30/05/2021 - 10:42

Día de Canarias: Mucho más que una celebración

Ángel Rivero

Ángel Rivero

La celebración del Día de Canarias se produce el 30 de Mayo para conmemorar la primera sesión del Parlamento de Canarias, que tuvo lugar en 1983. Hace ya 38 años. Un buen motivo para ser recordado ya que significó la puesta en marcha de nuestro desarrollo identitario, el momento en que, por fin, empezamos a avanzar por nosotros mismos, a tomar nuestras propias decisiones sin que todo tuviera que ser "aprobado" allende nuestra tierra, por personas desconocedoras de nuestra singularidad, de nuestros problemas y de nuestros anhelos...

 

Cuando luego, en 1996, mediante una reforma parcial de nuestro Estatuto de Autonomía pasamos a tener el rango de Nacionalidad dimos un importante paso que ahora, con la Reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias aprobada en 2018 ha producido un aumento de competencias a desarrollar y ha configurado un nuevo mapa geográfico al, entre otras cosas, cambiar la denominación de La Graciosa de islote a isla o el reconocimiento de las Aguas Canarias constituyendo el especial ámbito marítimo de Canarias, algo inexistente hasta entonces...

 

Pero no todo ha sido un camino de rosas, ni nuestra Nacionalidad ha avanzado como debiera. Seguimos siendo una tierra llena de pobreza, con altos índices de paro, con una dependencia excesiva del turismo y con numerosas asignaturas pendientes. Cuestiones que parece increíble que no se hayan resuelto tras 26 años de Gobierno de un partido presuntamente "nacionalista"...

 

Cuestiones como la escasa inversión casi permanente en Educación, algo fundamental para el correcto desarrollo de los Pueblos. Eso, a pesar de que la Ley Canaria de Educación de 2014 se marcó como uno de sus objetivos que el porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) destinado a Educación fuera de al menos el 5% (si bien todo parece indicar que el próximo año 2022 se logrará, por fin, ese objetivo)...

 

Hay que reseñar en lo positivo iniciativas como la de Carmen Hernández, presidenta del grupo parlamentario de Nueva Canarias ( y una de las más firmes impulsoras en su día de la Ley Canaria de Educación) apostando por impulsar una política lingüistica para preservar e impulsar el habla de Canarias instando al Gobierno de Canarias a desarrollar el artículo 37.7 del estatuto de Autonomía que señala que entre los principios rectores de la política de los poderes públicos está "la defensa, promoción y estudio del español de Canarias, como variedad lingüística del español atlántico", por lo que apoya la petición de la Academia Canaria de la Lengua para que la Consejería de Educación promulgue una normativa que comprometa a las distintas editoriales a que los libros de texto se adapten al Español de Canarias...

 

También seguimos teniendo que "pelear" un día sí y otro también con el Gobierno Estatal de turno (da igual quien Gobierne) para que se nos reconozcan nuestras singularidades, para que se nos conceda un trato justo e igualitario con las necesarias compensaciones por nuestra lejanía y nuestra condición de territorio ultraperiférico. Para que se respete nuestro Régimen Económico fiscal (REF). En definitiva, para que se nos respete como ciudadanos con los mismos Derechos que los de cualquier otro territorio autónomo y no se nos siga tratando como una colonia...

 

Ahí está el Convenio de Carreteras: primero incumplido por el Gobierno de Mariano Rajoy, y luego, cuando la Justicia nos da la razón , tenemos que volver a reclamar que se cumpla y volver a negociar para que se nos abone lo que se nos adeuda...

 

También hemos visto estos días cómo la respuesta del Gobierno del Estado ante el problema de la inmigración ha sido totalmente desigual cuando se trata de Canarias que cuando se trata de territorios a las puertas de la Península. A Canarias se la ha tratado con desdén, sin prisas, como si el objetivo final fuera convertirnos en otro Lesbos o Lampedusa. Sin embargo, en el caso de Ceuta la respuesta ha sido con toda la celeridad que la situación requería...

 

Tenemos todavía mucho por lo que luchar para que la Nacionalidad Canaria salga de la precariedad, y es deber y obligación de todos los que nos sentimos canarios esforzarnos en que así sea. Sin embargo, el Día de Canarias, que debiera ser un día reivindicativo, un día en que fueramos todos conscientes de la necesidad de avanzar unidos en la reclamación de los intereses de nuestra tierra, siempre acaba convirtiéndose en un día de vestirnos con trajes típicos (disfrazarse, lo llaman algunos inconscientes), saborear productos canarios, tocar el timple o la bandurria y poco más. Otra muestra de la imperiosa necesidad de invertir en Educación...

 

Ángel Rivero García es ciudadano de Telde.

 

Enviar Comentario

El envío de comentarios está deshabilitado temporalmente por superarse en estos momentos el cupo de mensajes pendientes para su verificación. Inténtelo más tarde
X