31/10/2013 - 08:19

El adiós de Alcaraz y la difícil papeleta del joven socialista Alejandro Ramos en Telde

El adiós de Alcaraz y la difícil papeleta del joven socialista Alejandro Ramos en Telde
Alcarz y Ramos, el día que el segundo asumió la secretaria general de la Agrupación Juan Negrín (Foto TA)
Una nueva etapa. Suena a repetitivo, pero así lo es. El PSOE de Telde, que inició hace casi un año una renovación de sus cargos orgánicos, encara ahora otro momento que se antoja crucial para sus aspiraciones como organización política de ser alternativa de gobierno en 2015, si no ya como fuerza mayoritaria, un objetivo que no está a tiro de los socialistas, sí como aliado de otras fuerzas progresistas.
 
Era vox populi que el PSOE se había marcado una hoja de ruta para que el flamante secretario general de la Agrupación Juan Negrín, el joven sindicalista Alejandro Ramos, relevara a uno de sus dos ediles y se sentara antes de finalizar el año en el salón de Plenos de las Casas Consistoriales de San Juan. José Alcaraz lo había anunciado a bombo y platillo y, si bien es verdad que no había dado fechas para el recambio, era un secreto a voces que estaba al caer. 
 
Este miércoles, un Alcaraz, algo demacrado y apesadumbrado por las maledicencias conspiranoicas de algunos que se dicen del puño y la rosa de toda la vida, avanzaba la noticia a TELDEACTUALIDAD cuando se encontraba a la espera de comunicar a la alcaldesa Mari Carmen Castellano su firme decisión, luego seguida por María Jesús Hernández, su compañera de escaño. 
 
Dando un bofetón sin mano a los que en las últimas semanas han hecho circular comentarios en las redes sociales que perseguían ocasionar daños a su imagen política, el exsenador dio un paso al frente y se quitó de en medio, casi avisar a su partido, para precipitar la entrada como concejal teldense de Ramos, a quien ha guiado en todo este proceso de renovación del PSOE local por mucho que se haya querido desde algunos sectores dar una versión distinta que el propio secretario general y futuro edil se ha encargado de desmentir de forma categórica. 
 
Estamos convencidos de que Alcaraz ha jugado limpio en todo este proceso y que el balón para que el recambio se llevase a efecto no estaba únicamente en su tejado. Había que resolver otras cuestiones que entraban más en el ámbito competencial de la ejecutiva socialista que de él como portavoz del grupo municipal. 
 
Alcaraz deja la política local con elegancia. Se le podrá criticar que desde su llegada a Telde no se ha prodigado lo que debe demandarse de un secretario general de un partido como el PSOE y como cabeza visible de un grupo de la oposición con representación en el salón de Plenos. 
 
Cierto es que en estos años se le ha visto poco en actos públicos. Su implicación en la vida social del municipio no alcanzó la profundidad aconsejable para un cargo público de su trayectoria política. Pero los que hemos tenido oportunidad de verlo y escucharlo en los Plenos no podemos sino quitarnos el sombrero ante un concejal con amplias miras, con sentido de la responsabilidad y un discurso político siempre bien articulado y consistente que ya quisieran para sí muchos de los que ocupan sillones en la sala capitular de las Casas Consistoriales. 
 
Se va un concejal, y no deja ser una pena, que evitaba siempre la crispación, que rebatía al contrario sin enojarse, sin elevar la voz, con unos modos y maneras que Telde está pidiendo a gritos que se extiendan entre sus políticos para poder superar una etapa caracterizada por el enfrentamiento permanente y la falta de diálogo entre los partidos del Gobierno y la Oposición, en una ciudad que desangra socialmente con unas altas tasas de paro y una pobreza creciente que está abriendo una brecha entre sus ciudadanos de consecuencias imprevisibles si no se ataja a tiempo. 
 
Entra Alejandro Ramos, un hombre de convicciones socialistas profundas que ha mamado en su entorno familiar más cercano. El PSOE tiene puestas en él muchas esperanzas. Confían en que sea realmente un revulsivo político y electoral para un partido donde el cainismo interno ha hecho más daño que sus adversarios. Es una persona con talante, cordial y preparada en los planos académicos, profesional y sindical. 
 
Ahora le tocará lidiar de frente con lo malo y lo bueno de la política, con sus intrigas cuasi permanentes. Mucho podría haber aprendido de las enseñanzas de Alcaraz a su lado durante unos meses, pero las circunstancias han querido que asuma casi de repente la portavocía y el liderazgo del grupo municipal. 
 
El reto que Ramos tiene por delante es para echarse a temblar, él es consciente y dice afrontarlo con todas las consecuencias. Solo queda desearle el mayor de los logros. Su éxito, sin duda, será bueno no sólo para su partido, lo será también para Telde. 
 
Carmelo J. Ojeda Rodríguez es catedrático, director de TELDEACTUALIDAD y ejerció de redactor de Canarias7 en Telde durante casi 20 años.
 

Comentarios

  • Barbanera
    31/10/2013 - 19:42

    ¡ Sí, pero...! El techo electoral del PSOE en Telde es de dos ( 2 ) concejales. Así es y así será.

    0
    0

Enviar Comentario

X