26/10/2013 - 08:59

Los Plenos de Telde: surrealismo en estado puro

Los Plenos de Telde: surrealismo en estado puro
Momento del Pleno de este viernes, 25 de octubre de 2013, en Telde (Foto Daniel Ojeda)
Lo de los plenos de Telde es para mear y no echar gota, con perdón por la expresión. Pero es que no se nos ocurre otro enunciado para intentar definir lo que está acaeciendo en las sesiones corporativas que protagonizan nuestros ilustres representantes. Lo de este viernes, de surrealismo en estado puro, juraíto.
 
 
Es una verdadera pena que el ensayista francés André Bretón ya no viva entre nosotros porque con ver los debates plenarios que acontecen en las Casas Consistoriales de San Juan tendría materia suficiente para teorizar sobre el movimiento del que continúa siendo su máximo exponente.
 
 
Ya nos dirán ustedes si no es surrealista, por aquello que supera la realidad, que se lleve en el orden del día la toma de conocimiento de las cuentas generales del presupuesto municipal de 2012 y se inicie un debate que termina con la votación del expediente, a pesar de que el secretario general dejó claro, eso sí de forma muy sutil, que se trataba de una declaración de conocimiento y con ello bastaba para cubrir el expediente de cara al Gobierno de Canarias para que transfiera al Consistorio la parte que le corresponde del Fondo de Financiación Municipal.
 
 
Después de dudar unos minutos si sometía o no a votación el asunto, la alcaldesa pasó del consejo del secretario y, por si acaso no fuera suficiente con la toma de conocimiento, quiso que los grupos se pronunciaran. Y así ocurrió otra muestra más del surrealismo que se vive los viernes últimos de cada mes en las reuniones plenarias. Resulta que una de las formaciones, para más señas NC-CCN, que había participado en el debate de la toma de conocimiento y que, por consiguiente, Felipe González dixit, estaba al tanto del asunto, vota en contra de la citada toma de conocimiento. Si alguien lo entiende que lo explique.
 
 
Pero el surrealismo no quedó ahí. Al ínclito Guillermo Reyes, vicealcalde él, le incomodó un gesto que hizo la concejala y diputada de NC, Carmen Hernández, muy dada ella a exteriorizar su visto bueno o desaprobación de lo que dicen o comentan sus compañeros de escaños o lo que argumentan los ediles del Gobierno, a los que tiene enfrente.
 
 
Reyes, quien en otros tiempos no muy lejanos protagonizó algunos episodios cuasi bochornosos en el salón de Plenos por los que recibió la reprobación pública, se permitió la licencia de llamar al orden a Hernández, creyéndose acaso que era el alcalde. La actitud del hombre fuerte de Ciuca fue recriminada por la primera regidora, quien, sin embargo, se fajó con la nacionalista, a la que reprochó su “mala educación” y a la que dijo que “ignoraba” en las sesiones para que no le llegue a molestar sus gestos o el lenguaje no verbal, según el eufemismo empleado por la representante de la oposición.
 
 
Hernández, molesta con Reyes y Castellano, rizó el rizo del surrealismo y pidió al secretario general un informe sobre las gesticulaciones que permite el reglamento que regula el desarrollo de los Plenos, como si en este documento, obsoleto por lo que se ve, se plasmara una relación detallada de las muecas autorizadas y los ademanes prohibidos.
 
 
En fin, ya va siendo hora que nuestros representantes públicos tomen conciencia de lo que son y de lo que encarnan para la ciudadanía, cada vez más distanciada de sus cargos políticos por lo relatado y por otras muchas cosas.
 
 
No es de recibo que pierdan el tiempo en alegatos repetitivos y cansinos, en culpabilizar permanente al otro de todos los males del mundo mundial y no aceptar los errores propios, y luego se den prisa para acabar un Pleno antes de las cuatro horas (duración máxima permitida por el reglamento, según parece) dejando varios asuntos sobre la mesa por falta material de tiempo para su debate y aprobación.
 
 
Carmelo José Ojeda Rodríguez es catedrático, director de TELDEACTUALIDAD y ejerció durante casi 20 años como redactor del periódico Canarias7 en Telde.
 

Comentarios

  • María B.
    29/10/2013 - 11:41

    Es una pena que en el lugar donde deberían tratarse temas de calado para los teldenses, se pierda el tiempo con dimes y diretes. Si se pensara más en quien lo necesita y menos en el ego personal, no se llegaría a estos enredos. Gracias Sr. Ojedo por mantenernos informados.

    0
    0

Enviar Comentario

El envío de comentarios está deshabilitado temporalmente por superarse en estos momentos el cupo de mensajes pendientes para su verificación. Inténtelo más tarde
X