21/03/2020 - 20:54

La gran ficción

Santiago Gil

Santiago Gil

Un día te levantas de la cama y te encuentras en el centro de la escena, dentro de la película, en el escenario de un teatro o protagonizando una de esas novelas proféticas que se adelantan tantas veces a los tiempos reales. Eres tú, sí, el que está encerrado en casa y el que contemplas por la ventana cómo la ciudad, otrora festiva y bulliciosa, se viste de silencio y de congoja.

 

Y casi esperas a que alguien anuncie el final del día de rodaje, la finalización de la obra de teatro o la palabra fin que te desvele la intriga de la novela antes de regresar a la vida de antaño. Pero esta vez no hay un final inmediato: este es un final abierto y, además, somos cada uno de nosotros los que lo estamos protagonizando.

 

Ahora, como en La rosa púrpura de El Cairo de Woody Allen, alguien nos metió dentro de la pantalla, y solo nos queda movernos lo mejor que podamos, sin haber conocido ningún método Stanislavski, ni tener a un apuntador que nos vaya repitiendo en voz baja lo que tenemos que decir  para no desentonar en esta historia improvisada que estamos viviendo.

 

La sensación que vivo estos días del Coronavirus es la misma que sentí cuando visité Nueva York. Allí también te sientes siempre dentro de una película, entre calles y edificios que ya había visto cientos de veces antes de llegar, como si todo fuera una especie de sueño repetido en otro lugar del tiempo. Esa sensación es la que ha hecho que, paradójicamente, estos días sean poco fecundos para la ficción, quizá porque la ficción ya la estamos viviendo y nos cuesta mucho superarla. Cuando todo transcurre con una cierta normalidad, uno puede imaginar una pandemia como esta y escribir luego una novela, suponer lo que sucedería si ocurriera algo así algún día, plantear las reacciones de la gente a partir de nuestra propia reacción vicaria o exagerar hasta el hartazgo si nos place.

 

Ahora cuesta superar lo que se vive, porque lo que se vive es justamente lo excepcional y lo inesperado. Escribir sobre el Coronavirus en plena crisis del Coronavirus es como tratar de escribir sobre natación al mismo tiempo que se está nadando. Ahora lo que hay que hacer es nadar, o remar fuerte entre todos, y acumular todas estas experiencias vitales para futuras novelas y para nuevas películas que nos cuenten dentro de unos años. Ya no vale lo de ayer. En estos momentos hay que volver a adelantarse a la realidad para que la ficción resulte interesante, inventar lo que no ha ocurrido todavía, echarle más madera a los sueños y a los argumentos para que la creatividad no se detenga en estaciones abandonadas y para que nuestra imaginación siga yendo siempre muchos pasos por delante.

 

La realidad volverá a ser cotidianeidad cualquier día de estos. Ahora mismo es ella la que se ha escapado de los libros y de las pantallas. Y somos nosotros los que tenemos que intentar que vuelva a ser como era.

 

Santiago Gil es periodista y escritor.

 

Comentarios

  • Paco Falcón
    26/03/2020 - 19:42

    Más de 35 países con restricciones y 1000.000.000 de personas en casita. Antes esto seria ciencia ficción, pero podría ser, hoy, novela negra. Aveces, el “encierro” conduce a las paranoias conspiranoides, lo que me parece un buen punto de partida para una novela (que yo no sabría escribir). Saludos.

    0
    0

Enviar Comentario

X