09/02/2019 - 21:31

Radicalmente demócratas

Noemí Santana

Noemí Santana

En el pleno del pasado martes, se extrañaba el presidente Fernando Clavijo de que afirmara que en Podemos éramos “radicalmente demócratas”.

 

Lo hacía tras mostrarse sorprendido también de que le pidiéramos que cumpliera el Estatuto de Autonomía de Canarias cuando no habíamos votado a favor del mismo.

 

Curiosa forma de entender las leyes y su cumplimiento.

 

Pero bueno, ya conocemos muy bien el concepto de democracia que tiene Coalición Canaria. Van al Parlamento porque no les queda más remedio, no porque lo respeten. Y esta Legislatura es el ejemplo perfecto.

 

Apenas una Ley del Suelo y otra para las 'Islas Verdes' durante los primeros años de legislatura, para andar ahora deprisa y corriendo a intentar meter leyes con calzador; incumplimientos reiterados de todas las iniciativas que emanan del poder legislativo; un presidente que apenas asiste 45 minutos a la sede del Poder Legislativo cada dos semanas y que, cuando va, no tiene reparo en mentir o dedicarse a echar fango a la oposición cuando se le preguntan cosas que no le gustan.

 

El colmo de este desprecio por la sede de la soberanía popular lo tuvimos hace dos semanas, cuando el Gobierno, en un acto inédito, vetó que se debatiera en la Cámara el Proyecto de Ley de Renta Ciudadana que hemos trabajado durante dos años en Podemos.

 

Un proyecto que responde, en su propio enunciado, a lo que dice el artículo 24 de ese nuevo Estatuto, “histórico” según ellos y que tanto celebran. En ese artículo se obliga a las autoridades a establecer esa renta de la ciudadanía como un derecho para las personas en situación de exclusión social.

 

Pero no han querido ni debatirlo en el Parlamento. Obviamente, votar en contra les hubiera retratado demasiado de cara a las inminentes Elecciones autonómicas.

 

Otro ejemplo, el artículo 11: “Los poderes públicos canarios velarán por el fomento de la paz, la tolerancia, así como la cooperación al desarrollo, y a tal efecto se establecerán programas y acuerdos con los países vecinos y próximos, geográfica o culturalmente”.

 

¿Y qué hace el Gobierno a las primeras de cambio? Votar en contra de una iniciativa de nuestro grupo que pedía el cumplimiento de los Derechos Humanos en la región del RIF, en Marruecos. Apenas a unos kilómetros de nuestras costas se encarcela, tortura y castiga a los opositores a un gobierno que, en visita oficial, el presidente Clavijo ha declarado como gran aliado de Canarias.

 

Pero claro, los Derechos Humanos pasan a un segundo plano cuando se habla de negocios.

 

Un ejemplo más es el artículo 22 del nuevo Estatuto: “los poderes públicos canarios deberán garantizar el derecho de todas las personas a una vivienda digna y regular su función social, mediante un sistema de promoción pública”.

 

¿Y saben cuál es la política de vivienda del Gobierno de Clavijo? Nosotras, tampoco.

 

Desde el año 2012 caducó el Plan de Vivienda de Canarias. Y el actual gobierno ha sido incapaz de plantear uno nuevo, o hacer alguna propuesta al respecto. Mientras conseguir una vivienda digna en nuestras islas se ha convertido en misión imposible, la política pública al respecto en nuestra tierra está totalmente paralizada.

 

En 2017, a iniciativa de Podemos, se aprobó por unanimidad un Plan Integral de Vivienda para Canarias. Casi dos años después, el problema se ha hecho enorme. Es la irresponsable política de no hacer nada e ignorar los problemas, a ver si se solucionan solos, no funciona.

 

Clavijo y su gobierno en minoría han cumplido su objetivo: hacer del Parlamento un lugar simbólico. De mero trámite. Les da igual lo que allí ocurra. Ya sea con proposiciones de Ley o no de Ley y con todas las iniciativas que allí llevamos.

 

Incluso hemos llegado a un punto en que se amolda cada semana el calendario del Parlamento en base a que le venga bien al Gobierno.

 

Y aún así, ni llegan a la hora, como pasó esta semana, que hubo que empezar la sesión sin que estuviera presente un solo miembro del Gobierno.

 

Es hora de alertar de la gravedad de la situación.

 

Si el Parlamento de Canarias se vacía de contenido estamos pervirtiendo la democracia.

 

Desde el año 2015 hemos padecido en Canarias un Gobierno que tenía solamente dos fines: sobrevivir y que todo siguiera igual.

 

Todas sus acciones se han encaminado a esos dos objetivos. Y a fe que lo han logrado. Y los socios que se lo han permitido. PP y ASG, son corresponsables de esta situación.

 

Una democracia que dedica más tiempo a celebrar y conmemorar sus leyes que a cumplirlas, es una democracia enferma. Enferma de cinismo.

 

Si tanto les gusta el nuevo Estatuto, dedíquense a cumplirlo. Y a respetar el Parlamento.

 

Porque la democracia es algo demasiado serio como para tomársela a la ligera.

 

Noemí Santana Perera es secretaria general y portavoz parlamentaria de Podemos  de Canarias y candidata a la Presidencia de Canarias.

 

Enviar Comentario

X