06/07/2019 - 09:31

Teodoro y Casimiro

Cristóbal D. Peñate

Cristóbal D. Peñate

El PP ha querido justificar su batacazo en las negociaciones del pacto de Gobierno en Canarias con que tenían a Casimiro prácticamente convencido. El propio secretario general del PP, Teodoro García Egea, viajó a las islas el mismo día en el que prácticamente cuajó el pacto de izquierda.

 

García Egea y Javier Maroto cogieron el avión en Madrid convencidos de que a su llegada al aeropuerto Casimiro Curbelo les iba a colocar una alfombra roja con lazos amarillos. Sin embargo, los dirigentes nacionales del Partido Popular estaban muy mal informados por sus correligionarios en las islas y por los dirigentes de Coalición Canaria, que se resistían a dejar las poltronas en las que se sentaron durante un cuarto de siglo en el archipiélago.

 

Mientras todo esto ocurría, los dos únicos diputados regionales de Ciudadanos seguían como zombis desubicados sin encontrar su lugar, que en aquel momento ni siquiera intuían que estaba en la nada más absoluta. La ínfima representación del partido de Rivera en las islas lo dejaba en la suplencia de la suplencia.

 

Teodoro García, quizá para justificar sus torpes movimientos de oso panda, aseguró a los suyos que hablaba todos los días por teléfono con Casimiro Curbelo. Preguntado el gomero sobre el particular, afirmó tajantemente que no conocía a ese señor de Murcia, por lo que lo devolvió a la inexistencia más bufonesca. No hay nada más ridículo que presumir de que conoces a alguien cuando al minuto siguiente ese alguien dice que no sabe quién eres y que solo te conoce de verte en la tele. Demasiadas mentiras para este potaje.

 

Habría que hacer un cara a cara entre Teodoro y Casimiro, como también habría que hacerlo con el juez Alba y el empresario Miguel Ángel Ramírez. Eso de que un acusado no se siente en el banquillo sino en el estrado en un juicio en el que se le acusa de cinco importantes delitos y se le pide una pena de 10 años de cárcel más otros tantos de inhabilitación, es una broma pesada de la Judicatura para el resto de los mortales que no somos juristas. Esos privilegios hacia un magistrado no son dignos de una justicia seria e imparcial ni de una Constitución a la que muchos de ellos dicen defender. Si todos los españoles somos iguales ante la ley, habrá que demostrarlo en primer lugar en la escenificación de una vista oral.

 

Como Coalición Canaria y PP se han quedado fuera de juego en la oposición, compuestos y sin novia, a Teodoro y al señor Barragán no se les ha ocurrido otra cosa que vaticinar una moción de censura cuando ni tan siquiera se ha constituido el gobierno. Una especie de censura preventiva, como la guerra de Irak. Los pobres están tan acostumbrados a estar en el poder que cuando los desalojan pierden completamente la cabeza.

 

Cristóbal D. Peñate es periodista.

 

 

Comentarios

  • Paco Falcón
    08/07/2019 - 09:28

    Y tan contentos que salieron en la tv pregonando su No a la investidura. Cualquiera diría que los botaron pal carajo, viendo esas sonrisas. A ver si las mantienen (CC) cuando levanten la alfombra.

    0
    0

Enviar Comentario

X