18/07/2021 - 20:24

Odio (un verdadero problema social)

Ángel Rivero

Ángel Rivero

El odio no es simplemente una palabra, es un sentimiento. Un profundo y destructivo sentimiento de aversión o antipatía hacia alguien, hacia algo. Sea persona física, sea colectivo, sea simplemente una idea. Una aversión que lleva a desear el mal a ese alguien o algo. Y a veces, ese rechazo lleva a algo más que desear el mal. Lleva a ejercer ese mal...

 

Debido al odio se producen agresiones verbales, psicológicas e incluso físicas. Consecuencia de un resentimiento, un rencor, una hostilidad sin sentido. De ahí surgen los delitos de odio y finalmente los crímenes de odio...

 

Esos delitos suelen ser cometidos a grupos sociales específicos: ahí están las víctimas de racismo, de xenofobia, de homofobia. En definitiva: de intolerancia y discriminación. esos delitos, esos crímenes, se encuentran penados por Ley. El problema es cuando el odio es fomentado por grupos reconocidos a los que la Justicia, los encargados de impartirla y los encargados de custodiarla dejan hacer mirando hacia otro lado...

 

No es de recibo que mientras de un tiempo para acá no paran de aumentar las cifras de víctimas de la intolerancia, agresiones machistas, agresiones xenófobas, o agresiones homófobas como la que provocó el asesinato de Samuel Luiz hace unos días, veamos crecer el sentimiento de indefensión de los ciudadanos debido a la escasa respuesta por parte de los que deberían protegernos...

 

No es de recibo que tras ese asesinato producido mientras le gritaban ¡Maricón! tanto las autoridades como los medios de información parecieran empeñados en ocultar la homofobia presente en ese crimen, a tal punto de llegar a decir algunos que "no pudo ser un crimen homófobo porque no le conocían de nada". Como si una persona homosexual cuando ve a alguien dispuesto a darle una paliza tuviera que sentarse primero con sus atacantes a tomar café (o una cerveza en plena libertad, que diría Ayuso)...

 

El problema es que no se trata de un caso aislado. Antes y después se han producido más casos, pero al no haber acabado en asesinato han tenido mucha menos repercusión (como si una agresión homófoba no tuviera la importancia que realmente tiene. Desidia que demuestra que tenemos un verdadero problema social...

 

No es de recibo que el mismo día que se produjo en las calles una respuesta masiva contra el asesinato de Samuel, la Audiencia Provincial de Madrid avalase los carteles racistas y xenófobos del partido que se comporta como fascista, defiende ideario fascista, se expresa en términos fascistas, pero no quiere que se le llame fascista..

 

No es de recibo que ese partido utilice argumentario que intenta criminalizar a los niños y niñas migrantes que llegan solos al Estado español. No es de recibo que difundan bulos y nadie los pare. No es de recibo esa criminalización cuando esos niños están expuestos a una triple vulnerabilidad: como menores de edad, como migrantes y como irregulares...

 

En el caso de los menores sin papeles en el Estado español la mitad de ellos tiene menos de diez años, y casi un 40% menos de cinco. Pero están expuestos al odio que transmite ese partido inoculando a una parte de la población. Si la Justicia no protege a estos menores sino que incluso les señala, tenemos un verdadero problema social...

 

Como tampoco es de recibo que la violencia machista lleve contabilizados 25 crímenes en lo que llevamos de año (el último asesinato ha ocurrido en Málaga) mientras ese mismo partido sigue negando esa violencia y defendiendo posiciones propias de otra era, negando a la mujer los Derechos que tanto ha costado alcanzar...

 

No es de recibo que cada vez que se produce una manifestación las fuerzas de orden público carguen con dureza contra los manifestantes si éstos reclaman Derechos y Libertades mientras cuando esas manifestaciones son torpedeadas por grupos fascistas se mira hacia otro lado. mucho menos es aceptable aún que se permitan concentraciones y marchas en "recuerdo" a la dictadura. Claro que, teniendo el Poder Judicial con mandato caducado y controlado por la Derecha española es mucho más fácil entender porqué se permite que se genere tanto odio...

 

Justo escribiendo este artículo me entero de una agresión en el metro de Madrid a un sanitario por el simple hecho de pedirle a un joven que se pusiera la mascarilla. El resultado es que el sanitario ha perdido un ojo. ¿En serio es de recibo tanto odio?...

 

Justo ahora se conmemora el nacimiento del Gran Nelson Mandela. Un hombre que sufrió el odio en sus propias carnes y que nunca respondió con él. A él se debe, entre otras grandes aseveraciones la siguiente: "Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar"...

 

Sea como sea, si la desidia ante el discurso del odio que muestran nuestra Justicia, los encargados de impartirla y los encargados de custodiarla sigue sin resolverse, están claras dos cosas: una, que la "justicia" en el Estado español debe escribirse con minúsculas y entrecomillas. Y otra, que ciertamente tenemos un verdadero problema social...

 

Ángel Rivero García es ciudadano de Telde.

 

Comentarios

  • José Batista
    19/07/2021 - 20:38

    Ante sus palabras, perfectamente descriptivas de la realidad social y por las que le felicito, cabe manifestar que hay que educar en la tolerancia y llevar a la práctica una propuesta que en su día lanzó un humilde nazareno llamado Jesus: amar al projimo, sea cual sea su condición, de manera que enseñar a amar desde edades tempranas tiene que ser un deber ineludible de la familia y la escuela.

    6
    0

Enviar Comentario

X