03/11/2019 - 08:55

¿A quién voy a votar?

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores-as: El próximo domingo millones de españoles iremos de nuevo las urnas para dar nuestro voto a los que creemos que serán políticos honrados y serios al servicio del pueblo. Sí, es claro que de nuevo veremos Partidos prometiendo muchas cosas… pero después comprobando después que todo se queda en el aire.

 

Amigos-as, votar nos pide saber mirar a los políticos, no por lo que hablan, sino por lo que hacen, como bien dice el refrán: “Dime lo que haces, y después yo te diré quién eres”.

 

Atención, amigos lectores, que estamos sólo a una semana de ir nuevamente a las Urnas donde diremos en alto que queremos salir de la crisis, de lo viejo, de las mentiras de muchos, sabiendo que todos unidos podemos hacer algo nuevo. ¿Verdad que todos queremos gobernantes de buenas ideas y de conductas honestas..?

 

Tenemos que echar a los políticos que se visten de ropajes de verdades. Votemos a quienes enseñan a convivir con libertad y prosperidad.

 

Apostemos por aquellos políticos que saben escuchar a los más pobres para alcanzar nuevas metas no cayendo en crisis de valores. ¿Verdad que juntos podemos hacer un proyecto común teniendo un acuerdo sobre lo que es bueno para todos?

 

Amigos lectores, apostemos en las próximas elecciones del día 10 de noviembre por políticos responsables que sepan escuchar y hacer propuestas serias para el bien común de todos.

 

Les animo en estos días a saborear la oración de S. Francisco de Asís:

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.

Que allí donde hay odio, yo ponga el Amor.

Que allí donde hay ofensa, yo ponga el Perdón.

Que allí donde hay discordia, yo ponga la Unión.

Que allí donde hay error, yo ponga la Verdad.

Que allí donde hay duda, yo ponga la Fe.

Que allí donde hay desesperación, yo ponga la Esperanza.

Que allí donde hay tinieblas, yo ponga la Luz.

Que allí donde hay tristeza, yo ponga la Alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, como consolar,

ser comprendido, como comprender,

ser amado, como amar.

Porque es dándose como se recibe,

es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,

es perdonando, como se es perdonado,

es muriendo como se resucita a la vida eterna.

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X