03/11/2018 - 18:31

¿Cómo está su familia?

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores -as, todas las mañanas gozo viendo a los niños entrar en el Colegio Estaban Navarro, que está junto a la Iglesia del Calero, en Telde, a pocos metros del conocido Bar el Sobrino, donde muchos saborean la famosa “Parta de Cerdo”.

 

No cabe duda que todos los pequeños, algunos ya con móviles en las manos, necesitan crecer en una educación sana para así poder llegar a ser unos buenos adultos el día de mañana. Bien sabemos que los primeros en transmitir los valores a los pequeños son los padres que, con arte y paciencia, acompañan diariamente a sus hijos enseñándoles a ser responsables y a tener una relación cercana entre todos los miembros de la familia.

 

No cabe duda que siempre la familia ha sido la primera escuela de valores donde el niño aprende a comunicarse con facilidad.

 

Pensando en estos grandes valores recordé hace unos días al gran San Agustín que fue un gran teólogo y gran filósofo, cuyos escritos influyeron en el desarrollo del cristianismo. Este gran obispo que vivió en el norte de África es uno de los Padres de la Iglesia más importantes en el cristianismo por sus famosos escritos de los que les dejo algunos de sus célebres pensamientos que ayudan a vivir:

“Debes vaciarte de aquello con lo que estás lleno, para que puedas ser llenado de aquello de lo que estás vacío”.

 

“Los que no quieren ser vencidos por la verdad, son vencidos por el error”.

 

“El amor comienza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una lágrima”.

 

“La medida del amor es amar sin medida”.

 

“No salgas fuera de ti, quédate en ti mismo, ya que en el interior del hombre habita la verdad”.

 

“Intenta adquirir las virtudes que crees que les faltan a tus hermanos. Entonces ya no verás sus defectos, porque ya no los tendrán”.

“Si la cosa creída es increíble, también es increíble que lo increíble pueda ser creído”.

 

“Lo que hayas amado quedará, el resto sólo será cenizas”.

 

“La verdad es como un león; no tienes que defenderlo. Deja que se pierda; se defenderá a sí mismo”.

 

“Con el amor al prójimo, el pobre es rico; sin el amor al prójimo, el rico es pobre”.

 

Amigos lectores-as de TeldeActualidad, ¡que pasen una feliz semana Ud. y su familia!

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X