían a mano, como las cuatro garrafas que a modo de boya colocaban en el agua. Y en la carretera eran ellos mismos los que se encargaban de ir parando a los coches ya que entonces no se cortaba el tráfico como ahora, y eso que en las primeras ediciones en el segmento de bicicletas llegaban hasta Cuatro Puertas. Celebraban dos modalidades, la sprint y la olímpica, y habían quien corría ambas, casi sin tiempo para recuperar entre una y otra. Eran otros tiempos, “una locura”, confiesa, en los primeros en llegar a la meta esperaban a que entraran los últimos, “que se llevaban las mejores ovaciones”, y no como ahora que todo se ha vuelto “más competitivo”.

 

A partir del éxito inicial, tras dos o tres ediciones, la organización tomó tintes más serios. Paco Alemán creó un club, el Arcoíris, y fue copiando la estructura de otros eventos de nivel como el Ironman de Lanzarote, formando a jueces, técnicos y voluntarios, y diseñando un circuito en condiciones por la zona industrial de Salinetas al que daban cuatro o cinco vueltas y que ya si era cerrado al tráfico.

 

Hizo partícipe al Ayuntamiento de Telde y poco a poco la competición fue ganando reputación y haciéndose más conocida entre los triatletas Gran Canaria y del resto de las Islas. Año tras año era cada vez mayor el número de participantes y su calidad, pero al elevarse el listón también crecían los desafíos a los que se enfrentaba la organización. Y eso, en cierto modo, provocó que la prueba se desvirtuara.

 

De hecho, hace unos cinco años la Federación obligó a ampliar el recorrido para que los participantes no dieran pasaran más de tres veces por los mismos sitios, lo que propició que el triatlón se trasladara a Melenara. Esta fue una de las circunstancias que terminó por aburrir a Paco Alemán, que tras 22 ediciones al frente decidió dar un paso a un lado y ceder el testigo al Ayuntamiento. “El nivel fue subiendo y se fue perdiendo la esencia. Una cosa de la playa, entre amigos, se fue profesionalizando y, al crecer, el circuito se empezó a quedar corto. La gente de aquí fue perdiendo el interés por participar”…, se lamenta mientras añade que hay veces que la Federación “solo ve la parte deportiva, no la vecinal”.

 

Con todo, aplaude la determinación de la Concejalía de Deportes por devolver el triatlón a Salinetas, donde se creó. Aunque cree que con el circuito de este año se está “arriesgando más de la cuenta” al cerrar la principal arteria viaria desde La Garita a Salinetas, el vial costero, y formar un pequeño guirigay en el tráfico. Él, en cambio, aboga por buscar otras soluciones como solo cortar uno de los dos sentidos de esta carretera y dejar el otro para que puedan circular los coches en ambas direcciones. O incluso mantener en Triatlón de Salinetas como en sus orígenes y hacer otro más profesional en otras fechas, cuando no haya tantos veraneantes.

 

“Quizás esta edición sea algo traumática, pero estoy seguro de que se trabajará para buscar alternativas”, asegura al tiempo que rechaza parte de las quejas vecinales: “El triatlón está en Salinetas antes que muchos”. En este sentido, lanza un mensaje alto y claro, “que en vez de criticar den ideas para mejorarlo. “Nadie interviene, todos nos quejamos pero no aportamos”.

 

Un organizador polifacético metido en mil fregados
Pocas eventos con trasfondo deportivo hay en Telde que se le resistan a Paco Alemán, especialmente aquellos que tienen que ver con el mar. Enamorado de su querida Salinetas y también de Playa del Hombre, además de en el triatlón ha cultivado su faceta de organizador en otras disciplinas.

 

Sin ir más lejos la travesía a nado que a finales de agosto rendirá homenaje a  título póstumo a Dolores Álvarez, conocida como la alcaldesa de Salinetas. Una prueba que este verano celebrará su décimosexta edición y que desde hace varios años tiene un carácter benéfico, reuniendo una media de 300 kilos de alimentos que luego la parroquia de Clavellinas reparte entre familias con pocos recursos.

 

Pero el incombustible e inquieto Paco Alemán también ha sido el alma máter del Duatlón Ciudad de Telde o del ya desaparecido Acuatlón de Melenara. Además, a través del Club Costa Este que preside, creó el popular campeonato de surf Chopi-Pro de Playa del Hombre que en 2015 echó el cierre tras diecinueve ediciones, mantiene la Escuela de Surf y Body Board El Hombre que cada verano organiza cursos para iniciación para menores y ahora tiene en mente preparara clases de pesca.

 

El surf como filosofía de vida
Sin embargo, su gran pasión es el surf. Un deporte que le cautivó a finales de la década de los 70 y que hoy todavía le tiene enamorado. Por aquel entonces las tablas de surf todavía no habían llegado a Salinetas y las olas se cogían de manera muy rudimentaria, con unas maderas de contrachapado marino a las que ponían un taco para agarrarse y que amarraban con una cuerda a un calcetín a modo de correa. “No sabíamos ni que las olas se cogían de lado; robábamos velas para untar las tablas con la parafina, así acabábamos luego con la piel en carne viva… Y con aquellas maderas cuando se enterraban en la arena te llevabas un leñazo”, rememora evocando aquellos tiempos en los que todavía era un chiquillo de 16 años.

 

A medida que se fueron metiendo en el mundillo conocieron a surferos de la capital grancanaria que se movían por El Confital, la Cícer o el Lloret, la cuna del surf grancanario. Ellos les vendieron sus primeras tablas y equipos, les dieron los primeros consejos y les enseñaron otras playas en las que habían olas. Arinaga, Arguineguín, La Laja o la Avenida Marítima, por ejemplo. “Donde saliera una ola allí nos tirábamos, éramos unos intrépidos”. 

 

Cuarenta años después de aquellos inicios se puede decir que toda la vida de Paco Alemán gira en torno al surf, una afición sana que comparte con sus dos hijos de 14 y 8 años. Hasta se buscó un trabajo en el Puerto, suministrando combustible a los barcos, que le permite dedicar varias horas al día a su pasión. Haya o no haya buen tiempo, la jornada que le toca de mañana coge olas por la tarde y viceversa. “Hay gente que se piensa que no trabajo porque me ven todos los días en la playa”, bromea.

 

Sin duda su sitio predilecto para subirse a la tabla y desconectar es Playa del Hombre, una cala peligrosa pero a la vez “un pequeño paraíso para la práctica del surf y que en cierta época del año, cuando sopla el viento del sur que tan poco predomina, es perfecto”. “Hay una ola allí de arena de una clase espectacular, con condiciones iguales a las de cualquier ola buena de Canarias”. La derecha del búnker la llaman, aunque lo dice con la boca chica por miedo a que se le llene de foráneos.

 

También habla maravillas de La Garita, aunque esta una playa que solo vale para los bugueros. Tal es así que asegura que es una “auténtica máquina de sacar campeones de buggy”, como Eduardo Rodríguez, campeón del mundo junior y de España. “Levantas una piedra y te salen cinco”.

 

Como surfero que es, es más de una ocasión se ha topado con situaciones complicadas en las que ha tenido que rescatar a bañistas en apuros. En todo este tiempo ha aprendido que el mejor rescate es el que no se hace, por lo que recomienda precaución y que antes de meterse al agua uno analice la situación y pregunte si es seguro o no.

 

En todo caso, ante la incertidumbre o el peligro, el consejo es no bañarse más allá de donde se haga pie y evitar las zonas donde no haya olas porque precisamente eso indica que hay corrientes fuertes.

 

La formación en primeros auxilios o sobre el manejo de los desfibriladores semiautomáticos es otra cuestión que considera relevante y que en Telde, un municipio con tantos kilómetros de costa, podría evitar muchas desgracias.

 

Comentarios

  • CUCO MIRELES
    07/08/2018 - 08:21

    MUY BUENO EL ARTICULO. CREO QUE PACO ALEMAN POR LO BUENA PERSONA QUE ES, POR LO GENEROSO, DESINTERESADO Y CARISMATICO DEBERIA TENER UNA CALLE EN TELDE CON SU NOMBRE COMO RECONOCIMIENTO A SU LABOR, A SER POSIBLE EN SALINETAS O PLAYA DEL HOMBRE. SALUDOS.

    1
    7
  • Fernando Alberto González Calderín
    05/08/2018 - 21:57

    Y parece que fue ayer cuando comenzó el Internet Triatlon, pero por ti amigo Paco no pasan los años sólo con verte carajo se ve como te mantiene el surf. Aún recuerdo el primero que se alzó con el triunfo el amigo José Falcón Amador y los trofeos cedidos por Mármoles Acosta, también como desenfrenadamente unos parando el tráfico, otos indicando a los participantes por donde ir y si no recuerdo mal hasta cuatro puertas se llegó en bicicleta. Buena camarilla y aficionados que participaron y cada año iba a más. Tan sólo felicitar a todos aquellos valientes que motivaron a que la ciudad de Telde tenga un buen día deportivo. Felicidades a todos los que lo han hecho posible.

    24
    0
  • Ciudadano
    05/08/2018 - 20:21

    Magnífica persona y deportista , grande Paco!!

    12
    30

Enviar Comentario

El envío de comentarios está deshabilitado temporalmente por superarse en estos momentos el cupo de mensajes pendientes para su verificación. Inténtelo más tarde
X