06/10/2018 - 19:42

San Francisco de Asís

Francisco Martel

Francisco Martel

Amigos lectores, el pasado jueves día 4 fue día de San Francisco, el gran seguidor de Jesús nacido en Italia el 3 de octubre de 1226 .

El fue el gran atleta que fundó la Orden Franciscana y las Hermanas Clarisas sabiendo escuchar bien al Santo Espíritu. Tal vez lo más interesante de él fue que supo con su vida animar a muchos a seguir las huellas del maestro de Galilea.

 

Es verdad que en su juventud él tuvo buenos despistes, pero el Señor le supo pescar bien haciéndole el gran amigo de los pobres. Sus historiadores afirman que el gran suceso que tuvo S. Francisco en su vida fue aquel día en el que, estando él en la capilla de San Damián, contemplando al Cristo, oyó que Jesús desde la Cruz le decía: “Francisco, repara mi Iglesia que se está cayendo en ruinas”.

 

Amigos lectores-as, días pasados le pedí a mi santo Patrón que se diera un paseo por el Valle de los Caídos para que le dijera al Presidente del Gobierno D. Pedro Sánchez que “la Cruz del lugar no se toca” ya que al parecer él intenta declarar la guerra a los cristianos quitando de allí ese símbolo religioso que le molesta. Hombre, a nuestro Presidente le pido que se ande con cuidado y que “abra el ojo” y que no toque la Cruz del Valle de los Caídos, a no ser que sea para venerarla, aconsejándole que se ocupe más bien de gobernar España y que no se ponga agresivo contra de los valores religiosos.

 

Amigos de TeldeActualidad, recordemos bien que este domingo día 7 de octubre es día de la Virgen del Rosario a quien le pedimos con fe que nos ayude a entrar en la escuela de S. Francisco de Asís que nos dejó la oración preciosa de la Paz:

“Haz de mi, Señor, un instrumento de tu Paz Que allá donde hay odio, yo ponga Amor.

Donde hay ofensa, yo ponga el Perdón.

Donde hay discordia, yo ponga la Unión.

Donde hay error, yo ponga la Verdad.

Donde hay duda, yo ponga la Fe...

Porque es dándose como se recibe,

Es olvidando como uno se encuentra a sí mismo,

Es perdonando como se es perdonado,

Es muriendo como se resucita a la Vida eterna.”

 

Francisco Martel es sacerdote y párroco.

 

Enviar Comentario

X