10/10/2018 - 18:26

El feo del guapo

Cristóbal D. Peñate

Cristóbal D. Peñate

Pedro Sánchez vive con una hora de más y eso se le nota al gobernar. En su reloj lleva la hora goda y por eso tiene desajustes con Canarias. Porque una cosa es que como líder del PSOE quiera ignorar a dirigentes políticos de otros partidos porque está en su derecho, sobre todo si es el máximo responsable de Coalición Canaria, y otra bien distinta saltarse a la torera el más mínimo protocolo que debe tener con el presidente de una comunidad autónoma a la que visita para algo más que para ir a la playa o freírse un huevo en la Montaña del Fuego.

 

El secretario general del PSOE puede obviar a los presidentes del PP o de Ciudadanos o al secretario general de Podemos o al líder de Coalición Canaria, pero lo que no puede hacer como presidente del Gobierno es visitar una comunidad autónoma como la canaria y pasar olímpicamente del presidente del Gobierno de las Islas.

 

Porque cuando Pedro Sánchez pasa olímpicamente de Fernando Clavijo no lo está haciendo de manera partidista de la fuerza que lidera el ex alcalde lagunero sino que lo hace del presidente del Gobierno de Canarias y por lo tanto de todos los canarios, los que le votan y los que no.

 

Lo mismo ocurre con Sánchez cuando actúa como presidente del Gobierno de España. Él es el presidente de todos los españoles, los que votan a los socialistas y los que no, a pesar de las feas y cretinas campañas que le orquestan desde la oposición cuando afirman sin pudor que Sánchez no es el presidente del Gobierno de España porque nadie le ha votado.

 

Pedro Sánchez es tan legítimo presidente del Gobierno de España como Fernando Clavijo presidente del Gobierno de Canarias a pesar de que no cuenta con el apoyo ni de un tercio del Parlamento autonómico.

 

Los sucesivos gobiernos socialistas en la actual democracia tras el franquismo han contado con canarios en su filas, excepto el actual presidido por Sánchez. Luis Carlos Croissier y Jerónimo Saavedra formaron parte de los gobiernos de Felipe González, y Juan Fernando López Aguilar fue ministro de Justicia del primer gobierno de Zapatero.

 

Parece que Sánchez no cree que haya canarios merecedores de estar al frente de algún ministerio y eso se puede entender a pesar de ser este el gobierno más numeroso de la historia de la democracia. Lo que no se puede comprender es que Sánchez no se reúna con Fernando Clavijo cuando visita Lanzarote para homenajear a José Saramago. El presidente del Gobierno no puede comportarse de esta forma sectaria por mucho que no le guste el caminar de la perrita de Coalición Canaria. Cuando Sánchez evita encontrarse con Clavijo en el archipiélago está haciendo un feo a todos los canarios, por muy guapo que él se crea.

 

Cristóbal D. Peñate es periodista.

 

Comentarios

  • A. LEÓN
    15/10/2018 - 09:44

    ¡NO ! No somos españoles de 'segunda'. Somos y nos sentimos tan españoles como los que viven en el Paseo de la Castellana, en Madrid, de la que nos separan más de 2.000 km. ¡Un respeto, Sr Sánchez!

    0
    0

Enviar Comentario

X