10/03/2019 - 09:18

Móvil en mano

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores-as, no hay que abrir mucho los ojos para ver que la mayoría caminamos a diario con móvil en las manos. Sí, el ser humano vale muy poco sin compañía, sin familia y sin grupo de referencia siendo verdad que todos necesitamos del intercambio de unos con otros diciéndonos cómo nos sentimos y sabiendo que poco vale el ir por la vida en solitario cuando todos necesitamos de la comunicación para llegar a los demás.

 

Pensando que cada vez la comunicación es necesaria le he escrito al amigo fray Carmelo, cartujo nacido en El Calero de Telde que lleva muchos años en un Convento en el Sur de Brasil pidiéndole que me dijese cómo él es capaz de vivir sin hablar días y semanas… ya que todo ser humano, si no habla, parece que está más muerto que vivo.

 

Te adjunto lo que me ha contestado hace pocos días: “Amigo Paco, esta doctrina es lo que ya practicó San Francisco, cuando un día le dijo al hermano León: “Vamos a evangelizar”. Recién salieron, dieron vuelta a la ciudad de Asís con mansedumbre, recogidos, y sin haber dicho palabra volvieron al Convento. A esto le preguntó fray León a S. Francisco: “Padre, ¿no decíamos que íbamos a evangelizar?”. La respuesta de Francisco fue rápida y muy simple: “Sí, hijo, ya hemos evangelizado”. En esta misma línea pidamos, amigo Paco, a Dios que nos conceda saber siempre Evangelizar incluso con la palabra, pero primero con el seguimiento de Cristo. Fr. Carmelo

 

Amigos-as, el mismo Papa Francisco nos dice que “Evangelizar hoy es ante todo dar Testimonio, es vivir la Fe”. Sí, Evangelizar “no es tocar a la puerta del vecino y decirle: ‘¡Cristo ha resucitado!” Evangelizar es vivir la Fe, es hablar con Amor sin querer convencer a nadie... Es dar gratis lo que Dios nos ha dado gratis… Evangelizar no es reducir el Evangelio a una función... recordando que todo cristiano tiene la obligación de llevar el nombre de Jesús con el propio corazón”.

 

Amigos lectores-as, les animo a vivir la Cuaresma con el corazón, por dentro y sin hacer mucho ruido. Acabo contándoles que un niño se le acercó al papa en Cracovia y le preguntó: “Papa bueno, ¿qué debo decir a un amigo que es ateo? Y el Papa le dijo sonriendo: “Gran hombre, mira, ¡la última cosa que necesitas hacer es decir algo! Comienza a hacer tú y cuando él te pregunte, tú le dices con sencillez que Evangelizar es dar testimonio de forma gratuita en la forma de vivir".

 

Amigos-as de Telde Actualidad, ¡que se note que vivimos la Cuaresma más por lo que hagamos que por lo que decimos!

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X