05/09/2021 - 20:38

¡Listos para la vuelta a clase!

Esteban Gabriel Santana

Esteban Gabriel Santana

Finaliza el periodo estival y de descanso para muchos ciudadanos, los que tenemos la suerte de tener trabajo y sobre todo de poder disfrutar de vacaciones, más en los tiempos que corren. Para el cuerpo docente el curso pasado fue muy difícil por el estado en el que estábamos tras el confinamiento, tanto profesorado como alumnado y familias, y en especial por la tensión y el miedo a un posible contagio dentro del aula.

 

A pesar de esto tuvimos que impartir docencia poco menos que buscándonos la vida porque el "sablazo" que nos había dado la pandemia aún nos tenía noqueados. No obstante, la profesión docente históricamente siempre ha sido la más criticada en cuestión de vacaciones y este año no podía ser menos. No hay año en que no recibamos "ataques" en las redes sociales o tengamos que aguantar comentarios en algunas reuniones como: "tienen muchas vacaciones los maestros", "menos mal que empiezan a trabajar", etc.

 

A pesar de todo lo que se ha visibilizado sobre la labor docente, sobre todo en esta pandemia, todavía hay voces que, desde la ignorancia, piensan que estamos "tocándonos el ombligo todo el día". Creo que todavía no somos lo suficientemente conscientes de lo importante que es la función de un docente en la sociedad. Es verdad que en todos los gremios hay “ovejas negras”, pero un garbanzo podrido no puede ser el que le dé mal sabor al puchero de la Educación, metafóricamente hablando.


Pasando página, me consta que las vacaciones nos han servido a muchos docentes para resetear, formarnos sin presiones y de planificar QUÉ vamos a hacer el curso próximo, Cómo lo vamos a realizar y con qué herramientas lo conseguiremos. Mi mes de julio me ha servido para ponerme al día en nuevas herramientas y tratar de aprender como cada año algo nuevo con tal de que el proceso de enseñanza aprendizaje sea más exitoso.

 

Pero estas vacaciones también he tenido que aprender a desconectar, descansar y retomar mis hobbies como escribir, leer, pasear, estar en familia e ir a la playa. Momentos muy importantes si queremos comenzar el nuevo curso totalmente renovados emocionalmente y con ilusión y fuerza para afrontar los meses venideros. Y el descanso es tan importante o más que la formación, ya que si comenzamos el curso "cansados" terminaremos agotados, pero si empezamos descansados y emocionalmente dispuestos, estaremos más preparados para afrontar los grandes retos que se nos presentan en el día a día.


Empiezo un nuevo curso, al igual que la mayoría de mis compañeros, con muchas ganas, y aunque esperábamos hacerlo sin mascarilla y en plena normalidad, volvemos como septiembre del curso pasado, con las mismas medidas y quizás con más miedo por la variante Delta del COVID19 que es aún más contagiosa. Por ello es muy importante que no bajemos la guardia y mantengamos el virus alejado de las aulas con prevención.


A nivel metodológico en este tiempo de pandemia hemos tenido que "cambiar el chip". A pesar de que en muchas ocasiones nos hemos sentido marginados digitales, a base de esfuerzo y de imaginación hemos ido adaptándonos tecnológicamente también a esta nueva realidad.


En general nos resulta difícil salir de nuestra zona de confort, ya que en muchas ocasiones anteponemos el "esto me ha funcionado toda la vida" al "podrías mejorar si...". No cambiamos por miedo a lo desconocido, al no saber, al temor a no estar a la altura. Por ello, enfrentarnos a nuevos retos nos va a ayudar a salir de nuestra zona de confort, a adquirir nuevas habilidades, conocer nuevas metodologías y herramientas.

 

Ahora estamos en un momento de cambio y es el momento de aprovechar estas circunstancias para darle un giro a nuestra manera de impartir las clases, que sean más competenciales y con un aprendizaje más significativo, que es lo que realmente le queda al alumnado para toda la vida. Cuando demos ese paso vamos a ir viendo que poco a poco iremos logrando pequeños objetivos que antes parecían utopías, vamos a tener la ilusión de ir cada día a nuestra aula con motivación porque tendremos a un alumnado más motivado por aprender, con menos situaciones de conflicto, con más ganas de realizar nuevos proyectos y esperando nuevas propuestas.


Estimado compañero mucho me queda por aprender, es más, cada día aprendo algo nuevo. Anímate a salir de tu zona de confort y verás pronto, antes de lo que imaginas, como todo a tu alrededor girará en positivo. Suerte en este nuevo curso y espero que las vacaciones te hayan servido para cargar baterías y afrontar este bonito reto que nos queda por delante.

 

Esteban Gabriel Santana Cabrera es maestro de Primaria.

 

Comentarios

  • María Viera
    11/09/2021 - 09:33

    Excelente reflexión. Como todo en la vida hay que irlo ajustando a la nueva realidad. Lo que no puede ser es que se continúe enseñando igual que hace 40 años. Y el ejemplo lo tenemos en los talleres. A nuestros vehículos no los atienden igual ahora que antes en los talleres, porque el tiempo ha cambiado y las necesidades también. Un profesor que no se recicla mal lo lleva.

    0
    0
  • Yoli Ridriguez
    09/09/2021 - 09:49

    Josė, estoy con usted. En las circunstancias que vivimos, el docente tiene que preocuparse por las necesidades del alumno. Necesidades educativas, emocionales, familiares etc. Hay tantos alumnos que viven en unas situaciones que afectan a su proceso educativo y las instituciones competentes no logran solucionar. Al señor Esteban CHAPÓ por su interės.

    1
    0
  • Luis Sánchez
    07/09/2021 - 14:40

    «Por sus frutos los conoceréis». ¿Cómo es posible que los alumnos de hace cuarenta años manejasen más vocabulario y tuviesen más nivel? ¿Ha disminuido la inteligencia de la población? ¿Tendrá el mal uso de la tecnología algo que ver? Es de agradecer la ilusión que le pone este profesor, pero cuidado con el uso que se hace de la tecnología, sobre todo los niños.

    1
    0
  • José Batista
    06/09/2021 - 09:13

    Si realmente queremos conseguir unas generaciónes bien preparadas, hay que abandonar la mediocridad que reina en la escuela y abogar por una enseñanza creativa y competencial que sea capaz de motivar al alumnado, de modo que el profesorado se convierta en un auténtico referente para los discentes. Por ello, el profesor/ra tiene que ser una persona con una calidad humana significativa.

    1
    0

Enviar Comentario

X