29/12/2013 - 11:30

Los valores de la Orden de los Inocentes

Los valores de la Orden de los Inocentes
Carmelo Ojeda Rodríguez, director de TA (Foto Antonio Alí)
Buenas noches, felices fiestas y gracias por estar aquí, como diría el viejo rockero Miguel Ríos.
 
“Ya toca”. Eso fue lo que me dijo el buen amigo Pepe Báez cuando me comunicó semanas atrás la decisión de la conspicua comisión de la Orden de los Inocentes que él preside. La verdad es que la expresión “ya toca” la empleó adecuadamente porque me dejo tocado y apenas pude responderle.
 
El día de los Inocentes es algo muy vinculado a mi familia porque un 28 de diciembre, hace ahora 27 años, fue cuando nació mi única hija, la mejor inocentada de mi vida, y por esta razón en varias ocasiones no he podido asistir a este encuentro anual porque coincidía con la celebración de su cumpleaños.
 
Llega esta nueva cita de compañerismo en unos momentos muy convulsos en el mundo, en nuestro país, región y en nuestra querida ciudad de Telde.
 
Se produce en una coyuntura económica, social y política que todos estamos deseosos de superar cuanto antes para que noticias como el aumento del paro y la pobreza, los desahucios por impagos, el recorte de servicios sociales básicos como la sanidad y la educación y un largo etcétera de apuntes negativos dejen de ocupar la primera plana de los medios informativos.
 
Decía Pío Baroja que “son los inocentes y no los sabios los que resuelven las cuestiones difíciles”. Igual el insigne escritor de la generación del 98, época también sumamente complicada como la actual, no iba mal encaminado cuando pronunció esta frase, pero se me antoja harto laborioso que sólo los inocentes puedan sacarnos del atolladero actual. Ojalá fuera así.
 
Pero lo que sí tengo meridianamente claro es que Telde, y perdón por la licencia de limitar ahora esta reflexión a nuestro municipio, es que el espíritu de los Inocentes, el hálito que da vida a esta Orden que todos conformamos y queremos, debe propagarse a los cuatros vientos para que empape todos los rincones de la ciudad.
 
La confraternización, la tolerancia y el respeto a las ideas de los demás y el ambiente de sana y alegre convivencia que se exterioriza cada 28 de diciembre en las reuniones de este grupo de amigos son valores que Telde necesita imperiosamente que se le inyecte en sus venas, como si de una terapia urgente se tratara.
 
Todos los que estamos aquí debemos sentirnos obligados a irradiar estos valores en nuestros ámbitos de trabajo, entidades recreativas, empresas, organizaciones vecinales, grupos políticos, etcétera; en definitiva a toda la sociedad local.
 
Telde no puede permitirse ni un minuto más el caínismo galopante que se ha instalado en el municipio en los últimos años. No podemos seguir transmitiendo la imagen de que lo que nos identifica es la crispación y el frentismo social y político permanente. Tenemos que rebelarnos de una vez por todas contra esta situación y los valores que encarna la Orden de los Inocentes, estoy convencido de ello, son nuestra principal arma para esa lucha.
 
Termino ya. Días atrás se nos invitó a TELDEACTUALIDAD a participar en el Teatro Municipal Juan Ramón Jiménez en un acto solidario organizado por la Banda Municipal de Telde. Se nos pidió que expresáramos ante el público asistente, junto a un grupo de personas de colectivos culturales y sociales del municipio, nuestros mejores deseos para el nuevo año.
 
Formulamos varios deseos utilizando para el formato de noticias con titulares y subtitulares.
 
Nos permitimos de nuevo otra licencia y queremos también en este marco enunciar un deseo que afecta directamente a esta Orden. Lo haremos también con el mismo formato de titular y subtitular porque sería la noticia que nos gustaría ofrecer a nuestros lectores en diciembre de 2014 cuando anunciáramos la cita del próximo año.
 
Titular: “La Orden de los Inocentes se abre al siglo XXI y da entrada a las mujeres en sus reuniones”
Subtitular: La decisión de la comisión se aprobó por unanimidad.
 
Muchas gracias a todos por la concesión del Premio, sean felices y, por favor, reflexionen sobre la necesidad de irradiar los valores de la Orden a toda la sociedad de Telde.
 
Discurso pronunciado por Carmelo Ojeda, director de TELDEACTUALIDAD, en la entrega del premio Inocente de Telde 2013.
 
 

Comentarios

  • Antonio Cerpa
    09/05/2014 - 09:53

    Hoy es 9 de mayo de 2014. El artículo bajo el que escribo salió a la luz el 29 de diciembre del pasado año. Algo ha llovido desde entonces y sobre todo, muchísima información libre y sin censura se nos ha ofrecido a través de Teldeactualidad. Y sin embargo no he podido resistir a la tentación de releer una vez más el estupendo artículo de Carmelo Ojeda. Más allá de la alegría que supuso para mi su reconocimiento como miembro de una Orden que dice apostar por valores que entronizan la inocencia y la compasión, quiero agradecer, como ya hice entonces en alguna otra entrada, la posibilidad de volver, una y otra vez, a la lectura reflexiva de un trabajo editorial fantástico. Mi enhorabuena a Carmelo y mi agradecimiento por su empeño valiente en favor de la libertad de información y de pensamiento.

    0
    0
  • León A.
    17/01/2014 - 08:40

    Las peñas gastronómicas del País Vasco están compuestas solo por hombres. A las despedidas de solteras no asisten los hombres. Y sigue habiendo igualdad entre hombres y mujeres. ¡ Toma nota,Pepe Báez : Peña gastronómica Orden de Los Santos Inocentes.! NI POLÍTICOS NI MUJERES

    0
    0
  • Propuesta
    30/12/2013 - 15:30

    Como caminando se hace camino y en su mano está, le propongo una medida para Teldeactualidad: Que los comentarios se hagan por personas registradas (con o sin nick). Que se somentan a una moderación objetiva.

    0
    0
  • GUADALUPE TERESA SANTANA HERNÁNDEZ
    29/12/2013 - 13:21

    El colectivo de los santos inocentes ha llamado mi atención a lo largo de los años; precisamente por el "pesaje" de valores de la persona en la acción de su vida cotidiana. Me alegra leer el titular que desearía Carmelo Ojeda para el 2014 en referencia a la aprobación sobre la entrada a las mujeres. En toda sociedad que se precie por sus valores no cabe exclusión alguna por razón de género, raza, ideología. La riqueza de una sociedad se compone inevitablemente por la dualidad y el complemento entre hombres y mujeres. Cualquier otro tipo de equilibrio tiene tanta firmeza y fuerza como un castillo de naipes con unos reyes que miran sólo su carta. Aún así vaya mi felicitación por la labor a lo largo de los años y en especial al galardonado.

    0
    0

Enviar Comentario

X