31/12/2008 - 20:43

Una vez más

Una vez más
Barranco Real de Telde, ayer (Foto TELDEACTUALIDAD)

Una vez más hemos visto como la madre naturaleza se nos manifiesta en su plenitud, con bondad y generosidad, con dulzura y vida. Sí, es bueno que llueva porque un elemento imprescindible para que se de la vida en el planeta, es precisamente el agua y ésta ha caído… una vez más. También, es generosa, la forma en la que ha caído la lluvia, sin ocasionar destrozos sustanciales, sin arrancar vidas ni provocar catástrofes y, esta tierra nuestra… tan agradecida como siempre, la ha recibido con el alma abierta para pintar luego el paisaje de matices verdes… una vez más.

Sin duda, esta lluvia ha sido durante estos días dulce, porque ha ambientado las fiestas navideñas con un toque de rigor climático, que debido a la humedad ha hecho bajar la temperatura y hemos podido lucir los abrigos, paraguas, botas y otras prendas que el resto del año están olvidadas en el ropero y todo, gracias a que ha llovido… una vez más.

Lo que seguimos sin comprender es que, siendo vida la lluvia y por ende el agua caída, como es posible que esos miles de metros cúbicos que hemos visto discurrir por esta, aquella o la otra calle, busquen su desagüe hacia un barranco y desde éste luego, se pierda también… una vez más.

Lo que antaño fue normal y corriente, por la carencia de infraestructuras, hoy desde la ignorancia supina se obvia, se da de lado, se mira hacia otro estadio económicamente más rentable y podemos verificar con espanto que es incomprensible el proceder de aquellos que teniendo la decisión en sus manos para remediar las futuras carencias, no actúan y se jactan de otras tantas banalidades… una vez más.

Posiblemente les importe poco el agua, un árbol, la renovación del aire, la existencia de flora y fauna, en conclusión, la propia vida, ya que, ello no se vende políticamente y dedicarles tiempo supondría una sinrazón, carente de sensacionalismo, protagonismo y egocentrismo, de las tantas que necesitan para sostener su pobres vidas… una vez más.

Aunque deseamos de todo corazón que el paso del tiempo haga recapacitar al ser humano, lo antes posible, en relación con la necesidad de aprovechar y gestionar bien los recursos naturales, no dejamos por ello de sentir cierta tristeza y frialdad ante el proceder generalizado cuando, observamos ensimismado como discurre el agua, intentando buscar un peralte inexistente, por el cual iniciar su reconducción hacia un embalse, un depósito, un estanque o una alberca, desde la que pueda ser reutilizada convenientemente para dar vida. Ponemos nuestra esperanza en ese Nuevo Año, en el cual esperamos una mayor concienciación de la colectividad… una vez más.

Finalmente, concluimos debatiéndonos entre la incredulidad y la duda, entre la consideración de una obsesión o la determinación de que se trate de una de nuestras majaderías, pero…caminamos bajo la lluvia, sin tener clara la situación y sin dejar de pensar que…viven su propia muerte… una vez más.

 

Comentarios

  • el de la esquina
    03/01/2009 - 18:21

    La realidad que actualmente vivimos pasa por dar prioridad a las cosas materiales e ignorar los bienes naturales, como si los pimeros no fueron efímeros y volúbles y los segundos esten obligados a manifestarse a nuestro antojo. Es paradójico pero real, es incomprensible pero cierto, es un proceder totalmente irrelevante pero usual y cotidiano.

    0
    0
  • UNO QUE JAMAS VOTARÁ EN LO SUCESIVO.
    01/01/2009 - 20:30

    NO ES TANTA LA TERQUEDAD DE LOS POLÍTICOS COMO LA CONVENIENCIA DE QUE LAS COSAS SIGAN ASÍ DE MAL. LO LAMENTABLE DEL CASO ES QUE LUEGO PAGAREMOS TODOS LAS CARENCIAS QUE SE DERIVEN DE LA MALA GESTIÓN Y ELLOS QUEDARAN IMPUGNES. BUENO... PARA ESO LE HEMOS VOTADO PRECISAMENTE.

    0
    0
  • Antonio
    31/12/2008 - 21:10

    Nuestra agradecida tierra nos dará, en el inicio del nuevo año, una nueva perspectiva de lo que su fertilidad es capaz de ofrecernos. El empecinamiento de nuestros políticos de darle la espalda al sector primario, pensando que el sector servicio nos dará de comer toda la vida, les hacen indiferents al desperdicio del elemento vital de la susistencia humana, no hay más ciego que el que no quiere ver, o el que sólo quiere ver el vil metal que de subliminal forma se le ofrece, aumentándo las camas hoteleras, en detrimento de nuestro hermoso terruño. Con el deseo de que el 2009, al que los nostàlgicos del pasado reciente, nos desean feliz año 2010, nos sirva para reflexionar sobre la decadencia de valores fundamentales de la convivencia, que día a día ponemos en peligro, por el sólo afán de ser protagonistas de un efímero presente. Feliz año 2009 para todos los lectores y escribidores de TELDEACTUALIDAD, y cómo decimos los canarios "Que nunca las mañas pierdan" Antonio Ortega Santana

    0
    0

Enviar Comentario

X